Las 4 estaciones
La primavera
renació para
llenar el corazón
de colores
luminosos.
Floreció el amor
y la energía se
expandió
llenando de
felicidad las
almas de todos
los seres
humanos.
El verano intenso
maduró y explotó
con el calor
ardiente de las
tardes de sol. La
plenitud de
amarillos
iluminó el alma y
las partículas de
luz se
expandieron para
nutrir el tiempo
vital.
El otoño dejó
caer las hojas en
su proceso
natural. El
paisaje se llenó
de una danza de
remolinos
chispeantes. Los
colores se
mimetizaron con
la tierra para
alimentarla.
El invierno llegó
y el intenso frío
dejó en suspenso
el espíritu
contemplativo.
La vida le dio un
espacio a la
retrospección.
Un descanso
necesario para
volver a nacer en
la próxima
primavera.
Ana Walter
Jardín Hanan Pacha
www.jardinhananpacha.blogspot
.com
Descargar

Diapositiva 1