----
Aquellos ojos verdes marcaban la profundidad de una
vida. Sus iris destellaban rasgos de esperanza,
mientras que el corazón palpitaba lo que su alma
anhelaba.
En un extremo del mundo vivía esta mujer de bello
rostro llamada a sufrir y a ser ignorada, su nombre….
Sí, aquellos profundos
ojos verdes eran de
una joven refugiada
afgana de un campo
pakistaní.
Apareció en la
portada de National
Geographic en Junio
de 1985.
Durante 17 años ha
sido un enigma.
¿Cómo se llamaba?
¿habría sobrevivido?.
El pasado mes de enero
el fotógrafo Steven
McCurry se unió a la
plantilla de National
Geographic Television &
Film para buscarla.
Mostraron su fotografía
por todo el campamento
de refugiados de
Pakistán donde McCurry
la había encontrado
siendo una niña en
Diciembre de1984
Finalmente y después de algunas pistas falsas, un
hombre, que también había vivido en el
campamento cuando era niño, la reconoció.
¡Si, estaba viva!.
Dijo que había abandonado el campamento
algunos años antes y estaba viviendo ahora en la
montañosa región de Tora Bora en Afganistán.
Se ofreció a encontrarla y tres días después él, y
un amigo, la trajeron de regreso al campamento.
Allí, la extraordinaria historia de esta mujer,
Sharbat Gulamira, empezó a ser contada
• “Era tan impactante como
la joven niña que
fotografié hace 17 años”,
dice Steve McCurry.
Entonces como ahora,
Sharbat Gulamira ofrece al
mundo esos inflexibles e
inolvidables ojos.
Hasta que no se le enseñó
el número de junio de
1985, no tenía ni idea de
que su imagen había sido
vista por millones de
personas.
Mucha gente le había dicho a
Mc Curry que solamente
su cara les inspiraba
ayudar a los refugiados.
El centro de la vida de Sharbat Gula es su marido,
Rahmat Gul y sus hijas.
Recuerda el día de su boda, cuando apenas tenía 16 años,
como posiblemente, el único día feliz de su vida, contó su
hermano mayor al equipo de National Geographic.
Se convirtió en huérfana y en refugiada de guerra alrededor de
los 6 años. Los bombardeos soviéticos mataron a sus padres, y
su abuela la condujo a ella y a su hermano y hermanas a pie, en
invierno, a Pakistán, donde vivieron en varios campamentos.
En la foto Sharbat sostiene en brazos a Zahida de 3 años y su marido a
Alia de un año de edad. Su hija mayor es Fobina de 13 años. Una cuarta
hija murió en la infancia. Sharbat espera que sus hijas tengan la
educación que ella nunca fue capaz de completar.
Sharbat Gula no conoce
exactamente su edad pero
posiblemente tiene 28, 29 o 30
años.
A mediados de los 90, durante
una tregua en la lucha que
había golpeado a Afganistán
durante la mayor parte de su
vida, ella retornó a su pueblo.
Los suyos habían tenido una
precaria existencia.
Ella no había sido fotografiada desde que Steve McCurry hiciera su
retrato en 1984 y sólo estuvo de acuerdo a ser fotografiada otra vez (y
aparecer sin velo, sin burka) hasta que su marido le diera permiso.
Ella es una mujer privada, inquieta ante la mirada de extraños.
Una devota musulmana que atribuye su supervivencia a la “voluntad de
Dios”.
¿Es sin duda Sharbat Gula la famosa “chica afgana”? Aunque recuerda
haber sido fotografiada en la tienda de campaña que hacia de escuela en
el campamento de refugiados y su parecido a la chica de la foto de
McCurry es inequivoco, Geographic solicitó una opinión experta
En pakistan el oftalmólogo Mustafa Iqbal examinó a Sharbat con su
marido a su lado. Iqbal confirmó con un 100% de certeza que el modelo
de su iris y las pecas de su ojo concordaban con las de la foto de
McCurry.
Una cicatriz en el lado derecho su nariz era otro rasgo distintivo.
Trabajando con la foto de la cubierta del Geographic de 1985, y teniendo en
cuenta factores tales como la etnia, dieta y modo de vida, el escultor
forense Frank Bender de Filadelfia imagina como sería la chica hoy.
National Geographic Television & Film encargó este trabajo después de
que su plantilla regresara de Pakistán, como medio para ayudar a verificar
que en efecto habían encontrado a la “chica afgana”
Estoy seguro al 100% de que esta es la misma persona, dijo
Thomas Musheno, un examinador forense de Washington que
hizo una comparación facial entre las fotografías que McCurry
tomó en Diciembre de 1984 ,y las que tomó a Sharbat Gula en
Pakistán
a principios de este año.
Los iris son, incluso, más únicos que las huellas dactilares. Así,
Geographic se dirigió al inventor del reconocimiento automático
del iris, John Daugman, un profesor de ciencias informáticas de la
Universidad de Cambridge en Inglaterra. Su técnica biométrica
utiliza cálculos matemáticos, y los números no dejaron lugar a
dudas para Daugman de que los ojos perseguidos de la joven
refugiada afgana y los ojos de la adulta Sharbat gula pertenecen a
la misma persona.
Y la historia de aquellos ojos que enamoraron, de aquellos ojos que
llamaron a la solidaridad, de aquellos ojos que lloraron y se hincharon
por el hambre y el frío hoy siguen viviendo en millones de mujeres cuyos
derechos son pisoteados por la voz del hombre, el mando del poder o el
rezo de la oración.
Los ojos del alma ha querido ser un pequeño homenaje a tantas
mujeres que , en cualquier parte del mundo, sufren en silencio,
callan el dolor y cambian la vida
Fotografías
tomadas de
la página
web de la
revista
National
Geographic
Y otras
fotografías
tomada del
sistema
Windows HP
Composición original de Julián Martín Martín, sacerdote diocesano de
Ciudad Real y la traducción de textos de la Pagina Web de National
Geographic por Eva María Martín.
Si ves interesante el contenido de este mensaje y piensas que
unos ojos de mujer pueden reflejar lo que su alma siente, envía
este mensaje a todos tus amigos y amigas y entre todos
haremos posible que los derechos de la mujer se reconozcan.
Gracias. Acabado el 2 de Abril de 2002, en la fiesta de la Resurrección del Señor cuando
solo las mujeres tuvieron el privilegio de verlo resucitado.
Descargar

Diapositiva 1 - Capacitacion de personal