UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL
Maestría en ingeniería sanitaria
Evaluación del impacto y sistemas de gestión medioambiental
La escultura negra (1915) de Carl Einstein,
o sobre la valoración económica del medio ambiente
Guayaquil, mayo de 2008
Dr. José Manuel Álvarez-Campana
“Quizá no haya arte al que el europeo se acerque con tanta
desconfianza como el arte africano. Por lo pronto, se le niega la
categoría de ‘arte’. De esta manera, se marca una distancia entre
estas creaciones y la postura europea, dejando manifiesta una falta
de consideración que, a su vez, ha dado pie a una terminología
despreciativa. Esta distancia, y los prejuicios que de ella se derivan,
dificultan cualquier evaluación estética, incluso la imposibilitan
porque semejante evaluación presupone en primer lugar cierta
familiaridad.” Carl Einstein (1915)
“Las relaciones entre economía (administración de la casa) y
ecología (conocimiento de la casa), no han sido lo equilibradas que
hubiera sido deseable. Es más, son abrumadoras las razones que
llevan a pensar que el crecimiento económico se ha conseguido a
costa del entorno ambiental. El análisis económico ofrece incluso
una explicación de por qué han ocurrido las cosas de esta manera.”
Diego Azqueta (1994)
valoración económica del medio ambiente
• ¿Pueden valorarse realmente los bienes ambientales desde una
perspectiva económica? ¿comprende esta valoración todas sus funciones?
• ¿Cómo enlaza el proceso de valoración de los bienes ambientales,
generalmente de tipo público, en el contexto de la evolución del
paradigma de crecimiento económico hacia el de desarrollo sostenible?
• La visión entre la economía ambiental y la economía ecológica
• La valoración económica en la evaluación ambiental se ha subestimado
por dos razones: 1) la valoración económica de impactos socioeconómicos
forma parte de los impactos positivos; 2) la práctica de EA se ha realizado
desde ámbitos poco familiarizados con las técnicas económicas
• Los métodos de valoración económica pueden ser importantes en la
función objetiva de la EA para tomar mejores decisiones. Los métodos más
comunes (microeconomía) son: 1) del coste de viaje; 2) de los precios
hedónicos, 3) de costes evitados; y 4) de la valoración contingente
• He escogido como vector de referencia conceptual el libro La escultura
negra (Negerplastik) (1915), de Carl Einstein; y como referencia material
diversas obras artísticas de la tribu centroafricana fang.
Carl Einstein (1885-1940)
Nacido en Alemania, en Neuwied, crece en Karlsruhe
para instalarse luego en Berlín donde sigue, como
oyente, cursos muy diversos (historia del arte, filosofía,
lenguas antiguas...) en la Universidad de Berlín
impartidos por prestigiosos profesores como Wölfflin,
Breysig, Wilamovitz y Simmel.
Atraído pronto por la cultura francesa, a los veinte años
se traslada a París y entra rápidamente en contacto con
los ambientes de vanguardia. Conoce a los cubistas y al
marchante Daniel-Henri Kahnweiler a quien le unen
orígenes comunes y la pasión por el cubismo.
Cofundador de la revista Documents.
En 1936, fiel a su compromiso político y a sus convicciones, marcha a España y se alista
en la columna Durruti, junto a la CNT y la FAI. En enero de 1939 abandona España con su
mujer, Lydia Guévrekian. Alemán y judío, es deportado a un campo cerca de Burdeos.
Liberado por su edad, le recogen los monjes de Lestelle-Bétharram... Más tarde se
arroja en el Gave de Pau. Sus restos reposan en Boeil-Bezing, en los Pirineos atlánticos.
Carl Einstein fue quien descubrió el arte africano, quien con una mirada libre de todo
prejuicio, de todo etnocentrismo, le confirió en sus escritos un estatuto de arte de
primer rango. Con un análisis formal, audaz e innovador, contribuyó a modificar
profundamente la acogida occidental de las obras de arte africano. (Liliane Meffre, 2000)
A principios del siglo XX el
arte africano comenzó a
tener su impacto distintivo
sobre unos artistas europeos
ansiosos de nuevas
experiencias artísticas. Si
hay un símbolo de este
impacto cultural, es la
máscara de la figura
adjunta. Se trata de una
máscara hecha por los fang,
dada en 1905 a Maurice
Vlaminck. Él apunta que
Derain, estupefacto y
pasmado cuando la vio, se la
compró a Vlaminck y luego
se la mostró a Picasso y
Matisse, que también se
sintieron muy
impresionados. (…) La
revolución del arte del siglo
XX estaba en marcha”.
F. Willet (1993)
Detalle de Niña en el espejo, de Picasso, y máscara
Las señoritas de Aviñón, Picasso
funciones del medio ambiente en la sociedad (Pearce,1976)
1. Forma parte de la función de producción de gran
cantidad de bienes económicos (procesos productivos
que consumen agua, aire, extracción de recursos
minerales, explotación de recursos agroforestales...)
2. Actúa como espacio sustentador y receptor de
materiales y residuos, producto tanto de la actividad
productiva como consuntiva de la sociedad
3. Proporciona bienes naturales (paisajes, parques,
entornos naturales...) cuyos servicios son
demandados por la sociedad; formando la función de
producción de utilidad de las economías domésticas
4. Constituye un “sistema integrado que proporciona los
medios para sostener toda clase de vida”. Una
función tan esencial que muchos autores la
consideran parte integrante de la definición de
medio ambiente
algunas discusiones, problemas y limitaciones...
•
La discusión sobre si se puede o no (incluso sobre si se debe o no) valorar
económicamente el medio ambiente forma parte de un debate que aún no está
cerrado (referencia economía ambiental, economía ecológica... hasta ecología
profunda
•
Los métodos de valoración económica de los bienes ambientales son, en su
mayor medida, aproximaciones al valor de la percepción social de esos propios
bienes (sin autonomía de valor monetario)
•
El valor es muy cambiante... (en crecimiento, como tendencia dominante);
pero está el reto de incorporar el valor económico a decisiones ambientales…
•
Los estudios de Kanheman...sobre la ‘incrustación’ o la valoración constante de
un bien mayor...y también las enormes diferencias entre la disponibilidad a
pagar y la demanda de indemnización… ¿qué prefieres… ganar 5 euros o no
perder un billete de 5 euros?
•
Los métodos (microeconómicos) que trataremos –atención que son métodos
indirectos de valoración a partir de la percepción- son cuatro:
•
Método de coste de viaje (valoración de espacios o bienes asociados)
•
Método de los precios hedónicos (valoración de la elección y compromiso)
•
Método de costes inducidos (valoración de efectos de la producción)
•
Método de la valoración contingente (valoración de infraestructuras, etc)
“La dinámica del mercado
es esencial para la
supervivencia a largo
plazo de las especies”
Richard Leakey
método del coste de viaje
• Este método tiene especial interés para cuando la relación entre los bienes privados
y los bienes ambientales es de tipo complementario. Esto es, cuando el disfrute del
bien ambiental (en su función tercera), por ejemplo los parques naturales, exige que
recurramos a bienes privados para costear el desplazamiento.
• El método del coste de viaje es un método clásico, cuyo origen se remonta a una
petición que formula en 1949 a varios economistas el Servicio de Parques Naturales de
los Estados Unidos. Con el fin de argumentar la necesidad de presupuestos crecientes,
este servicio solicitó sugerencias sobre cómo medir los beneficios económicos de la
existencia de los parques. Harold Hotelling, que sería premio Nobel de economía,
contestó la petición. El método consistía básicamente en proponer la estimación de la demanda
de los parques, es decir, la relación entre precios (coste de desplazamiento al parque) y cantidad
(número de visitantes)
• La metodología es sencilla. En primer lugar debe definirse el bien ambiental a estudiar y la
tipología de su demanda: a) tasas de participación (qué actividades se realizan), b) información
específica sobre el lugar determinado, y c) la demanda por zonas de origen (la propensión media a
visitar el lugar). En segundo lugar debe definirse la estructura del coste del viaje, con tres
variables: a) costes ineludibles, b) costes discrecionales, y c) coste del tiempo. En tercer lugar debe
diseñarse un formato de encuesta que incorpore la información relevante y una muestra
representativa. En cuarto lugar debe establecerse la función de demanda (en función del destino)
para valorar, finalmente, el valor mínimo estimado del espacio natural.
veamos un ejemplo del método
método del coste de viaje: Parque Nacional Aigües-tortes
Este ejemplo está basado en datos reales del Parque Nacional Aigües-tortes i Estany de
Sant Maurici (en Riera, 2000). Se establecen tres zonas de distancia ‘económica’ similar,
con centro en el parque nacional.
zona
Distancia media
al parque (km)
Coste medio
desplazamien.
Población de la
zona
Muestra visitan
de cada zona
Muestra % de
visitantes s/pob.
A
180
32
100.000
20
0,00200
B
360
72
800.000
100
0,000125
C
540
108
6.000.000
500
0,000083
El excedente del consumidor (como valor asignado) es el área
que queda entre la función de demanda y el coste real (0 en
este caso). El valor medio de un visitante de la muestra es de
23,08. Dado que el número de visitas anuales es de 300.000,
resulta un beneficio recreativo de 6’9 millones de euros
función de demanda según precio entrada
120
100
80
euros
Al combinar los costes de desplazamiento medio y la
proporción de visitantes de cada zona se conforma una
función de demanda recreativa del parque. El siguiente paso
es estimar la función de demanda con aumentos de precio en
la entrada al parque. Esto es, cómo la gente responde a un
incremento del coste total de disfrute del bien.
60
40
20
0
0
100
200
300
400
visitante
500
600
700
método de los precios hedónicos
• En este método también la relación entre los bienes privados y los bienes ambientales
es de tipo complementario; pero el bien privado no se adquiere para disfrutar del bien
ambiental, sino que éste es una de las características del bien privado.
• ¿Qué es un precio hedónico? Es aquél que intenta descubrir todos los atributos de un
bien que explican su precio, y discriminar la importancia cuantitativa del mismo.
Centrándose en variables ambientales, el precio hedónico de una vivienda puede tener
relación con la calidad ambiental del entorno (paisaje, ausencia de ruido), o el precio
hedónico de un automóvil puede reflejar la elección por un motor menos ruidoso, por
un menor consumo, por sistemas catalizadores anticontaminación...
• La forma habitual de cálculo consiste en un análisis de regresión. Se trata de
descubrir, entre todos los componentes del precio, en qué medida y cuáles son las
características ambientales que ayudan a conformar el precio final. Por ejemplo, para
medir el ‘valor’ de la molestia que el aumento de ruido provoca a los que residen en las
cercanías de un aeropuerto (un ejemplo típico de este método) se realizan las
observaciones sobre el precio de venta de vivienda tomando en cuenta: tamaño, tipo,
distancia a servicios, zona, densidad, antigüedad, ruido, etc
• Si el problema es muy complejo, puede simplificarse utilizando comparaciones entre
objetos cuya única diferencia sensible sea el parámetro que queremos medir (ej. el
ruido en casas, o la presencia de catalizadores opcionales en vehículos).
“cuanto más trabajamos...peor nos va” (Obama Ntutumu, 2000)
En la zona central de África, hacia el golfo de Guinea,
se encuentra uno de los grupos bantúes con más
tradición en arte escultórico en madera: los fang. Esta
tribu se encuentra originariamente vinculada al
ecosistema del bosque tropical y, por actividades
tradicionales, al nomadismo cazador de bosque. La
calidad en la artesanía y arte de la madera ha sido
durante siglos una constante de este pueblo.
Cerca de la ciudad de Bata, hacia el interior del
continente, se encuentra el poblado de Ntobo-Eseng.
Este poblado, de estructura arquitectónica típica del
pueblo fang, está habitado por unas 50 unidades
familiares. Este lugar es conocido como el “poblado
de los artistas” debido al asentamiento en el mismo
de familias con importante tradición en el arte y
artesanía de la madera tropical: ébano, palorrojo,
eloveng, etc.
Sin embargo, en estos momentos, el proceso
progresivo de urbanización social y cultural,
especialmente en el entorno de la ciudad litoral de
Bata –capital de la guinea ecuatorial continental- está
comprometiendo el mantenimiento de las tradiciones
artesanales y artísticas de este colectivo.
método de los costes evitados o inducidos
• Podemos utilizar este método, por ejemplo, en aquellos casos en el que el bien
ambiental forma parte de la función de producción ordinaria de un bien o servicio
normal, como un insumo productivo más. El bien ambiental (ej. aire, agua...) está
ligado a un proceso productivo.
• De acuerdo con lo anterior, la calidad de ese bien puede influir en la producción de
un bien privado. Por ejemplo, la calidad del aire puede influir (a través de la calidad
química de la precipitación) en la productividad de la tierra. Se tienen entonces los
elementos para analizar los beneficios o costes generados por un cambio en su calidad
o en su cantidad.
• La primera cuestión es conocer cómo afectan los cambios en la calidad del bien
ambiental al rendimiento de los factores de producción, lo que se entiende como
función dosis-respuesta (o función de daño). Ej. si la presencia de flúor en la atmósfera
redujo el rendimiento de la cabaña ganadera (reducción de calidad de pastos y aparición de
fluorosis) en una cuantía conocida, es de suponer que su eliminación permitirá recuperar los niveles
de producción; de forma que si multiplicamos los incrementos de productividad (carne/leche) por
su precio, tendríamos una expresión económica del beneficio total atribuible a la medida adoptada.
• Como los mercados son complejos, se ha observado que las variaciones de producción
pueden tener incidencias en los precios (y en todo caso el productor pretende
maximizar los beneficios), se procura estimar funciones de producción de la
explotación (o actividad) en que el bien ambiental se combine con el resto de los
factores de producción.
veamos un ejemplo del método
método de costes evitados: caso acuíferos en Taiwan (I)
• El uso de las aguas subterráneas de los acuíferos es una práctica muy extendida en
numerosas actividades. Se trata de un recurso común, por lo que –en ausencia de una
intervención correctora por parte de la administración- tiene precio 0 para productor
• Esto hace que pueda hacer muy rentables financieramente (para el productor)
operaciones productivas intensivas en el agua subterránea (regadío...). Pero la
utilización subóptima del sistema (sobreexplotación) puede derivar en externalidades
negativas de gran trascendencia en el acuífero sobreexplotado
• Uno de los trabajos precursores de esta técnica es el estudio de Huang (1990) sobre el
uso de las aguas subterráneas para la producción acuícola (camarones y anguilas) en
Taiwan. Estudia la rentabilidad económica (general) respecto a la financiera (productor)
• Huang comienza especificando la función de producción de la acuicultura en la zona
Yhk = Y [Ahk, Lhk, Mhk, WDhk, WQhk, SV(Lhk), DNhk], en donde Yhk es la producción anual del
agricultor h (=1...H) en la zona k (=1...10); A es el área de cultivo; L el número de horas trabajadas;
M otros insumos del producto (electricidad, pesticidas, etc); WD la cantidad de agua subterránea
utilizada, en metros cúbicos; WQ es un índice de la calidad del agua; SV la cualidad del trabajo muy
intensivo en mano de obra; y DN la densidad de cultivo (número de crías por hectárea)
• Después especifica cuatro funciones de daño (dosis-respuesta): 1) daños sobre la
producción y el valor de la propiedad privada resultantes de la intrusión marina; 2) pérdida de la
producción por deficiencias de drenaje y condiciones sanitarias, producto del hundimiento del
terreno; 3) costes del agricultor para mover la tierra, rehacer su casa y otras construcciones, cuando
se produce depresión del terreno; y 4) costes del gobierno en mantenimiento de obras públicas
(diques, caminos, pozos...) y otros (salinización del agua potable, degradación del paisaje...)
Efectos negativos de la sobreexplotación de acuíferos
1) La depresión, o el hundimiento del terreno, con los efectos que
ello tiene sobre las infraestructuras construidas
2) La pérdida de calidad de las propias aguas subterráneas,
producto de la movilización de facies hidroquímicas o de la
intrusión salina; pudiendo tener efectos no solamente sobre la
productividad agrícola y otros usos (ej. uso de abastecimiento)
3) En el caso de ser un acuífero costero, la intrusión de agua de
mar, que produce una salinización de tierras y de aguas, con el
correspondiente efecto negativo sobre la calidad del suelo y el
rendimiento de los cultivos a largo plazo
4) La entrada de productos fitosanitarios (caso de agricultura
intensiva) en el acuífero, deteriorando su calidad
5) La depresión de los niveles freáticos, suponiendo un consumo
energético mayor para los bombeos, así como la necesidad de
reperforar pozos, estableciendo competencia de más profundidad
6) El incremento de los fenómenos de interacción entre bombeos,
reduciendo la eficiencia de las mismas
7) Efectos sobre humedales relacionados con las aguas subterráneas
método de costes evitados: caso acuíferos en Taiwan (II)
• Dadas las funciones de daño, deben relacionarse con la utilización del agua
subterránea, estableciendo la relación entre el hundimiento del terreno (LS) en la zona k, con la
cantidad de agua subterránea bombeada en ella (TWDk) y el nivel observado de las reservas del
acuífero (WLk), donde LSk = LS (TWDk, WLk)
• Una vez que se descuenta el uso de agua para otros sectores puede orientarse la
resolución del problema que se les presenta a las autoridades, como es maximizar el valor neto de la
acuicultura descontando todos los costes que acarrea.
• Este planteamiento permite avanzar para definir el valor económico del agua
subterránea, y en el sentido de definir el precio de cuenta de eficiencia del agua (precio sombra),
medido como la diferencia entre la productividad marginal y el valor de efectos negativos que
provoca su uso. Para calcular este precio se necesita estimar el sistema anterior. Para ello utiliza los
datos de una encuesta llevada a cabo entre 300 acuicultores con información relevante (producción,
insumos, precios, efectos...)
• Al margen de este desarrollo (que puede seguirse en detalle en Huang, 1990 o, de forma
resumida en Azqueta, 1994), lo más llamativo ahora son las conclusiones: 1) el valor económico
del agua varía entre 0,063 y 2,31 dólares, que sería el precio que la administración tendría que cargar
por cada metro cúbico de agua bombeada; 2) los costes asociados al hundimiento varían según las
zonas, entre 14.000 dólares y 4,9 millones de dólares por metro lineal; 3) teniendo en cuenta estos
costes y efectos, la rentabilidad económica no sólo se reduce drásticamente, sino que se hace
negativa en 5 de las 10 regiones estudiadas; y 4) en promedio, la acuicultura de camarones, que
desde un punto de vista financiero, es “la más rentable de las inversiones agrícolas del pais”
tiene un valor presente neto económico negativo, de casi 70 dólares por ha y año
domingo 18 de mayo de 2008, www.expreso.ec
La infraestructura para la crianza de las langostas
de agua dulce es sencilla y no requiere de muchos
implementos como se creía en el primer fallido
intento, cuando los altos costos no se equipararon a
los ingresos. Entonces, en lugar de botellas de
plástico se promocionaban refugios de alfadomus y
piscinas bordeadas de cemento, en lugar de las
elaboradas en tierra.
Hubo muchos errores, porque no hubo una buena
planificación; además se maximizaron los precios
que pagaría en el mercado internacional. “No era
real que pagarían 5 ó 6 dólares por libra y cuando
salió la producción, no había quien comprara”,
recuerda Marcos Álvarez, director de la carrera de
Biología en la Facultad de Ingeniería Marítima, de
la Espol.
Pero los errores se intentan remediar en el campo.
Fabricio Marcillo, ingeniero acuícola a cargo del
proyecto en El Chame, sostiene que en la etapa
experimental se obtuvo un rendimiento de entre
4.000 y 5.000 libras de carne de langosta a un costo
cercano a los $ 0,50 por libra. “El precio de venta
es de $ 0,90 por libra, es decir que el productor
ganará $ 0,40”, explica Marcillo.
www.expreso.ec 18/5/2008
método de la valoración contingente
• A diferencia de los tres métodos anteriores, que operan sobre mercados existentes,
éste viene operando sobre mercados simulados ad hoc. Es el método de valoración
económica de impactos más utilizado, tanto en España como en el resto del mundo.
• Dado que para la mayoría de los impactos que pueden producirse no existe un
mercado específico donde observar los precios, lo que se realiza con este método es
una simulación, que se realiza mediante técnicas estadísticas, a partir de muestras.
• Se elabora un cuestionario que reproduce las condiciones del mercado (la existencia
de una obra o actividad): se describen de forma simplificada las condiciones del
mercado, como lo que se ofrece, cómo se paga, cuánto se obtiene… de modo que las
personas saben ante qué reaccionan (qué es lo que ‘compran’). El cuestionario presenta
también un aumento (o disminución) del impacto y un precio de pago (o compensación).
La persona entrevistada define el precio a que acepta/rechaza la oferta.
• De esta forma se simula un mercado virtual entre el entrevistador (que regula la
oferta) y el entrevistado (que responde con una demanda). No debe olvidarse que al
valorar estas cuestiones se está valorando la percepción de los individuos.
• El método se acompaña de diversas ‘habilidades’ que intentan eliminar distorsiones y
centrar el problema de la valoración, algo muy frecuente en estas consultas. Por
ejemplo, es significativa la diferencia entre la disposición a pagar o a percibir (como
indemnización), pudiendo ser de ratios hasta 1/75 (valoración contingente sencilla o
interactiva) o de 1/2’5 (en laboratorio) ej. árboles
veamos un ejemplo del método
método de v. contingente: las rondas de Barcelona
• Este ejemplo es una aplicación clásica de este método para un problema complejo: la
construcción de un cinturón de ronda en Barcelona (por Riera, en Azqueta, 1994)
• A principios de los setenta la administración intentó construir algunos tramos del
segundo cinturón de ronda de Barcelona. Los vecinos se opusieron al trazado y
paralizaron la obra. Con la designación de la ciudad como sede olímpica, se planteó a
partir de 1988 otra vez la construcción de la segunda ronda. El objetivo de este estudio
era verificar si la disposición de los vecinos a pagar por el nuevo proyecto de cinturón de
ronda superaba el mayor coste de construir el cinturón de acuerdo al nuevo proyecto.
• Las modificaciones entre los dos proyectos suponían para el segundo: un acceso
adicional (entrada y salida) del cinturón a la zona Nou Barris; el cubrimiento con losa del
60% del tramo, conectando las dos mitades del barrio, suprimiendo el efecto barrera y
creando cuatro hectáreas de nuevas zonas verdes y equipamientos; y la creación de mil
nuevas plazas de aparcamiento en superficie.
• Se realizaron 400 entrevistas. De éstas, casi el 40% se negaron a revelar su disposición
a pagar. Este apartado es relevante, porque de ese cifra casi la mitad planteaban su
negativa al ejercicio de disposición a pagar (DAP) por entender que ese era
precisamente el papel de la administración.
• Los resultados ofrecen una DAP de los vecinos de 262 €, lo que representaba (para
83.000 vecinos) una DAP total de 21,7 M€. Dado que el coste de las mejoras de proyecto
ascendía a 17,9 M€, aún habría un resultado positivo de 3,9 M€
Referencias bibliográficas y documentales
Azqueta, Diego (1994) Valoración económica de la calidad ambiental, Ed. McGrawHill,
Madrid, 1994, 299 pp., ISBN 84-481-1853-7
Einstein, Carl (1915) Negerplastik (edición en castellano: La escultura negra y otros
escritos, Ed. Gustavo Gili, Barcelona, 2002, 131 pp., ISBN 84-252-1908-6)
Huang, C-H. (1990) “Economic valuation of underground water and man-induced land
subsidence in aquaculture”, Applied Economics, 22: 31-43
Meffre, Liliane (2000) “Escritos de Carl Einstein sobre arte africano” in: La escultura
negra y otros escritos, pp. 11-26
Pearce, David (1976) Environmental Economics, Ed. Longman, London
Riera, Pere (2000) Evaluación de impacto ambiental, Rubes Editorial, Barcelona, 2000,
127 pp., ISBN 84-497-0076-0
Willet, Frank (1993) Arte africano. Una introducción, Ed. Destino Thames & Hudson,
Barcelona, 2002
gracias por vuestra atención
Descargar

Maestria ingenieria sanitaria Guayaquil 2008