LA VIDA DE
SAN JUAN EUDES
Un itinerario espiritual hacia el Corazón de
Jesús
Comisión Interprovincial de espiritualidad.
Provincia eudista de Colombia 1999
1. Los orígenes de
Juan Eudes
 1. Dios me hizo la gracia de haber sido
concebido, de haber nacido, de haber sido
bautizado, de nacer hecho mi primera
comunión y de haber hecho una misión
llena de bendición, en una parroquia
dedicada a la santa Virgen María, de la
cual es la patrona, es decir, en la parroquia
de Ri, en la diócesis de Séez
2. Dios me hizo la gracia 
de hacerme nacer de un
padre y de una madre de 
condición mediana,
que vivían en su temor, y
de quienes creo murieron
en su gracia y en su amor
A la Divinidad Una y Trina, honor, poder y
reino; al Hijo y a la Virgen Madre sea la
alabanza por los siglos
Bendecid al Señor Siervos del Señor.
Alabadlo quienes le teméis) Glorificadlo
descendientes de Jacob) (OC XII, 103).
 Un duelo. Uno de los combatientes
permanece muerto sobre el terreno. La
justicia del rey va a investigar la familia.
 ¿Cómo evitar la reprobación? Una mujer
decide: hace enterrar el cuerpo
 De noche, a la luz de una antorcha, se
labra el campo, “con tal diligencia que es
imposible encontrarle”.
 Esta mujer que se llama Marta, es la
esposa de Isaac Eudes, campesino y
cirujano de la aldea.
 La época, es el comienzo del siglo XVII. El
lugar, Argentan en la Baja Normandía;
precisamente, en el pueblo de Ri.
 Isaac pensaba ser sacerdote; pero
una epidemia mató a sus hermanos.
 Regresó a cultivar la tierra familiar
 Se casó: en 1598 con Marta Corbin
 Pero su hogar parecía estéril.
 Pensaban ellos, les había hecho un
maleficio.
 Prometieron una peregrinación en
honor de Nuestra Señora, y Marta
quedó encinta.
 Fueron a Tourailles, viejo santuario.
 Y ofrecieron al Señor y a su Madre,
el niño que llevaba Marta.
 Este niño, nació el 14 de noviembre
de 1601, y fue bautizado al día
siguiente en la iglesita del pueblo;
 Recibió el nombre de Juan,
probablemente Juan Bautista-;
crecido, apreciará que se ore
especialmente por él el 24 de junio
 Dos hermanos y cuatro hermanas,
una cuñada, tres cuñados, y según
nuestro conocimiento, quince
sobrinos: tal es la familla de la cual
Juan Eudes es el mayor.
Me pregunto:
 ¿Cuáles son mis
orígenes?
 ¿Cómo hablo de ellos?
 ¿Qué herencia familiar
me ha sido transmitida
por la cual debo
agradecer a Dios en este
momento?
2. Su descubrimiento del
► 6. Estando en una parroquia donde
misterio de Dios y del había muy poca instrucción para la
salvación y donde muy pocas personas
amor de María
comulgaban frecuentemente, fuera
de Pascua.
►
Comencé, a la edad de doce años, a
conocer a Dios, por una gracia especial
de su divina bondad, y a comulgar
todos los meses
►
Después de haber hecho una
confesión general; y en la fiesta de
Pentecostés me hizo la gracia de mi
primera comunión. (Demos gracias a
Dios por su indecible beneficio)
►
Después de ello, me hizo también la
gracia, de consagrarle mi cuerpo por el
voto de castidad, por lo cual sea
siempre bendito. (OCXII, 105)
► 8.
Fui recibido en la
Congregación de Nuestra
Señora, en el colegio de los
reverendísimos Padres Jesuítas
de Caen, hacia el año 1618, en
la cual Nuestro Señor me hizo
grandes gracias por medio
de su Santísima Madre
► Confesaré
tu nombre Señor con
todo mi corazón en presencia
de la asamblea de los justos.
(OC XII, 106)
► Este
extracto de El
Memorial es emocionante:
► Un
niño despierta al
misterio de Dios y traduce
inmediatamente este
descubrimiento en fidelidad
a los sacramentos
► y en una consagración
personal
► El
P. Eudes supo
permanecer fiel a Dios
desde su juventud.
Me pregunto
►
Cuál es mi historia
santa, la de mi vida
con Dios?
►
Cómo puedo hoy dar
gracias por mis
propios
descubrimientos
acerca de Dios Padre,
Hijo y Espíritu Santo,
de María, de San Juan
Eudes, de los santos?
3. La vocación presbiteral, el ingreso en el
Oratorio del Cardenal de Bérulle
• 10. Fui recibido y entré en la
Congregación del Oratorio, en
la casa de Saint-Honoré, en
París, por su fundador el
Reverendo Padre de Bérulle, en
1623, el 25 de marzo
• 15. En el mismo año de 1625
recibí el orden sacerdotal, en
París, el 20 de diciembre.
•
(OCXII, 107)
• Al entrar en el Oratorio de
Francia, fundado por el
Cardenal Pierre de BERULLE
en 1611, el joven Juan EUDES va
a aprender al menos tres cosas
de BERULLE, quien será, de
manera decisiva, su gran
maestro espiritual:
–1• El hombre es
criatura, en radical
dependencia de Dios.
– El hombre, esa nada
capaz de Dios, es apto
para adorarlo,
amarlo, servirlo.
• 2. Jesús, al entrar en el mundo
como Hijo, crea un mundo
nuevo.
• Él es quien une la libertad más
grande de los hombres con la
dependencia más radical,
• Obedeciendo al Padre, por
amor, Jesús es el perfecto
adorador del Padre.
Hebreos (10, 5-9) retomando el
salmo 39 (40) 7-9
• 3. La vida cristiana consiste en
continuar y completar las dimensiones
del misterio filial de Jesús.
• Cada cristiano está llamado a dar forma a
este misterio, a formar a Jesús en sí, (Ga
4, 19); pero debe hacerlo de manera
singular y única: aquí nadie se parece a
nadie.
• En cada cristiano que continúa y
completa el misterio de Jesús, se
inaugura un mundo nuevo
• La fiesta de La Encarnación es para
Juan Eudes un poderoso símbolo, de las
grandes decisiones en su vida (fecha el
25 de Marzo)
• Podemos recordar tres 25 de Marzo
importantísimos en la vida del P. Eudes:
– 25 de Marzo de 1624: voto de servidumbre,
realizado en el Oratorio;
– 25 marzo de 1637: voto de martirio (texto de
oblación personal que J. Eudes firma con su
sangre)
– y 25 de marzo de 1643: fundación de la
Congregación de Jesús y María.
• Juan Eudes permanecerá siempre marcado
por este fervor de los comienzos: el
misterio de Dios hecho carne
• Jesús es para el P. EUDES el
nombre sencillo que lo
resume todo. Corazón de
Jesús, es la expresión es
constante en él.
• Para J. EUDES el Jesús de la
historia es igual al Jesús de la
fe, el Jesús que vive y reina
hoy en el corazón de los
bautizados, es el Dios-Hijo
«que ha amado con
corazón de hombre» (cf.
Gaudium et Spes 22, 2).
Me pregunto
• ¿En cuanto a mi propia
vocación, cuál es el
momento del llamado?
• ¿Y cuál el de mi respuesta?
• ¿Cuál fue mi oración en esos
momentos y cuál sería hoy?

Ordenado sacerdote el
20 de diciembre de
1625, empieza una
extraordinaria actividad
de misionero.

Como Oratoriano,
primero, luego como
fundador de su
Congregación, hará por
lo menos 117 misiones
con sus co-hermanos,
hasta 1676;

son 44 años sobre la
brecha, hasta los 75
años de edad, a pie, a
caballo, en coche, en
Normandía, Bretaña, en
la Isla de Francia, en
Borgoña...
Los llamados
a la misión
De qué se
trata?
De recordar a cada cristiano que
debe continuar y completar la vida
de Jesús,
 a través de una catequesis sobre el
verdadero rostro de Dios revelado en
el Evangelio,
 y por el llamado incansable a la
conversión (la confesión sacramental
con un sacerdote era considerada como
la cima de la misión).

Juan EUDES se hizo predicador y
confesor infatigable («león en el
púlpito y cordero en el confesionario»,
se dirá de él), muy atento a la vida
concreta y cotidiana de las personas.
 Firmará con orgullo sus cartas: Juan
Eudes, sacerdote misionero...


Los llamados a
la misión





18. En 1627, la peste asoló las parroquias de
San Cristóbal, San Pedro de Vrigny, san Martín de
Vrigny, de Avoines y otras, estando los enfermos
privados de todo auxilio espiritual.
Encontrándome entonces en París, solicité
autorización al P. de Bérulle, para ir a
asistirlos.
Me lo concedió. Fui a hospedarme donde un
sacerdote ejemplar de la parroquia de San
Cristóbal, el P. Laurens, quien me acogió
caritativamente en su casa.
Celebrábamos todos los días la santa Misa en
la capilla de Saint-Evroult, no lejana de su
residencia.
Ponía las hostias que había consagrado en una
cajita de hojalata, que conservo en el fondo de
mi baúl, la que llevaba al cuello
Íbamos luego, este sacerdote y yo, por las
parroquias, en busca de los enfermos; los
confesábamos y enseguida yo les daba el
Santísimo Sacramento.



Así hicimos desde fines de agosto hasta la
fiesta de Todos los santos, cuando la
peste cesó del todo.
Dios nos preservó hasta el punto de no
haber experimentado incomodidad alguna.
Confesaré, Señor mi Rey y te alabaré, Dios
Salvador mío. Confesaré tu nombre porque tú
has sido para mí, mi auxilio y protección
(OC XII, 107)



74. En el mismo año (1663), hicimos una
misión en Saint-Lo, desde el 7 de octubre
hasta el Adviento.
Dios derramó en ella bendiciones
maravillosas;
Éramos 25 confesores, pero hubieran sido
necesarios 50. Hubo muchas restituciones,
conversiones y quemamos gran cantidad de
libros malos.
(Demos gracias a Dios por sus dones inefables)

El Abad de Saint-Lo la hacía solicitado y
asumió la mayor parte de sus costos; el
resto fue proporcionado por el señor de
Mesny, por el señor Eliot, comerciante en
paños, y algunos otros cuyos nombres
están escritos en el libro de la vida
(OC XII, 123- 124)

93, Durante el jubileo de 1671, el arzobispo
de París nos envió a hacer una misión en
Versalles; fue pedida y costeada por el rey.

Durante ella, ante el Santísimo expuesto.
Dios me concedió la gracia de hacer dos
vehementes exhortaciones ante la
Reina, sosteniendo en la mano la
custodia, y una tercera, aun más
valerosa, delante del rey.

En ese mismo año las cruces me
acompañaron por doquier.
Gracias sin fin se tributen al Crucificado, digno de
todo amor, y a su santa Madre, que es también la
mía.(OCXII, 128-129)
Publicación de Vida y Reino de
Jesús

Juan EUDES reúne bajo el símbolo del
Corazón todo lo que descubre y predica del
amor de Dios.

Al final de una misión celebra litúrgicamente,
por primera vez en la Iglesia la fiesta del
Corazón de María.

Escribe sobre lo que ve y vive en las misiones.

En 1637, sin mencionarlo en su Memorial, Juan
hace aparecer La Vida y Reino de Jesús en las
almas cristianas; con gran éxito y varias
reediciones durante su vida.

Es una defensa del bautismo.

Por él, toda la vida cristiana está
revestida bajo el signo del «misterio
del tiempo» el cual nos ha sido dado, no
hay «tiempo para perder»;

Existir en la condición humana, es igual
a existir en la vocación cristiana.

Cada instante cuenta: en la vida como en
la muerte, el bautizado pertenece a
Jesús;

Puede y debe, donde se encuentre,
hacerse partícipe de sus «estados y
misterios», continuarlos, completarlos,

Tal es la esencia del actuar cristiano,
la Vida auténtica.

Se necesita no solamente
obrar como Jesús: la vida
cristiana no es una pura y
simple imitación; - se
requiere obrar en Él.

Es una interioridad
recíproca entre Jesús y
nosotros:

Jesús nos «conforma» a
su misterio y nosotros
«formamos» a Jesús en
nosotros (Ga 4, 19…).

El Reino interior llega a
ser entonces nuestra
verdadera patria.
Me pregunto:

¿Tengo conciencia de ser,
también yo, enviada/o, con
el poder del Espíritu Santo
a anunciar el Evangelio?

¿Que llamados a la misión
oigo hoy, aquí donde me
encuentro?

¿Cómo tienen lugar en mí
oración tales llamados?
Descargar

LA VIDA DE SAN JUAN EUDES