Estamos en el mes de Octubre, dedicado al ROSARIO
y a las MISIONES, con el lema: "MISIÓN para liberar".
La Liturgia continúa con el tema de la VIÑA, que representa Israel,
el pueblo elegido, precursor de la Iglesia, el nuevo Pueblo de Dios.
En la 1ª Lectura, Isaías,
con el “Cántico de la Viña",
narra la Historia del amor
de Dios y la infidelidad
de su Pueblo. (Is 5,1-7)
Es un bello poema
compuesto por el profeta,
tal vez a partir de una
canción de vendimia.
A través del profeta (el trovador),
Dios (el Amigo) juzga a su
pueblo (la viña), describiendo el
amor de Dios y la respuesta del
Pueblo.
-Un agricultor escogió
el terreno más adecuado,
escogió cepas de la mejor
calidad, tuvo todos
los cuidados necesarios.
- Su sueño era la cosecha de los FRUTOS de su trabajo...
- Mas la decepción fue grande: solo dio uvas agrazones...
“¿Que más cabía hacer por mi viña que yo no lo haya hecho?"
- Reacción: Su amor se transforma en odio:
destruye la tapia de protección, permite que los transeúntes
la pisen libremente y quede a su suerte...
* Los Frutos, que el Señor esperaba, eran “el derecho y la justicia",
respeto de los Mandamientos y fidelidad a la Alianza.
Al revés, vio "sangre derramada“ y "gritos de horror":
infidelidad, injusticia, corrupción, violencia...
Muchas manifestaciones religiosas, sin verdadera adhesión a Dios.
De ahí el castigo de Dios: la invasión de los asirios y de los babilonios,
que destruyeron la viña y deportaron a los israelitas como esclavos.
* Todavía hoy hay "sangre derramada y gritos de horror“.
En la 2ª Lectura, Pablo presenta virtudes concretas,
que los cristianos deben cultivar en su propia Viña.
Son esos los frutos que Dios espera de su "Viña". (Flp 4,6-9)
En el Evangelio, Jesús retoma y desarrolla el poema de la VIÑA.
(Mt 21,33-43)
- Un señor planta una viña con todo el cuidado y tecnología necesaria
y la confía a unos viñadores, conocedores de la profesión.
- Llega el tiempo de la vendimia, manda a recoger la cosecha y viene
la sorpresa. No entregan los frutos y maltratan a los enviados...
No respetan ni al mismo hijo del dueño. Llegan a matarlo.
- La "Viña" no será destruida,
sino que los trabajadores serán
sustituidos...
•La parábola es una relectura
de la Historia de la Salvación:
Ilustra el rechazo de ISRAEL
al proyecto de salvación de Dios.
- La Viña es el Pueblo de Dios.
- El Dueño es Dios, que manifestó
mucho amor a su viña.
- Los viñadores son los líderes
del pueblo judío...
- Los enviados son los profetas...
el propio Cristo "muerto".
- Resultado: La "viña"
será les será quitada y confiada
a otros trabajadores,
que ofrecerán al "Señor"
los frutos debidos y acogerán
al “Hijo" enviado.
- Reacción del Pueblo: intentan prender a Jesús,
pues se dan cuenta de que la Parábola se refiere a ellos...
+¿ Quiénes son esos “otros", a los cuales se entrega la Viña?
Somos todos nosotros, miembros del nuevo Pueblo de Dios,
que tiene la misión de producir sus frutos, para no frustrar
las esperanzas del Señor a la hora de la cosecha.
- ¿Qué tipo de frutos están faltando?
Los hombres del tiempo de Isaías y también de Jesús eran muy
piadosos, celosos en las prácticas religiosas, en el respeto del
sábado...
Mas no fue por esa falta por la que Dios se quejaba...
- Isaías resume la queja de Dios en las palabras del dueño de la viña:
"Esperé de ellos justicia, y hubo sangre derramada;
esperé rectitud de conducta y lo que oigo son los gritos
de socorro de gente que ha sido explotada y maltratada..."
* Esto ¿solamente ha ocurrido en el pasado?
+ Los guardas de la viña han querido hacerse “Dueños"...
* Ese peligro ¿no puede estar presente también hoy?
No somos "dueños", sino solo administradores...
+ ¡Dios nunca se rinde en su obra de amor y salvación!
Una Verdad consoladora, mas también una llama de Alerta:
Ante el fracaso con algunos... Dios no desiste...
Más bien Él recomienza su tarea con otros...
- ¿Estará Dios satisfecho de los frutos que producimos?
+ ¡Misión para liberar!...
La Campaña Misionera
de este año centra su acción
evangelizadora dentro de la
realidad del tráfico humano,
proponiéndonos como tema:
"Misión para Liberar",
Y el lema: “Me ha enviado para
anunciar la liberación".
Hoy las víctimas del tráfico
humano representan
la esclavitud moderna.
La Misión para liberar surge hoy
como un gran desafío.
Está en el centro del mensaje
cristiano y denuncia toda
práctica perversa de
explotación, ya que los seres
humanos son tratados como
mercancía.
MISIÓN PARA
LIBERAR
Me ha enviado para anunciar la liberación”
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
05.10.2014
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por:
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración:
Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción:
P. José Luis Uranga CMF
Música: Vai, vai Missionário
Jarbas Gregorio
Gravação desconhecida
http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Diapositiva 1