Noveno día:
María: Mujer que
Confía
María: Mujer que Confía
MOTIVACIÓN: La vida de María es una muestra total de
confianza ante Dios. La Llena de gracia nos invita hoy a
escuchar a Jesús y a “hacer lo que él diga”, a dejar nuestras
incertidumbres (y también nuestras certezas) en las manos
del Dios que a lo largo de nuestra historia personal nos ha
demostrado su amor infinito. Es cierto que el mundo nos
invita a centrar nuestra confianza en cosas efímeras. Ante
esta realidad presentamos a María como mujer llena de
confianza en Dios. Ante la incertidumbre y dificultad, ella
supo ponerse en las manos de Dios y confiarle su vida toda.
Desde su invitación, confiemos con ella, en el Dios que todo
lo puede.
CANTO SUGERIDO
ESA FUE LA MUJER
ALBUM: Noticia para todos
Autor: Miguel Matos.
Jn. 2, 1-11.

María no parece tener duda alguna de que Jesús intervendrá. Esta
es la verdadera esperanza cristiana: Tener certeza de la actuación
del Dios de la Historia, en nuestra historia, sin marcarle nosotras/os
ni el momento ni el espacio. (Extracto de la Mística del XXIII
Capítulo General).

Ella sabe tan sólo que su Hijo hará algo, y que ese “algo” será lo
que se necesita, pero no medido de una manera ajustada, sino más
bien con una medida excedente y sobreabundante.

La instrucción que María da a los sirvientes es un llamado a una
sumisión total. Llamado que nos dirige también hoy a nosotros/as,
discípulos/as de Jesús e Hijos de María. No podemos desoír su
mandato.

Ella supo muy bien por propia experiencia que en esta sumisión
total y sin reservas a la voluntad del Padre y de su Hijo está toda
nuestra aventura y felicidad.

La Inmaculada intercede por nosotros y nada hay que su Hijo pueda
negarle.
LA VIDA DE MARÍA HA HABLADO Y NOS
INTERROGA:



Ante esta invitación de “Hacer lo que él diga: ¿Ponemos la confianza
absoluta en su Hijo o nos dejamos acobardar por el medio absorbente y
manipulador que nos rodea?
¿Nuestra confianza es lo suficientemente grande como para hacer brotar de
Dios esos pequeños milagros de cada día?
¿Somos fiesta con vino bueno para los demás o somos tinajas vacías?
Oración final:
“María, Tu te fiaste enteramente de Dios, te dejaste conducir por su mano.
Llénanos de confianza y esperanza en el Señor. Ayúdanos a vivir el presente
densamente y con los ojos puestos en el porvenir; que nuestro caminar sea
ágil, sin ataduras, con el ánimo que impulsa al peregrino, hacia la meta que
se ofrece estimulante.
Danos el talante verdadero del Cristiano: Pies firmes para andar los duros
senderos, ánimo para afrontar las situaciones comprometidas, enraizados en
la esperanza que procede de Dios, para hacer lo que él diga.
Un día feliz cantaremos su gloria por los siglos de los siglos”.
AMÉN.
(Vidal Ayala)
Descargar

Diapositiva 1