Antes de continuar con la Historia de Don Bosco,
es oportuno recordar la turbulenta historia
italiana de aquella época.
“La Joven Italia” y el ideal republicano de José Mazzini.
José Mazzini fue el fundador de la Asociación “La Joven Italia” la más poderosa fuerza
política del Risorgimento. Era una hermandad de italianos que creían en la ley del
progreso y el deber, y estaban convencido que Italia era destinada a ser una nación
independiente. No se debía poner ninguna confianza en la ayuda extranjera o en los
dirigentes de las dinastías regionales. Mazzini era un “demócrata republicano” y la Joven
Italia surgía para educar al pueblo italiano en ese ideal político.
El programa político de Mazzini se extendió como
fuego entre los jóvenes idealista italianos y se
formaron muchos grupos a lo largo y ancho de la
península. El ideal de Mazzini era distinto de los
otros ideales liberales de los diversos estados,
especialmente cuando se tocaba la política de la
Casa Saboya y del Papado. Algunos proponían la
federación de los estados.
Vicente Gioberti, Sacerdote piamontés era el portavoz del
proyecto de formar una federación italiana bajo su
presidencia. Era súbdito y capellán del Rey Carlos Alberto,
pero por involucrarse tan profundamente
en los
movimientos político, fue
arrestado y acusado de
conspiración por defender una Italia unida. Estuvo por breve
tiempo encarcelado y luego optó por el exilio. Pasó 15 años
en Paris y Bruselas desde donde mantenía relación con los
compatriotas mediante sus famosos e influyentes libros
como “La formación moral y civil de los italianos”, sus
“Memorias”.
Pero su postura no iba de acuerdo con los ideales de Mazzini
y del mismo Papa Pio IX que los anuló.
El Conde César Balbo.- Más práctico, con mayor claridad en la visión
política y con no menos entusiasmo que Gioberti, era el Conde César
Balbo, descendiente de una noble familia piamontesa. Sirvió en
diversos puestos y lugares bajo Napoleón, formó parte del ejército
piamontés, fue diplomático, pero sospechoso de conspiración en la
insurrección de los carbonarios de 1821. Abandonó todo y huyó a
Francia. A su vuelta a Turín, en 1826 escribió varias obras
importantísimas : ”Historia de Italia bajo los bárbaros, Las
esperanzas de Italia, Cartas política” y otros escritos, que le ganaron
el reconocimiento de filósofo, político, hombre de estado y patriota.
Fue nombrado Primer Ministro de la nueva Constitución y hasta la muerte colaboró con
Camilo Benso Conde de Cavour en el periódico” Il Risorgimento”, que fue publicado por
vez primera en diciembre de 1847. Como Gioberti, Balbo pensaba en una Italia unificada
como una federación; y esto no era el sentir de Mazzini, el cual viendo que no había
solución política factible se desanimó.
Máximo D´Azeglio también patriota piamontés, con su libro político
“Mis recuerdos” manifiesta definitivamente su postura de una Italia
unida abajo una monarquía, pero sin la cooperación papal, pero si
con la ayuda de la Casa Saboya.
El Papa Pio IX (1846-1878).- Sucedió rápidamente a Gregorio
XVI. Su nombre Juan María Mastai Ferretti, era Arzobispo de
Imola de 54 años de edad. Su largo pontificado como Papa, 32
años, fue sin duda el más memorable y fecundo de los
tiempos modernos. Por las reformas que instauró en su
diócesis, llegó a la Sede de Pedro como reformador liberal. Su
elección fue saludada con entusiasmo por los liberales
italiano, aunque no fuera liberal en sentido político alguno.
En sus primeros años hizo reformas muy importantes con el
fin de emendar errores pasados y conseguir fama
administrativas fuera de sus dominios. El gobierno de Roma y
de los Estados Pontificios estaba totalmente en mano de
eclesiásticos: era inepto y corrupto.
Los procedimientos de los tribunales de justicia eran medievales. No había control sobre la
inmoralidad, el libertinaje y la mendicidad. La prensa sufría estricta censura.
El Papa nombró al ‘ liberal’ Cardenal Ghizzi, Secretario de Estado, e iniciaron reformas
importantes. Se ofreció amnistía a prisioneros políticos y se permitió la vuelta de los
exiliados. Se concedieron derechos civiles a los judíos. Por primera vez, se permitió la
publicación de periódicos extraoficiales . Estableció la Consulta, una especie de Senado,
formado casi exclusiva de laicos, y en julio creó la guardia cívica que no agradó a muchos
eclesiásticos. Estas y otras reformas más decidieron al Primer ministro austríaco Metternich
tomar medidas ‘preventivas’ con respeto a sus territorios aledaños a los Estados Pontificios.
El año de la Revolución – La I Guerra del Piamonte contra Austria (1848-1849)
Los cambios hechos por el Papa en sus estados fue un ejemplo para que los demás estados
se organizaran y le imitaran en sus reformas. Empezó la Toscana, donde era muy alto el
descontento económico y político. Módena y Parma no pudieron por estar demasiado bajo
el estrecho control de Austria. Pero siguieron los movimientos liberales en Sicilia , donde
clausuraron la Universidad de Nápoles de retener Ferrara y al acabar el año Metternich
retiraba sus tropas de esta ciudad.
El año 1848 hubo la revuelta del tabaco, con el fin de recortar los impuestos de Austria, eso
llevó a represiones sangrientas donde se perdieron muchas vidas.
Siguieron otras revueltas dentro y fuera de Italia,
hasta en la misma capital austríaca y en otras
parte del Imperio había levantamientos ; se
difundió la noticia de que Metternich había huido
del país y no volvería nunca más.
La primera insurrección fue en Milán conocida
como “Los cinco Días de Milán”, la tropa austríaca
bajo el mando del Mariscal Radetzky fue expulsada
con abundante derramamiento de sangre.
Mientras tanto en Turín e, Rey Carlos Alberto aguardaba su oportunidad para declarar
guerra a Austria. Mientras tanto se levantó Venecia que instauró la antigua República. Se
unieron la Lombardía y los Estados Pontificio para formar un fuerte ejército de
voluntarios. Desde todos los rincones de Italia se urgía a Carlos Alberto a que encabezara
la lucha por la independencia.
Carlos Alberto y la I Guerra de la Independencia.
Y el momento llegó. Después de un pequeño éxito
en la Ciudad de Peschiera, que formaba parte del
Cuadrilítero, fortaleza Austríaca, tuvo que retirarse
por falta de coordinación, mala dirección bélica y
otras defecciones que le llevó a la derrota.
Después de su breve éxito en Peschiera pensaba
que los otros estado italianos le ayudaría, pero el
Papa no optó por la guerra ní el Duque de Nápoles.
Sólo tenía el apoyo de Lombardía y Venecia que resistía contra Austria. Pero por la
inferioridad del ejército de Austria fortalecido y al mando del Mariscal Radetzky , el Rey
Carlos Alberto fue derrotado en Custoza; concertó un armisticio en Vigevano y entregó
Milán a Radetzky.
Tanto Lombardía como Venecia, después de una breve resistencia cayeron nuevamente en mano de los
austríacos. Y nuevamente todos los Estado italianos se vieron envueltos en la incertidumbre y
buscaban una ayuda eficaz.
También la situación de los Estados Pontificios no era halagadora. El Papa tuvo que hacer diversos
cambios de Ministros pero sin mayor éxito en su política. Las calles de Roma fueron escenario de
muchas y prolongadas revueltas, mataron al Ministro conservador Pellegrino Rossi antes de que
tomara posesión de sus funciones. Le sucedió don Antonio Rosmini-Servati como presidente y Terencio
Mamiani Ministro de asuntos Exteriores. Rosmini lo rechazó al momento.
Como la situación empeoraba, Pio IX , disfrazado de simple cura, huyó de Roma y se refugió en Gaeta,
Ciudad entre Roma y Nápoles. El Gran Duque Leopoldo de Toscana siguió el ejemplo del Papa y se
refugió también en Gaeta.
Mazzini, pensaba que el Papa había abdicado y volvió a su intento de la unidad de Italia con la aplicación
de sus ideales. Pero fue inútil, porque el rey Carlos Alberto sufrió nueva derrota con los austríacos en
Piamonte. Y se intentó un triunvirato para gobernar la ciudad de Roma, con Mazzini al frente.
Pellegrino Rossi
Rosmini-Servati
Terencio Mamiani
En el año 1849 se reanuda la guerra en Piamonte aprovechando de la
revuelta que estalló en Viena. El Rey Carlos Alberto pidió ayuda a
Francia pero no encontró respuesta. Piamonte desafió a Austria en
solitario, una aventura gallarda, pero que estaba destinada al fracaso.
Rey Carlos Alberto
Carlo Alberto avanzó hacia Milán, pero solo la ciudad de Brescia se
levantó en su auxilio. El Mariscal Radetzky , con su ejército avanzó
rápidamente y con mucho éxito sobre las demás ciudades en una
batalla que duró tres días. Carlos Alberto fue totalmente derrotado y
abdicó en favor de su hijo Víctor Manuel II la misma noche de su
derrota; él se exilió voluntariamente y murió en un monasterio de
Oporto en Portugal en julio del 49.
El nuevo soberano firmó el armisticio que obligaba a la retirada de
las tropas piamontesas y al pago de 3.000.000 de esterlina a Austria.
Con esta última victoria, Austria confirmó su poder dominante en
Italia. Sometió a Lombardía-Venecia, Toscana, Parma y Módena. Solo
el Piamonte, aunque derrotado se mantuvo firme y no se sometió a
Austria; Víctor Manuel II mantuvo intacta la Constitución de su padre
( lo Statuto).
El Mariscal Radetzky
Luis Napoleón Bonaparte y Roma.
La caída de la República Romana y el regreso de Pio IX.
Austria , Francia y Nápoles se disputaban la restauración de los
Estados Pontificios. Pero había el peligro de que Austria tuviera la
plena libertad de colocar a Italia bajo su entero control. Intervino
decididamente Luis Napoleón que alistó el ejercito bajo el mando de
Nicolás-Carlos Oudinot.
Desembarcaron en Civitavecchia, cerca de Roma.
La Republica determinó de resistir y rechazó a Oudinot. Pero al
recibir nuevos refuerzos atacó a la ciudad con duros bombardeos y
entró en Roma. Mazzini, dimitió, Garibaldi huyó con sus cuatro mil
soldados. El 14 de julio Oudinot proclamó la restauración del poder
temporal del Papa y en abril de 1850, Pio IX volvió a Roma. Al mismo
tiempo también Venecia capituló bajo el dominio Austríaco pues se
había erigido como República Autónoma.
Piamonte seguía estando solo. Era el único Estado italiano en el que
se podía confiar para luchar por la independencia. Los Borbones en el
sur, habían demostrado su ineficacia. La postura católica del Papa le
impedía su participación. Los demás soberanos regionales estaban
bajo la influencia de Austria directa o indirectamente. Piamonte y la
Casa Saboya, fueron considerados, durante la tregua de diez años, los
líderes del movimiento nacional.
Quien luchó por la independencia y unificación de Italia Fue Francia
que prestó su ayuda gracias a Napoleón Bonaparte III. El Rey Víctor
Manuel II, el Primer Ministro Camilo Benso Conde de Cavour e incluso
Garibaldi serían los protagonistas en el drama de la unificación de
Italia.
Piamonte, por ser un estado regional libre, se convirtió en el asilo de refugiados político procedentes
de otros Estados. Fueron miles los refugiados, y entre ellos algunos de los más profundos pensadores
de Italia , cuya influencia en los años 1849-1859 fue decisiva para preparar el camino hacia la
revolución liberal y el Risorgimento. Los años cincuenta fueron un período de preparación, de
actividad intelectual y de crecimiento económico e industrial en Piamonte. El futuro de Italia
dependía del Piamonte, de sus instituciones liberales y de sus estadistas, siendo Cavour, sin duda, la
personalidad más decisiva.
APENDICE
Nota biográfica del PAPA PIO lX, (1972-1878)
Juan María Mastai-Ferreti , nació el 13 de Mayo de 1.792. Fue
elegido Papa con el nombre de Pío IX el 16 de Junio de 1.846.
Murió el siete de Febrero de 1.878.
Juan maría de niño padeció epilepsia, lo que le impidió seguir
su vocación en el ejército, se hizo sacerdote por indicación de
Pío Vll. Su elemental educación la recibió en Viterbo y en
Roma la que no le permitió ampliar su preparación. Recién
ordenado sacerdote acompañó a mons. Muzzi en una misión
diplomática en Perú y Chile, su ascenso en la jerarquía fue
rápido, fue nombrado arzobispo de Spoleto, obispo de Imola
y cardenal.
En 1.846, a la edad de 53 años y tras un cónclave de dos días;
tenía fama de liberal pero simpatizaba con los criterios
tradicionales sobre los estados pontificios.
Con el cardenal Gizzi, su secretario de Estado, fomentó importantes reformas políticas y sociales:
creación de una asamblea consultiva, constitución para los estados pontificios, con ciertos límites se
concedió la libertad de prensa, se introdujeron el ferrocarril y el gas, reformas a la agricultura y a la
educación.
En la tradición salesiana es considerado como el protector de la Congregación y es
honrado como el Papa de Don Bosco. Hubiera sido muy difícil que la Congregación y las
Constituciones hubieran conseguido la aprobación de Roma sin el interés y la favorable
intervención de Pio lX.
El gran número de cartas que Don Bosco le dirigió cuando se hallaba en momentos
difíciles, muestran a las claras la devoción personal de Don Bosco por el Papa Pio lX.
Statuto de Carlos Alberto
Contenía importantes disposiciones. Merecen mención algunas:
• La religión católica seguía siendo la religión del Estado, pero de acuerdo con
la ley, se toleraban otras religiones.
• Había dos cámaras: la cámara de diputados y el Senado.
• Se garantizaba la libertad de la persona, del culto y de prensa.
• Todos eran iguales ante la ley.
• La casa de toda persona y la propiedad eran inviolables.
• Arzobispos y obispos podían ser nombrados miembros del Senado; los
senadores y diputados no tendrán derecho a ningún sueldo.
Descargar

Diapositiva 1