TERESA DE JESÚS, SANTA, FUNDADORA,
ALEGRE Y ANDARIEGA
De devociones absurdas y santos
amargados, líbranos, Señor.
El amor perfecto tiene esta fuerza: que
olvidamos nuestro contento
para contentar a quienes amamos.
Tristeza y melancolía no las quiero
en casa mía.
Aunque las mujeres no somos buenas para el
consejo, algunas veces acertamos
Para mí la oración es un impulso del corazón, una
sencilla mirada al cielo, un grito de
agradecimiento y de amor en las penas como en
las alegrías.
Sólo amor es el que da valor a todas
las cosas.
El amor de Dios no ha de ser fabricado en
nuestra imaginación, sino probado por
obras.
Parezcámonos en algo a nuestro Rey, que no tuvo casa,
sino en el portal de Belén adonde nació y
la cruz adonde murió.
¡Ay,
qué larga es esta vida!
¡Qué duros estos destierros,
esta cárcel, estos hierros
en que el alma está metida!
Sólo esperar la salida
me causa dolor tan fiero,
que muero porque no muero.
La vida es una mala noche en una mala
posada.
En la cruz esta la vida y el consuelo, y
ella sola es el camino para el cielo.
El amor de Dios es el árbol de la vida
en medio del paraíso terrenal.
Si en medio de las adversidades
persevera el corazón con
serenidad, con gozo y con paz,
esto es amor
Lee y conducirás, no leas y serás conducido.
No le parece que ha de haber cosa imposible a quien ama.
Tengo experiencia en lo que
son muchas mujeres juntas.
¡Dios nos libre!
No sabemos amar... No está en el mayor
gusto sino en la mayor determinación de
desear contentar en todo a Dios...
Dios no ha de forzar nuestra voluntad;
toma lo que le damos;
más no se da a sí del todo hasta que nos
damos del todo.
Descargar

TERESA DE JESJS ANDARIEGA Y FUNDADORA