Said, Edward W. Cultura,
identidad e historia, pp. 37-53
En: Schröder, Gerhart &
Breuninger, Helga, Comps.
Teoría de la cultura. FCE.
Buenos Aires, 2001
Hasta fines del siglo XVIII se consideraba que las
artes además de proporcionar belleza debían
proporcionar utilidad. La sospecha de Platón a la
poesía temía que el poder seductor del arte nos
superaría y le restaría peso a lo bueno y a lo
verdadero como objeto de la poesía.
Cambio fundamental: ocaso siglo XVIII, el
campo estético adquiere autonomía y ya no se
encuentra ligado necesariamente a la moral: la
expresividad y no la utilidad moral se convierte
en la tarea central del artista
* La naturaleza es la fuente principal de la obras
de arte. En Fuentes de yo de Charles Taylor se
afirma que: la idea de nuestra naturaleza
interior se extiende más allá de del último
confín de posibilidades de expresión.
Así como hablamos de naturaleza expresada en
las obras de arte, así nos referimos a la
‘naturaleza interior’ como explicación de
nosotros mismos
Ahora, en la posmodernidad ya no
es así, ya no hay una relación tan
directa entre naturaleza e
identidad
Pero la mayoría de las explicaciones no
relacionan la identidad con la cultura
nacional. (Se cree lo que pasa siempre:
que las propias ideas son así para todo
mundo (son universales) y no que están
enmarcadas en un contexto local). Así con
Taylor,
que
resulta
totalmente
eurocéntrico. “De ningún modo intento
sugerir que sea incorrecto privilegiar el
enfoque de Europa y Occidente; el
problema es no ser consciente de que eso
es lo que se está haciendo.”
“La mayoría de las explicaciones de las diversas
transformaciones y contradicciones que
aparecieron en las artes y en la concepción de
identidad relacionada con las artes no toman
en cuenta el surgimiento de las ideas
modernas sobre la identidad cultural
nacional.”
En la modernidad hay una identificación de
‘quién soy yo’ (identidad) con la cultura
nacional. (Notar que ahora ya no es así,
estamos ante el ‘retorno’ de la persona, el
alejamiento de la masa, de la colectividad
anónima.)
Dos puntos importantes
1 ninguna identidad cultural aparece de la nada;
todas son construidas de modo colectivo sobre
las bases de la experiencia, la memoria, la
tradición y una enorme variedad de prácticas y
expresiones culturales, políticas y sociales
2 desde fines del siglo XVIII hasta el presente las
nociones centrales de Europa y Occidente se
encuentran centradas con el ascenso y la caída
de los grandes poderes imperiales de Europa
(GB, Francia, Rusia, EU)
Déscription de l’Egypte , Napoleón (1)
La novela –el relato- es de importancia
central para el imperio, para la cultura
imperial y la identidad nacional europea.
P. ej. Robinson Crusoe (2) no solo registra sus acciones,
también le permite asumir la identidad construida de
algo que deviene lo que él ya es a gran distancia del
hogar; dominar un ambiente inhóspito, nativos
potencialmente peligrosos y sentimientos de abandono y
desesperación: una consolidación sutil de la estructura
dominante. Afirmaba el sentimiento de ser inglés e
incluía todo un conjunto de expectativas respecto de los
hombres de piel negra, amarilla y marrón, así como el
derecho británico de controlar lugares muy distantes
Se refuerza el valor británico originario: como Ruskin,
profesor que empieza sus lecciones de arte en Oxford en
1870: una raza todavía no degenerada, compuesta de la
mejor sangre nórdica…
Francia estaba centralizada en la persona
del emperador y las nuevas instituciones
científicas y culturales que creó en Paris. La
mayor obra de Berlioz, Las Troyens (3), es
una obra basada en los libros de la Eneida
de Virgilio, es un drama sobre el
imperialismo.
Se extiende la idea de que el imperio debía
continuar mientras los súbditos de razas
inferiores continuaran tal como eran.
André Malraux (4) equipara el heroísmo
nietzscheano de su héroe Perken en La vía
real con la invasión de Indochina, una
posesión francesa..
Ejemplo más claro el de Albert Camus en El
Extranjero (5), se ocupa del asesinato de un
árabe sin nombre, ni padres ni identidad, se
utiliza como trasfondo Argelia como
posesión que hay que defender.
El edificio cultural del imperialismo se
levanta sobre la noción de superioridad
occidental. (ver cita)
P. ej. El Choque de Civilizaciones (6), para
proteger la civilización occidental del Islam y del
confucionismo. No hace falta recordar que
todas las culturas tienen en su seno un
potencial de belicosidad y agresividad
ilimitadas. Los enemigos externos ofrecen una
solución fácil al estancamiento y se emplea gran
cantidad de tiempo en atacarlos y practicar la
auto-exaltación.
En cualquier caso lo importante de una cultura es
su relación con otras culturas y no sólo su interés y
grandeza. Abierta al diálogo y al intercambio.
+ reconocer la verdad histórica de la propia
experiencia
+ reconocer la verdad de otras culturas y
experiencias
+ reconocer la grandeza y la manipulación de que la
cultura es capaz
+ reconocer en la cultura no documentos sino
procesos
+ reconocer en la cultura el potencial para
imágenes audaces y declaraciones osadas
...todo lo demás es menos interesante.
La tesis central de Said es que, a causa del
orientalismo, Oriente no es un tema sobre el
que pueda tenerse libertad de pensamiento,
puesto que se nos da ya definido, acotado y
dispuesto de una forma cerrada y acabada.
También nos dice que la relación entre Oriente y
Occidente es una relación de poder, en la que el
primero se subordina al segundo, el cual emite
la noción colectiva que define el "nosotros"
contra todos aquellos "no europeos".
Said se pregunta cómo la filología, la historia, la
lexicografía, la teoría política y la economía se
pusieron al servicio de una visión del mundo tan
imperialista como la que propone el
orientalismo, cómo se reproduce esa visión y se
amolda a las diferentes épocas.
Descargar

Diapositiva 1