La mayoría de las personas creen en Dios y
les gustaría tener un contacto más próximo con Él.
Mas “¿Dónde está Dios?" “¿Dónde lo podemos encontrar?"
Las Lecturas de hoy tienen dos escenas muy hermosas,
que muestran cómo Dios SE REVELA.
En la 1ª Lectura,
Dios se revela a Elías,
en la BRISA suave.
(1R 19,9a.11-13)
Cansado y perseguido
de muerte por Jesabel,
Elías huye al desierto,
caminando al Monte
Horeb, donde Moisés se
había encontrado con
Dios...
- Allí, Elías lo esperaba en
el viento, en el terremoto,
en el fuego, pero Él no
estaba allí.
Dios va a su encuentro
de una forma diferente:
“en el susurro suave de
una BRISA..." y allí le
habla...
Dios se manifiesta en la humildad, en la simplicidad, en la interioridad.
Es preciso callar el ruido excesivo, moderar la actividad desenfrenada,
encontrar tiempo para consultar el corazón y la Palabra de Dios,
para percibir su presencia y sus indicaciones, en los signos,
casi siempre discretos, que Él deja en la historia y en nuestra vida.
En la 2ª Lectura, Pablo dice que Dios se reveló, ofreciendo a todos
una propuesta de Salvación, mas su pueblo infelizmente la rechazó.
(Rm 9,1-5)
En el Evangelio, Dios se revela en la TEMPESTAD. (Mt 14,22-33)
- Jesús envía a los discípulos en misión a la otra orilla del lago,
y, cansado, se retira de la multitud... va al monte para rezar...
- Mientras tanto, los apóstoles navegan "de noche" preocupados,
en la barca agitada por los vientos contrarios.
- Jesús interrumpe su descanso... va a su encuentro,
"caminando sobre el MAR".
- Ellos lo confunden: “Es un fantasma..."
- Y Jesús se identifica:
“Ánimo, SOY YO,
no tengáis MIEDO".
- Pedro le desafió:
“Si eres Tú, mándame ir
hacia ti andando sobre el
agua".
- Jesús acepta: “¡Ven!"
- Pedro va al encuentro de
Jesús; mas, asustado por el
viento, comienza a dudar y a
hundirse. Entonces grita
pidiendo socorro:
“¡Señor, sálvame!".
-Jesús extiende la mano
-y después le reprocha:
“¡Qué poca fe!¿Por qué has
dudado?"
- Jesús sube a la Barca y
la tempestad se calma.
- Entonces todos se postraron
ante Jesús, diciendo:
“Realmente eres Hijo de
Dios".
* Dios se manifiesta
en medio de las dificultades,
de los vientos, de la
tempestad.
Mientras Jesús está
en diálogo con el Padre,
los discípulos están solos,
navegando por el lago.
Este viaje, sin embargo, no es
fácil y sereno… Es de noche;
la barca es azotada por las
olas y navega con dificultad,
con viento contrario.
Los discípulos están
preocupados, pues
Jesús no está con ellos..
Esa BARCA es
la COMUNIDAD
CRISTIANA:
La "noche" representa
las tinieblas, la oscuridad,
la confusión, la inseguridad
en que "navegan" a través
de la historia los discípulos
de Jesús, sin saber
exactamente qué caminos
recorrer ni hacia dónde ir…
Las “olas" representan
la hostilidad del mundo,
que bate continuamente
contra la barca en que
viajan los discípulos…
Los "vientos contrarios"
representan las resistencias
al proyecto de Jesús.
Los discípulos de Jesús
se sienten perdidos, solos,
abandonados, desanimados,
desilusionados, incapaces de
enfrentarse a las
tempestades que las fuerzas
de la muerte y de la opresión
lanzan contra ellos…
Y es ahí donde Jesús
manifiesta su presencia.
Él va al encuentro de los
discípulos "caminando sobre
el mar".
El episodio refleja la
fragilidad de la fe de los
discípulos, cuando tuvieron
que enfrentarse a las fuerzas
adversas, sin la presencia
de Jesús en la barca.
Los discípulos siguen a Jesús de forma decidida, mas se
amedrentan cuando llegan las persecuciones, las dificultades…
Luego, comienzan a hundirse y a sumergirse por el "mar"
de la muerte, de la frustración, del desánimo, de la desilusión…
Sin embargo, Jesús está allí para extenderles la mano y
sustentarlos.
Finalmente, la desconfianza de los discípulos se transforma
en una fe firme: “Realmente eres Hijo de Dios".
El texto es una CATEQUESIS
sobre el camino de la
Comunidad de Jesús, enviada a
la “otra orilla", para convidar a
todos al banquete del Reino
y a ofrecerles el alimento
con que Dios sacia el hambre
de vida y de felicidad
de sus hijos.
- El camino no es un camino
fácil.
La comunidad (la "barca")
de los discípulos debe abrir
camino a través de un mar
de dificultades, por la hostilidad
de los adversarios del Reino
y por el rechazo del mundo
para acoger los proyectos de
Jesús.
-Los discípulos deben estar conscientes de la presencia de Jesús.
-El "fantasma" del MIEDO se desvanece y las crisis de fe se superan,
cuando aceptamos la presencia de Dios en nuestra vida.
Él continua afirmando¿“Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!".
Que LOS PADRES puedan percibir siempre esa
presencia de Cristo, que viene a su encuentro
con palabras de esperanza.
“¿Ánimo!
soy yo.
no tengáis miedo!"
Cuando Cristo
entra en la BARCA,
el viento y las olas
se paran...
y vuelve
la tranquilidad...
la paz.
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS - 10.08.2014
MEU DOMINGO
Com a Palavra de Deus
Meditada por: Pe.
Antônio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustração: Nelso
Traducción: P.
Geraldo Ferronatto
José Luis Uranga, CMF
Música: Navegarei
Pe. Zezinho
Paulinas COMEP
Hoy:
sábado, 3 de outubro de 2015 as 18:56:16
Você está convidado a visitar nosso site ou youtube
e desfrutar de outras mensagens como estas
Acesse o Endereço: http://www.buscandonovasaguas.com
https://www.youtube.com/user/MeuDomingo/videos
Descargar

Diapositiva 1 - Buscando Novas Aguas