SENDAS ÉL HARÁ
Nº 50
LA SIEMBRA DE
LAS SEMILLAS
CUANDO JESÚS ENSEÑABA, A
MENUDO CONTABA HISTORIAS
COMO ESTA.
“HABÍA UNA VEZ UN HOMBRE QUE
ESTABA SEMBRANDO LAS SEMILLAS
EN SUS CAMPOS. UNAS SEMILLAS
CAÍAN JUNTO AL CAMINO, LOS
PÁJAROS LLEGABAN Y SE LAS
COMÍAN”.
“OTRAS SEMILLAS CAÍAN ENTRE LAS ROCAS,
DONDE NO HABÍA MUCHA TIERRA, ESAS
SEMILLAS SE CONVERTÍAN EN PLANTAS CON
CIERTA FACILIDAD, PERO COMO LAS RAÍCES
NO PODÍAN ENCONTRAR AGUA, LAS PLANTAS
MORÍAN TAN PRONTO SUBÍA LA
TEMPERATURA”.
“ALGUNAS SEMILLAS CAÍAN ENTRE LAS ZARZAS, LA
HIERBA AHOGABA LAS PLANTAS. PERO OTRAS
SEMILLAS CAÍAN EN BUENA TIERRA. ESTAS
PLANTAS CRECÍAN FUERTES Y ALTAS. EL FRUTO
QUE DABAN ERA TREINTA A CIEN VECES LO QUE SE
HABÍA SEMBRADO”.
JESÚS VIÓ QUE TODOS ESCUCHABAN, UNOS CUANTOS
ASENTÍAN CON LA CABEZA. ESOS ENTENDÍAN, PERO
MUCHOS OTROS MOVÍAN LA CABEZA. ESOS NO SABÍAN
DE LO QUE ESTABA HABLANDO JESÚS. ENTONCES
JESÚS LES EXPLICÓ LA HISTORIA.
MATEO 13:1-9; MARCOS 4:1-9; LUCAS 8:4-8
HAY MUCHAS COSAS QUE DEBEMOS SABER Y SI NO
ENTENDEMOS LAS VERDADES CLARAS DEL
EVANGELIO, ¿CÓMO APRENDEREMOS LAS MÁS
DIFÍCILES? DE LOS MUCHOS QUE OYEN LA PALABRA
DE DIOS UNOS POCOS LA RECIBEN COMO PARA DAR
FRUTO. NUESTRO CORAZÓN DEBE ESTAR PREPARADO
COMO TIERRA FÉRTIL PARA PODER RECIBIR LA
SEMILLA QUE ES LA PALABRA Y PUEDA PRODUCIR EN
NUESTRA VIDA BUENA COSECHA.
CADA MAÑANA AL DESPERTAR Y POR LA
NOCHE AL DESCANSAR, AGRADEZCO TUS
BONDADES A MI VIDA, POR TODO LO QUE ME
PERMITES DISFRUTAR.
SEÑOR JESÚS, YO TE ACEPTO COMO MI ÚNICO Y
SUFICIENTE SALVADOR DE MI VIDA Y DE MI ALMA. SEÑOR
JESÚS, PERDÓNAME TODO LO QUE TE HE OFENDIDO DE
PENSAMIENTO, PALABRA Y OBRA; LÁVAME Y LÍMPIAME
CON TU PRECIOSA SANGRE; ESCRIBE MI NOMBRE EN EL
LIBRO DE LA VIDA. SÉLLAME CON TU ESPÍRITU SANTO.
GRACIAS SEÑOR; EN EL NOMBRE DE JESÚS, AMÉN.
“NO TE QUEDES EN SÓLO HABER OÍDO DE JESÚS,
ATRÉVETE A CONOCERLO A TRAVÉS DE LA LECTURA
DE LA BIBLIA”
Puedes ser feliz hoy ...
sábado, 03 de octubre de 2015
6:32:46 p.m.
Y vivir cada día… Es una decisión...
Descargar

La siembra de las semillas