Pasionistas
SALMO 30
Te ensalzaré, Señor,
porque me has librado,
y no has dejado
que mis enemigos se rieran de mí.
Señor, Dios mío, a ti grité,
y tú me sanaste.
Señor, sacaste mi vida de la tumba,
me hiciste revivir
de entre los que bajan a la fosa.
Tocad para el Señor, fieles suyos,
alabad su memoria sagrada.
Su cólera dura un instante,
y su favor la vida entera.
Al atardecer viene el llanto,
por la mañana, gritos de júbilo.
Yo decía tranquilo:
«¡No vacilaré jamás!».
Tu favor, Señor, me aseguraba
el honor y el poder,
pero escondiste tu rostro,
y quedé turbado.
A ti, Señor, grité,
supliqué a mi Dios:
«¿Qué ganas con mi muerte,
con que yo baje a la fosa?».
«¿Acaso te alaba el polvo,
o proclama tu fidelidad?
¡Escucha, Señor, y ten piedad de mí!
¡Señor, socórreme!».
Cambiaste mi luto en danza,
me desataste el sayal
y me has vestido de fiesta.
Por eso, te canta mi ser
y nunca callará.
Señor, Dios mío,
te alabaré por siempre.
1
No sé como alabarte, ni qué decir Señor,
confío en tu mirada que me abre el corazón;
toma mi pobre vida que es sencilla ante ti;
quiere ser alabanza por lo que haces en mí.
GLORIA,
GLORIA,
GLORIA,
GLORIA,
GLORIA
GLORIA
GLORIA
GLORIA
A
A
A
A
DIOS,
DIOS,
DIOS,
DIOS.
2
Siento en mí tu presencia, soy como Tú me ves;
bajas a mi miseria, me llenas de tu paz;
indigno de tus dones, mas por tu gran amor,
tu Espíritu me llena, gracias te doy, Señor.
3
Gracias por tu palabra,
gracias por el amor,
gracias por nuestra Madre,
gracias te doy, Señor.
Gracias por mis hermanos,
gracias por el perdón,
gracias porque nos quieres
juntos en Ti, Señor.
(Grupo Kairoi – Disco: “JESÚS ES EL SEÑOR” – Musical PAX)
Descargar

Salmo 30 (29)