La Tempestad
En el mundo en que
vivimos, muchas veces
tenemos
la sensación de estar en un
mar agitado y perturbado.
¿Dónde está Dios en esos
momentos de tempestad?
Las Lecturas bíblicas de hoy
nos dicen que el hombre
no está solo, abandonado a
su propia suerte;
Dios está siempre
presente y atento
en la "barca" de nuestra
vida, aun cuando
parece estar “durmiendo".
Basta creer
en esta presencia
constante y activa.
En la 1ª Lectura,
tenemos la experiencia de
Job.
(Jb 38, 1.8-11)
-Job fue un hombre
bueno y justo, que
de repente le cayó
la desgracia, que le roba
la riqueza, la familia
y su misma salud.
Job se pregunta por el
sufrimiento del justo
inocente y qué tiene que
ver Dios en ello.
- El texto es una Respuesta
de Dios a la desesperación
de Job:
Dios habla con Job
en medio de la tempestad,
revelando la eficacia
de su palabra creadora
que organiza y conduce
el universo con sabiduría,
fijando los limites del mar,
controlando las fuerzas
del mal, del caos.
Esta lectura nos prepara
para entender
el evangelio de hoy,
en el que Jesús "domina
hasta las olas del mar
y ellas le obedecen...“
El Salmista invita
a agradecer al Señor, que
ha escuchado el clamor
y ha cambiado la
tempestad en brisa suave.
(S. 107)
En la 2ª Lectura Pablo afirma que nuestro Dios no es un Dios
indiferente, que deja a los hombres abandonados a su suerte.
Su amor sustenta la vida y la misión de los cristianos... (2 Co. 5,14-17)
En el Evangelio, tenemos la experiencia de los Apóstoles:
Jesús está en la barca de los discípulos y calma la TEMPESTAD.
(Mc 4, 35-41)
- Es de noche… Jesús
está cansado… duerme…
Surge la tempestad…
- Los Apóstoles
asustados… lo despiertan…
- Jesús está presente
en la barca de los
discípulos, calma la
tempestad y les pregunta:
“¿Por qué sois tan
cobardes?¿Aún no tenéis
fe?"
- Y ellos: “¿Pero, quién es
éste?. ¡Hasta el viento y las
aguas le obedecen!”
Detalles a aprofundizar:
- "Mar“ y "noche" significan
una realidad de miedo, sin
perspectivas...
- La "barca“ es el símbolo
de la comunidad de Jesús
que navega por la historia...
- Jesús está en la "barca",
pero es conducida por los
discípulos...
-Va a la “otra orilla",
al encuentro de los
paganos...
-Jesús “duerme":
es su aparente ausencia a lo
largo del "viaje".
- La "tempestad" significa las
dificultades que
el mundo opone a la misión...
- Jesús aparece como Dios
que es capaz de dominar el mar y las fuerzas hostiles.
- “¿Quién es este hombre?"
Los discípulos reconocen que Jesús es
Dios presente en medio de los hombres,
y a quien están invitados a adherirse,
confiar y obedecer con total entrega.
+ El texto no es una crónica
de viaje de Jesús
con los discípulos en el lago.
Es una Catequesis sobre
el camino de los discípulos en
misión en el mundo,
escrita en una época
en que la Iglesia se enfrentaba
a serias "tempestades"...
Para enfrentarse a ellas, los
discípulos no deben temer,
porque no están solos...
La Palabra de Jesús
calma la tempestad,
fortalece la fe de los
discípulos y asegura la
victoria sobre todas las
fuerzas hostiles.
+ Nosotros también a veces
en el mar agitado de la vida
nos sentimos solos e incapaces
de reaccionar.
- En la Barca de nuestra vida:
desanimados, preocupados…
“¡Dios se ha olvidado de mi!"
Nos olvidamos de que Cristo
está con nosotros.
- En la Barca de nuestra familia:
con olas agitadas
de problemas familiares:
¿Estará Cristo presente en ella?
¿Tiene Él un lugar en ella?
- En la Barca de la Iglesia:
preocupados con las sectas... los escándalos...
Cristo nos asegura:
"Estaré con vosotros hasta el fin de los tiempos…"
“Las puertas del inferno no prevalecerán contra ella"
- En el Barco de los migrantes y refugiados,
que parten esperanzados y perciben
que “el Mundo no es la Patria de todos".
Y son recibidos con indiferencia, o hasta con violencia,
porque NO EXISTE JUSTICIA PARA TODOS.
En esas horas, nuestra fe queda trastornada
y murmuramos como Job… o tememos como los discípulos...
“¿Dónde está Dios?"
Parece que está dormido... Hay que despertarle...
El silencio de Dios es desconcertante y nos infunde miedo...
Dios deja que sucedan las cosas y en el momento oportuno
manifiesta su poder.
+ Jesús cririca
la falta de fe de los apóstoles:
“¿Porqué habéis dudado,
hombres de poca fe?"
Ellos solo se acuerdan de Él
cuando se encuentran en una
situación desesperada.
* ¡Cuantos cristianos
que solo piensan en Dios,
en la hora de la "tempestad"...
+ Al final de la narración,
los discípulos se preguntan:
“¿Quién es este hombre,
a quien hasta el viento y
mar le obedecen?"
En la Biblia, aparece que
solo Dios tiene el poder de
dominar las olas del mar.
Esta narración de Marcos,
que en el evangelio quiere
mostrar "quién es Jesús",
revela que en Jesús
reside el mismo poder
de Dios.
Es una Respuesta a la
pregunta: “¿Quién es
Jesús?“ y una Profesión de
fe de Marcos en la divinidad
de Cristo.
Él se manifiesta
con poder divino.
¡Podemos confiar en Él!...
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS - 21.06.2015
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: P. José Luis Uranga, CMF
Música: Música: Meu Barquinho
Giselli Cristina e Moisés Clayton
Busca la dirección: http://www.buscandonovasaguas.com
https://www.youtube.com/user/MeuDomingo/videos
https://www.youtube.com/user/MeuDomingo/videos
Descargar

Diapositiva 1