BESTIARIO
ROMÁNICO
CREADO POR CRISTINA SANFRANCISCO.
IES ABASTOS-VALENCIA
JEFA DTO. GEOGRAFÍA-HISTORIA
CONTENIDO ICONOGRÁFICO DEL ARTE
• El arte cristiano, hablando en términos generales,
siempre ha preferido la representación
antropomórfica de la divinidad, a pesar de
considerar a Dios como un ser espiritual, y por tanto
formalmente irrepresentable. A pesar de esto, no es
menos evidente la presencia de representaciones
“teriomórficas” (zerion=animal y morfos=forma) o
representaciones de la divinidad en forma de animal.
Lo cierto es que ninguna cultura o religión en la
historia ha disfrutado de tal profusión iconográfica
del mundo animal como el románico, bien se trate de
animales reales o fantásticos. (...)
ANIMALES REALES
• Uno de los más interesantes quizá sea
el caso del Tetramorfos, o dicho de otra
manera, de los cuatro vivientes del
Apocalipsis o los cuatro evangelistas,
en el que tres de ellos son sustituidos
por tres animales: El toro, el águila y el
león. (...) El Cordero de Dios que quita
los pecados del mundo, por citar la
frase evangélica completa, es otro de
los ejemplos, o la Paloma que suplanta
al Espíritu Santo.
SIMBOLOGÍA
• Poco a poco la mayor parte de los
animales conocidos por los libros o por
formar parte de la vida cotidiana,
fueron adscribiéndose simbólicamente
al Bien o al Mal, aunque a veces un
mismo animal pueda simbolizar dos
cosas contradictorias, según su
ubicación o su entorno.
ARPÍA.
Similar a las sirenas por sus características físicas:
se distinguen de éstas por su cola de serpiente o escorpión y su lengua trífida
Simboliza a las pasiones, los vicios, los tormentos del deseo
y los remordimientos a los que someten a quienes satisfacen sus vicios.
Son creadoras y provocadoras de tormentas, según la tradición.
El significado literal de su nombre es:
“espíritu áspero dominador de la tempestad”.
Sólo el viento las puede expulsar, es decir, en el románico, el soplo del espíritu.
BASILISCO
BASILISCO
Animal con cabeza monstruosa, cresta de gallo,
cuerpo y cola de reptil o en forma de lanza.
Representa al demonio y su misión era
guiar al infierno las almas de los condenados;
llamado "rey de las serpientes",
esta criatura de mirada mortífera, simbolizaba
el pecado o el diablo.
A veces, su cola se remataba con otra cabeza
CENTAURO: Uno de los signos del zodíaco, también conocido como sagitario.
Tiene cabeza y tronco humanos y cuerpo de caballo; simboliza la fuerza bruta y se dedica a
acosar y tentar a las damas, (por lo que también se le asocia con la lujuria y el vicio en general),
y a las almas (representadas como aves o ciervos).
Por ser pendenciero y belicoso, se le representa luchando con ejemplares de su misma especie.
Suele ser representado como serpiente alada de dos patas. Simboliza al demonio y al pecado
y es alanceado por San Jorge que va a salvar a la dama secuestrada por el monstruo
que simboliza el alma retenida por el demonio en la oscuridad (pecado) de la cueva.
(En los romances medievales es frecuente la lucha entre un caballero y un dragón,
símbolo de la lucha permanente entre el bien y el mal).
A veces aparece luchando contra el elefante, símbolo de las castidad y se enrolla en sus patas para vencerlo.
Puede tener otros significados positivos: su aguda visión lo convierte en buen vigilante, por lo que aparecen
como guardianes de tesoros y lugares sagrados en calidad de centinelas contra el mal, en ciertos casos.
DRAGÓN
HERÁLDICA: La figura del dragón alado medieval pasó a convertirse en símbolo
heráldico de escudos y banderas, como en el caso de la Corona de Aragón.
ESFINGE
Animal fantástico con cabeza de mujer, cuerpo de león y alas de águila.
Su misión era la de vigilar los lugares sagrados
y fulminar con su mirada a quienes no cumplieran las disposiciones
y condiciones de dichos lugares.
GRIFO.
GRIFO.
Monstruo de cabeza y alas de águila y el resto del cuerpo de león
:
.
Fusión de dos animales representantes de Jesucristo uno de la
fuerza terrestre y la otra de la visión celeste.
En el mundo medieval representan las dos naturalezas de Cristo:
La humana y la divina. Fuerza y sabiduría.
Su misión vigilar los lugares sagrados con la agudeza visual
del águila y la fuerza del león.
Por lo tanto, es frecuente verlo en los capiteles de puertas y
ventanas
o acompañando al personaje principal al que está dedicada la
iglesia,.
HIDRA: Serpiente de varias cabezas símbolo del demonio.
NINFAS o NEREIDAS
En la mitología griega, eran las ninfas de las aguas del mar,
manantiales y fuentes que vivían en las profundidades del
océano pero emergían para ayudar a los marinos en apuros.
Su aspecto es de cabeza y tronco femeninos con cola de
pez sencilla o doble( a veces con pies humanos, llevan botas o cola
de escorpión como en la imagen).
Aparecían al mediodía, por lo que se localizan en capiteles o en
portadas orientadas al sur; representan la voluptuosidad, los vicios y
las tentaciones.
Con instrumentos musicales aluden a la música corruptora,
en contraposición a la música celestial, símbolo del orden cósmico
del universo.
Su homólogo masculino es el “tritón” .
EL PERRO
San Miguel lucha contra el maligno
La simbología del perro es ambivalente en el románico: Se le contempla con el atributo de la
fidelidad al amo y como guardián de la casa pero también como lisonjero e hipócrita, incluso como un ser
impuro por su costumbre de curarse las heridas lamiéndose o de volver a ingerir lo vomitado,
en comparación con el pecador, que se redime con la penitencia impuesta en la confesión pero reincide
y vuelve a pecar.
A veces aparece en capiteles de portada devorando y despedazando condenados como símbolo del demonio,
o, como en la foto, en lucha contra el bien.
QUIMERA
Monstruo con cabeza de león y cuerpo de cabra rematado por una cola de dragón.
A veces vomita fuego y representa en general a las fuerzas infernales.
Es un ejemplo de la iconografía de animales inspirada en los monstruos orientales,
creados con partes de diversos animales, a partir de la que los romanos crearon el mito de La Quimera,
monstruo abatido por Belerofonte a lomos de su caballo alado Pegaso.
SÁTIRO:
Representado como un hombre con cuernos
y con patas de macho cabrío.
Simboliza claramente al demonio y el AntiCristo.
SIRENA
Cabeza de mujer con cuerpo,
patas y cola de ave,
(no de pez como la nereida).
Las sirenas seducen a los navegantes
con
sus cantos para arrastrarlos a la muerte
y devorarlos, siendo los navegantes
los creyentes cristianos.
El sentido que tiene este animal fantástico
es doble: el peligro de las tentaciones
nacidas de las bajas pasiones,
y de los deseos, capaces de destruir
el alma humana y la imagen del alma
del condenado al purgatorio
o al infierno.
Las encontramos muy representadas y localizadas en muchos lugares como capiteles de portada,
canecillos, en el interior e incluso en el presbiterio.
Su origen es grecorromano,( recordemos a Ulises), pero los egipcios ya representaban el alma humana
con este aspecto, y de ellos pasó, a través de los musulmanes al románico
.
PERVIVENCIA EN LA ACTUALIDAD
• En bastantes casos, los atributos y su
significado simbólico aún se mantienen.
Baste recordar para demostrarlo la
frase “llorar lágrimas de cocodrilo”, o
sea, lágrimas hipócritas.