Evangelio
Existe una estrecha relación entre la preocupación
y la autoestima. Quienes desconocen lo mucho que
valen para el Creador, son quienes más se
preocupan; creen que todo depende de sus propias
habilidades y de su genio personal. Estos son más
propensos a la ansiedad y muchas veces a la
jactancia.
Quienes reconocen el valor que Dios les da, se
esfuerzan, trabajan y luchan, pero confían en la
gracia de Dios antes que en el éxito de sus propias
habilidades. Estos viven con mayor tranquilidad y
modestia.
Lectura complementaria:
Mateo 6:24-34
del domingo 2 de marzo de 2014
«…No anden preocupados pensando qué
van a comer o qué van a beber para poder
vivir, o con qué ropa van a cubrir su
cuerpo. ¿Es que no vale la vida más que la
comida, y el cuerpo más que la ropa?
Miren las aves que vuelan por el cielo: no
siembran, ni cosechan, ni guardan en
almacenes y, sin embargo, el Padre
celestial las alimenta. ¡Pues ustedes
valen mucho más que esas aves!»
(Mateo 6:25-26)
Por Harold Segura.
Twitter: haroldsegura
Descargar

Document