Texto: Lisa Engelhardt
Presentación: MARCIA
12 de Marzo de 2003
Deja ya de vivir en un pasado
que se ha ido y en un mañana
que todavía no ha llegado.
La vida es solo este lugar,
este tiempo, este instante,
simplemente ahora.
Relájate y respira.
Inspira el amor infundido
en este instante del tiempo
y de la creación.
Espira el temor.
La aceptación no consiste
en entregar o renunciar; significa
darlo todo: tus esperanzas,
tus dolores, tus preocupaciones…,
a Dios.
Orienta la brújula de tu alma hacia
el perdón.
Esto te ayudará a encontrar el
camino para evitar el rencor.
No impongas tus buenas
intenciones a otros. No
puedes ayudar a los demás
a menos que ellos quieran
que lo hagas.
Sumérgete en la naturaleza.
Cuando no puedas estar
fuera, siente profundamente
dentro de ti la suavidad de la
brisa, la calma del lago, la
promesa del capullo en flor.
Deja ya de intentar ser perfecto.
Tú posees todo cuanto necesitas
para llegar a ser lo que tú
supones que debes ser.
No rechaces parte alguna de ti
mismo. Lo que tú consideras
“basura”, puede convertirse en
terreno abonado para una
nueva vida.
Para estar contento no
es necesario conseguir
todo lo que se quiere,
basta con disfrutar de lo
que se tiene.
¡No te olvides de disfrutar!
Descargar

Saber aceptarse