来自中国的未知的上帝。
EL DIOS DESCONOCIDO
DE LA CHINA
El Templo Del Cielo
天
空
寺
庙
。
天
空
寺
庙
。
天
空
寺
庙
。
天空寺庙。
Un misterio se cierne sobre el Templo del Cielo en
Beijing, China:
¿Por qué los emperadores sacrificaban un toro en el
gran Altar del Cielo, hecho de marfil blanco, en una
ceremonia anual, la celebración más importante y
colorida del año, llamada Sacrificio Límite?
Este rito finalizó en 1911 cuando el último emperador
fue depuesto. Sin embargo, la ceremonia data de 4,000
años atrás.
El Sacrificio Límite
Confucio
Uno de los relatos más
tempranos del Sacrificio Límite
se encuentra en el Shu King
(Libro de Historia), compilado
por Confucio, donde se
registra que el Emperador
Shun (quien gobernó desde
2256 hasta 2205 a.C) “sacrificó
a Shang Ti”
¿Quién es Shang Ti?
Este nombre significa literalmente “El Gobernante del
Cielo”.
Al revisar recitaciones usadas en el Sacrificio Límite,
registradas en los Estatutos de la Dinastía Ming (1368
d.C.), uno podría empezar a entender la antigua
reverencia china por Shang Ti.
Participando en este rito, el emperador primero
meditaba en el Templo del Cielo (la Cámara Imperial),
mientras cantores ataviados, acompañados por
músicos, entonaban la siguiente alabanza a Shang Ti:
A Ti, Oh Hacedor misteriosamente-trabajador, levanto
mi vista en pensamiento... Con las grandes ceremonias
reverentemente te honro.
Tu servidor, no soy más que una caña de sauce; mi
corazón no es más que el de una hormiga; aún así he
recibido tu decreto favorecedor, designándome a mí
para el gobierno del imperio.
Llevo en lo más profundo una intuición de mi ignorancia
y ceguera, y tengo temor, de no ser merecedor de Tus
grandes favores.
Por lo tanto observaré todas las reglas y estatutos,
esforzándome, tan insignificante como soy, de dejar mi
carga real.
Muy distante de aquí, miro hacia tu palacio celestial.
Ven en tu preciosa carroza hacia el altar.
Tu siervo, inclino mi cabeza hacia la tierra con
reverencia, esperando tu abundante gracia...
Oh que Tú condescendieras en aceptar nuestras
ofrendas, y nos estimaras, mientras te adoramos, a Ti
cuya bondad es inagotable!
De esta manera encontramos al emperador adorando a
Shang Ti.
¿Sería posible rastrear la intención original de esta
magnifica ceremonia de la antigüedad?
Mientras el emperador tomaba parte en este servicio
anual dedicado a Shang Ti, las siguientes palabras eran
recitadas, mostrando claramente que él consideraba a
Shang Ti como el Creador del mundo:
“Desde la antigüedad en el principio, había un gran
caos, sin forma y oscuro.
Los cinco elementos no habían comenzado a dar
vueltas, ni el sol ni la luna a brillar.
Tú, Oh Soberano Espiritual, primero dividiste las partes
más ordinarias de las más puras.
Tú hiciste el cielo. Tú hiciste la tierra. Tú hiciste al
hombre.
Todas las cosas con tu poder reproductivo obtuvieron su
ser”
¡Qué lectura tan cercana al primer capítulo de Génesis!
Note la similitud con el mensaje inspirado en la Biblia:
Génesis 1:1-2
Génesis 1:9-10
Génesis 1:16
Génesis 1:27
Shang Ti, el Dios-Creador de los chinos, con seguridad
es el mismo Dios-Creador de los Hebreos.
Nótese que uno de los nombres hebreos para Dios es
Shaddai, que es fonéticamente similar a Shang Ti.
La pronunciación primitiva de Shang Ti es “Djanh-tigh”
que se pronuncia Zhan-dai
Compare:
Shaddai = Zhan-dai
Otro nombre que los antiguos chinos usaban de manera
intercambiable con Shang Ti era Tian (Cielo).
Zheng Xuan, un erudito de la temprana dinastía Han
dijo: "Shang Ti es otro nombre para Tian"
El filósofo chino Motze (408-382 a.C.) escribió:
“Yo sé que Tian ama a los hombres entrañablemente no
sin razón.
Tian ordenó el sol, la luna, y las estrellas para
iluminarlos y guiarlos.
Tian ordenó las cuatro estaciones, Primavera, Otoño,
Invierno, y Verano, para regularlos.
Tian envió nieve, escarcha, lluvia y rocío para hacer
crecer los cinco granos y lino y seda de manera que las
personas pudieran usarlas y disfrutarlas.
Tian estableció las colinas y el río, barrancos y valles, y
arregló muchas cosas para servir al bien del hombre …”
¿Cómo creó Shang Ti todas las cosas?
Aquí hay otra recitación del antiguo rito del Sacrificio
Límite:
“Cuando Shang Ti, el Señor, lo decretó, llamó a la
existencia el cielo, la tierra, y el hombre.
Entre el cielo y la tierra Él puso separadamente en
orden a los hombres y a las cosas, todos expandidos
por los cielos”
Nótese que Shang Ti “llamó a la existencia”
ordenando que el cielo y la tierra aparecieran.
“... Por la palabra de Jehová fueron hechos los
cielos, y todo el ejército de ellos por el aliento de
su boca... Porque él dijo, y fue hecho; El mandó, y
existió”
Salmo 33:6, 9
Todavía no hemos explicado el sacrificio del toro por el
emperador a su Dios Shang Ti.
Comparemos este sacrificio chino con la instrucción
dada por Jehová Dios en la antigüedad:
Génesis 4:3-4
Hebreos 11:4
Génesis 4:26
Génesis 8:20
Levítico 9:2
El origen del Sacrificio Límite es explicado en el libro, La
Promesa de Dios para los Chinos, en el cual los
autores, Nelson, Broadberry y Chock han analizado las
formas más antiguas de la escritura pictográfica China y
han encontrado varias de las verdades fundamentales
del cristianismo.
En los ideogramas chinos, que datan de antes del
tiempo de Moisés se encuentra la historia de la
creación, la tentación y la caída del hombre, y el
remedio de Dios para el pecado en los sacrificios de
animales, que apuntaban a Jesucristo.
Todos estamos relacionados
Todos somos descendientes de los habitantes de Babel:
Génesis 11:1-9
A todos nosotros el Señor nos prometió un Salvador:
Génesis 3:15
Isaías 53:5
Romanos 3:23-26
El figurado sacrificio del venidero Cordero de Dios,
Creador y Salvador, es tan antiguo como la humanidad:
Hebreos 10:3-4
Hebreos 2:9
Conclusión
Si algún chino le dice que el cristianismo es una “religión
extranjera”, usted puede explicarle que los chinos en la
antigüedad adoraban al mismo Dios que los Cristianos
adoramos hoy.
Así como hicieron los judíos, los ancestros de los chinos
fueron tras dioses falsos y la memoria de quién era su
Dios original fue apagada con el tiempo.
La antigua escritura china es evidencia poderosa para la
verdad histórica del Génesis.
Descargar

Diapositiva 1