Exposición Fotográfica:
"Nuevos vecinos en el pueblo,
nuevas imágenes para el medio rural"
www.abrazalatierra.com
[email protected]
Con pericia, mezcla colores y texturas. Así conjuga su vida de artesana y de
hostelera. Fernanda, su marido y sus dos hijos dicen que han encontrado su
lugar en el mundo. Ese lugar los ha encontrado también a ellos. Ha sido un
amor de pequeños gestos: Abraza la Tierra fue el primero.
El carácter acogedor del alcalde fue fundamental para que José Ángel y sus
tres compañeros decidieran que ése era el lugar que llevaban años buscando.
Jesús les apoyó y les convenció de que su pueblo reunía lo que necesitaban
para vivir y para desarrollar en él su proyecto de educación ambiental y rural.
Algodón ecológico pintado a mano. Ropa saludable en la que María Eugenia
vuelca su creatividad. Desde que dejó el mar para vivir tierra adentro, en el
pueblo de su marido, y crear una tienda taller, ha visto cómo la localidad
mejoraba y cómo en el pueblo tienen cabida muchas iniciativas innovadoras.
Cansados de perseguir los destellos de las luces de la
ciudad buscaron en el pueblo la concentración y la
tranquilidad necesarias para crear. El circo Badín es
una compañía que conjuga espectáculo y actividades
de formación para alimentar la ilusión de una
comarca.
Tener una casa en el pueblo no es cosa fácil. A algunos les lleva años de
búsqueda. Ester y Neil son restauradores y artistas. Trabajan por todo el
mundo y ahora están construyendo su centro de operaciones, el lugar al que
volver. Un hogar.
Una tienda de juguetes tradicionales que despiertan a los clientes recuerdos de
una infancia ya lejana. Unos cursos de música especializados que traen al
pueblo profesores y alumnos de todas las partes del mundo. Esta nueva vida
ha sorprendido a Rosa mostrándose llena de posibilidades.
La satisfacción de trabajar para ti en tu negocio. La alegría de haber
encontrado un lugar en el que te sientes bien. La belleza de vivir en un pueblo
que te gusta y que te habla de cientos de años de una historia de la que ahora
formas parte.
Productos de la tierra, aceite de oliva virgen, hierbas
y flores, para hacer cosméticos naturales. Evelyn fue
dando los pasos necesarios para dejar la ciudad y
llevar la vida sostenible de la que hablaba en sus
clases de medio ambiente. Rehabilitó una masía y
combina sus actividades con las de guía turístico.
Para algunos, el pueblo está más allá de las casas y es algo tan simple y
placentero como un paseo, por la tarde, en bicicleta; un llenar la mirada de
horizonte, un ver pasar las estaciones con el ritmo pausado del pedaleo y la
conversación tranquila.
Andrea da masajes terapéuticos ayudada por la danza y la expresión corporal.
Para ella, su terapia es el huerto. Cada vez son más las personas que cultivan
la tierra como relax, como un modo de conectar con la naturaleza y abonar ese
arte de dar y recibir. Un pequeño huerto es un lujo sencillo en un pueblo.
Los nuevos vecinos contribuyen con su presencia a que se necesiten nuevos
servicios y también son parte activa en la recuperación de algunos tan
elementales como una farmacia para el pueblo. Kika y su familia recuperaron
la salud en el medio rural y contribuyen a mantener la salud de los vecinos.
Mario trabajó duramente en la ciudad para regresar a su pueblo a dedicarse a
lo que nunca había querido dejar de ser: agricultor. Recuperó las tierras de la
familia, las convirtió al cultivo ecológico y retomó la profesión de su abuela, la
apicultura. Le gustaría que sus hijos pudieran continuar el colegio en el pueblo.
Le gusta hablar de vida rural sostenible. Biólogo
convencido, Félix trata de vivir de forma acorde con
el entorno, algo que no podía hacer en una gran
ciudad. Ahora que vive en el pueblo busca el modo
de transformar los residuos de la zona en un
producto de calidad. La clave la está encontrando en
la lombricultura.
Un tienda para las cosas de a diario y para vender productos de la zona. Un
servicio más para la comarca. Venciendo la incomprensión de los amigos, Oscar y
Mónica regresaron a la tierra de sus antepasados. Para ellos el sentimiento de
pertenencia a un lugar, las raíces y la identidad son cuestiones de peso.
Rutas a caballo, turismo activo, un guiño a la aventura. Una actividad
empresarial que ha ido afianzándose con el tiempo, un negocio que se ha ido
perfilando con los años. Y un ejemplo de que trabajo y placer no están reñidos.
De la trashumancia, a la fabricación de quesos; de habitar el pueblo, a
representarlo como alcalde. Cree en un modelo de desarrollo del que él es una
muestra. Tiene el convencimiento de que en la comarca caben más empresas
como la suya y vive comprometido en que esta idea vaya fraguando.
¡Qué mejor momento que las fiestas del pueblo para pintar el pueblo de
nuestros sueños! ¿Cómo quieren los niños que sea el lugar en el que viven,
qué desean para él? Abraza la Tierra trabaja con los más jóvenes para que
valoren positivamente el medio rural y sean parte activa de él.
Abraza la Tierra refuerza a los vecinos en sus reivindicaciones por la mejora de
la calidad de vida de los municipios, les anima a que sean acogedores con los
nuevos vecinos y les motiva a hacer frente a la despoblación. Su ayuda es
esencial para el buen funcionamiento de la iniciativa.
Abraza la Tierra ha contribuido con la llegada de nuevos vecinos a que algunos
colegios no se hayan cerrado e incluso a reabrir aulas escolares. El cierre del
colegio es una de las mayores pérdidas para un pueblo. Que los niños vayan a
la escuela dos calles más allá, una de las mayores ventajas para los padres.
Han llegado a un pueblo y se han convertido en parte de él. Estos dos niños
son el presente del municipio. ¿Qué les depara el futuro? ¿Qué pueden ver más
allá? Quizá un pueblo que mantiene la vida, quizá un pueblo con ilusiones, al
que van llegando las mejoras que reivindican sus habitantes.
www.abrazalatierra.com
[email protected]
Conoce en profundidad éstas y
otras experiencias en:
www.youtube.com/abrazalatierra
Facebook > Abraza la Tierra
Descargar

www.abrazalatierra.com