En Pakistán tienen la costumbre de pintar y
arreglar sus camiones, tunearlos vaya, hasta
limites insospechados. Una explosión de colores
vivos, dorados; adornos por todas partes, cenefas,
embellecedores en el techo de la cabina que
doblan su altura original… Los motivos son temas
cotidianos, paisajes, religiosos o talismanes. En la
página Drive line se puede ver una buena
colección de imagenes.
Descargar

Diapositiva 1