EXORCISMOS
Martillo de Brujas (1486)
“Haeresis est maxima
opera maleficarum
non credere”
“No creer en las brujerías
es la mayor de los
harejías”
I.
DEFINICIONES
 EXORCISMOS: son mandatos imperativos
mediante la invocación del nombre de Dios o
de Jesucristo, hechos por un ministro legítimo,
para ahuyentar al demonio de aquel que está
bajo su influjo directo.
 EN-DEMONIADOS: sufren de una acción
hostil producida por un mal espíritu que acosa
desde dentro a una persona.
OBSESIONES: actos hostiles del demonio, que
acosan a los seres humanos desde fuera, es
decir, desde el exterior de su cuerpo físico.
Este tópico cae fuera de nuestro tema.
II.
SACRAMENTALES
Los exorcismos, como las
bendiciones, pertenecen a los
llamados sacramentales.
El Código (can. 1167), "sólo la
Sede Apostólica puede establecer
nuevos
sacramentales,
interpretar auténticamente los
que existen y suprimir o modificar
alguno de ellos”.
El concilio había indicado que
en los ritos sacramentales, con
el correr del tiempo, se han
introducido "ciertas cosas que
actualmente oscurecen de
alguna manera su naturaleza
y su fin"
(S.C. 62).
Con los exorcismos, esto se ha ido
haciendo muy patente a través de los
siglos:
 el primer período, los ritos eran más
bien INOCUOS,
vino después la INVASIÓN de la
demonología y brujería, con la locura
de las danzas, licantropía (personas
convertidas en lobos), ritos satánicos,
y horrendos procesos inquisitoriales.
Las normas del Ritual se ignoraban, y ello dio
lugar a toda clase de excesos y desviaciones.
Lo seguimos viendo en casos de personas
alienadas:
 mató a su propio padre por creer que estaba
poseído por Satanás;
 la madre, que hizo morir a su hijo de pocos meses a
fuego lento por la misma razón.
La iglesia ha empezado a tomar algunas
medidas para suprimir tales desmanes: por
ejemplo, la orden menor exorcista fue
abolida el 1 de enero de 1973.
III.
SIGNIFICADO
DE LA PALABRA
DIABLO - DEMONIO
DIABLO
DEMONIO
diabolo
daimon
Sustantivo con
artículo
No es sutantivo,
neutro, impersonal
Moral y psicológico
Físico
fuera
dentro
tentación
posesión
 El Nuevo Testamento fue escrito en griego. En las
lenguas modernas no se hace distinción entre las
palabras diablo y demonio. Vienen a ser sinónimas. Este
hecho ha dado lugar a muchas confusiones.
 No fue así en la lengua original que usaron los
evangelistas. Las palabras griegas más comunes para
referirse al diablo son la palabra satanás (hebreo o
arameo), que aparece 34 en todo el Nuevo Testamento,
y la griega diabolos, que se encuentra 33 en el Nuevo
Testamento.
 Aparecen siempre usadas como substantivo o nombre
propio y, con el artículo definido. Se refieren, en el
Nuevo Testamento, a un ser personal y maligno. El
enemigo de Dios.
DIABLO
El NT relaciona con el pecado, las
enfermedades y la muerte,
No hay un solo caso en que las
posesiones se atribuyan a él.
La esfera de influencia del diablo es
siempre moral y psicológica, no física.
Su influjo es siempre desde fuera, por
ejemplo a través de tentaciones;
Nunca desde dentro de la persona,
como ocurriría en los casos de
posesión.
No hay “posesiones diabólicas”.
No se presentan casos de posesión
directa por Satanás o por el diablo.
Las posesiones se atribuyen siempre
a demonios o espíritus inmundos.
DEMONIO
Los evangelios llaman posesos a aquellos que
tenían dentro un daimonion.
 Frecuencia:
 posesos como atormentados por un
demonio, (13 en los evangelios),
 poseídos por un espíritu inmundo (24 en los
evangelios).
La palabra griega daimonion, no tiene
ninguna relación etimológica con satanás o
diabolos.
 DAIMONION fue una divinidad extranjera.
 Luego: "seres intermediarios", "poderes
mágicos e impersonales en el hombre", "genio
tutelar", es decir, el espíritu guardián que se
concedía a cada persona en el momento de
nacer.
 Los demonios podían causar enfermedades a
los hombres, mala fortuna. La palabra se usaba
para referirse a lo que llamaríamos
enfermedades interiores; es decir, aquellas cuyas
causas naturales no eran perceptibles al mundo
antiguo, en oposición a heridas externas.
DAIMONION aparece en neutro en los
evangelios, como algo impersonal, como una
fuerza misteriosa.
En el NT, los demonios son cosas dañinas,
carentes de personalidad. Refleja la opinión
popular de aquella época.
Demonio no es un substantivo.
Una traducción exacta, "poseídos por
demonios", sería "afligidos por fuerzas
misteriosas dañinas", o "afligidos por poderes
malignos".
IV.
ENFERMEDADES
EXTERNAS
ENFERMEDADES
EXTERNAS
ENFERMEDADES
INTERNAS
Causa natural perceptible por los Desórdenes internos: causados por
sentidos físicos,
trastornos generales del cerebro
La enfermedad nunca se atribuye a
los demonios.
Se trataba de una enfermedad, una No perceptibles directamente por
herida externa, un impedimento la vista u otros sentidos.
visible en los miembros del cuerpo
humano.
Todos lo podían ver; no había Los psiquiatras y psicólogos llaman
necesidad de recurrir a fuerzas "desórdenes cerebrales orgánicos".
misteriosas.
Todas las aflicciones concretas que
en los evangelios se atribuyen a
posesión demoníaca pertenecen
siempre a esta segunda categoría.
No se hace ninguna
mención de
DEMONIOS en los
siguientes relatos
de milagros:
1) leprosos
La
causa
de
la
enfermedad se hallaba a
la vista de todos, la piel;
los miembros estaban
afectados.
2) ciegos
Enfermedad infecciosa, que se
agravaba con el sol, el polvo, la
arena del aire y, sobre todo, por
falta de limpieza.
 Algo raro pasaba con los ojos de
aquellas personas. Podría decirse
que "se veía" que no podían ver.
3) paralíticos, deformados e inválidos.
El hombre que tenía la mano seca (Mc 3,1-6),
todos podían ver la deformidad de su mano.
Hidropesía (Lc 14,1-6), enfermedad debida a
una acumulación excesiva de fluido seroso en
tejidos o cavidades del cuerpo, y perceptible
por la forma hinchada de las partes afectadas;
La mujer deformada (Lc 13,10-17), que "se
hallaba encorvada y no podía absolutamente
levantar la cabeza".
4) Resurrección de muertos.
La hija de Jairo.
El hijo de la viuda de Naín.
Lázaro.
En todos estos casos había algo
perceptible: rigidez, frialdad, falta
de pulso y respiración, e incluso
putrefacción.
5) fiebre (Mc 1,29-32).
La calentura del cuerpo podía sentirse
y tocarse.
 Suegra de Pedro: la fiebre "la dejó".
 En la mentalidad animística, las
enfermedades se personificaban.
Los enfermos son curados porque "se
marcha" la causa perceptible.
6) hemorroísa (Mc 5).
La cura es descrita:
"Al instante la fuente de su
sangre se secó, y notó en su
cuerpo que estaba curada de
aquel
achaque
o
enfermedad".
 Todas
estas enfermedades
pueden ser denominadas
externas.
La causa física de la
enfermedad era perceptible a
los sentidos, podía verse,
tocarse y señalada.
V.
ENFERMEDADES
INTERNAS
ENFERMEDADES
EXTERNAS
ENFERMEDADES
INTERNAS
Causa natural perceptible por los Desórdenes internos: causados por
sentidos físicos,
trastornos generales del cerebro
La enfermedad nunca se atribuye a
los demonios.
Se trataba de una enfermedad, una No perceptibles directamente por
herida externa, un impedimento la vista u otros sentidos.
visible en los miembros del cuerpo
humano.
Todos lo podían ver; no había Los psiquiatras y psicólogos llaman
necesidad de recurrir a fuerzas "desórdenes cerebrales orgánicos".
misteriosas.
Todas las aflicciones concretas que
en los evangelios se atribuyen a
posesión demoníaca pertenecen
siempre a esta segunda categoría.
1) mudez y sordera.
El mundo antiguo no podía percibir la causa
natural del desorden.
La lengua y la oreja de la víctima eran
normales, como las de todos los demás; sin
embargo, no podían oír ni hablar.
Puesto que no podían ver la causa, el
desorden se atribuía a demonios; en frase de
Marcos, a un espíritu "mudo y sordo" (Mc
9,25), es decir, un espíritu o demonio que
producía mudez y sordera.
2) Epilepsia.
Mateo (17,15) diagnostica la enfermedad
del muchacho como epilepsia (=lunático,
del latín luna, se creía que se debía a
influjo de las fases de la luna).
 Mateo, al igual que los otros, atribuye la
enfermedad a un demonio (17,18).
En los paralelos, Mc y Lc hablan sólo de
demonios y malos espíritus.
Los relatos evangélicos presentan todos los
síntomas de epilepsia, y hay unanimidad
entre los exegetas y psiquiatras en que el
muchacho era epiléptico. Tenemos aquí un
caso de un DESORDEN CEREBRAL atribuido
a demonios.
Los contemporáneos de Jesucristo no podían
indicar la causa perceptible de aquellos
cambios
súbitos
y
extraños
que
manifestaban los que hoy llamamos
epilépticos cuando, de repente, sufrían las
convulsiones.
3) locura.
El geraseno (Mc 5,1ss) mostraba una
conducta anormal; y, por tanto, la gente
pensaba que estaba poseído por fuerzas
misteriosas y malignas: por demonios.
Este caso pertenece a nuestra categoría de
enfermedades mentales; son desórdenes
de la mente o del cerebro y,
consiguientemente, no perceptibles
directamente por los sentidos.
Endemoniado de la sinagoga (Mc
1,21ss).
Es un caso de epilepsia, pues el
espíritu inmundo salió después de
sacudirle
violentamente
(convulsiones) y dando alaridos.
La causa de la enfermedad era
interna.
"estar poseído por demonios" se
aplicaba en aquel tiempo a los que
padecían enfermedades
INTERNAS, cuya causa natural la
gente no podía percibir, y a todo el
que parecía DEMENTE por su
conducta o por las afirmaciones
totalmente increíbles, que
pronunciaba.
VI.
¿EXORCISMOS
EN LOS
EVANGELIOS?
EXORCIZAR es el acto de expulsar malos
espíritus por medio de amonestaciones,
de conjuros, mediante el uso de
ceremonias religiosas solemnes. Denota
la realización de ciertos ritos, y también
la invocación de un nombre santo o
alguna divinidad.
Hay ejemplos de tal práctica en Flavio
Josefo, en los Papiros de aquella época y
en el Talmud.
Procedimiento:
uso de amuletos,
fórmulas mágicas
la invocación del nombre (o series
de nombres) de una divinidad. Al
mencionar tal nombre el demonio
reconocería la presencia de un
poder superior y admitiría la
derrota.
 Nada parecido se encuentra en los
evangelios. No contienen ni un solo caso de
exorcismo propiamente dicho practicado por
Jesucristo, ni que él confiriese a sus apóstoles y
discípulos el poder de exorcizar.
 EXPULSIÓN DE DEMONIOS: es un modo de
expresión usado por los evangelistas para
describir los milagros que se refieren a
enfermedades INTERNAS.
 Razones:
1) El MÉTODO que usó Jesús
para curar los "poseídos por
demonios" es exactamente el
mismo que empleó para
todas las otras enfermedades:
su palabra, su mandato, su
autoridad.
Mt 18,16: "Al anochecer le, llevaron muchos
endemoniados, y expulsó a los espíritus con
su palabra, y curó a todos los enfermos".
Fue también con su palabra como curó a los
afligidos con otras enfermedades (paralítico
de Mc 2,11-12),
o poniendo las manos sobre ellos (Lc 4,40),
o con su presencia (Lc 6,19).
En muchos de estos casos se incluyen también
posesos (Lc 4,41; 6,18).
Hizo curas a distancia:
la hija de la mujer cananea, que
estaba poseída (Mt 15,21-28),
el hijo de un funcionario del rey
(Jn 4,43-54),
el criado del oficial (Mt 8,5-13),
que no estaban poseídos.
2) Pocas relatos (Mc 7,31-37; 8,22-26;
Jn 9,6) se encuentra algo parecido
con actos rituales, pero en estos
casos los evangelistas no afirman que
tales personas fueran posesas.
Jesús tocó los oídos, la lengua y los
ojos de tales enfermos; pero es claro
que no se trataba de posesos.
Pedro sumariza toda la actividad de Jesús
(Hch 10,38):
'Pasó haciendo el bien y curando a los
oprimidos por el diablo..."
El griego usa la palabra DIABOLOS, no
daimonion; todas las enfermedades,
también el pecado y la muerte, se
consideraban relacionadas con el diablo.
Y nadie considera todas esas curas como
exorcismos en su sentido propio.
3) Los evangelistas hacen la
distinción, entre las CURACIONES
de ciertos enfermos y la
EXPULSIÓN de demonios en
otros.
Tal hecho es congruente con la
diferencia entre enfermedades
debidas a causas externas y las
debidas a causas internas.
Hay muchos casos en que la palabra curar
se aplica indistintamente a las dos clases
de enfermos.
Mt 4,14: "Se hablaba de él en toda Siria: le
traían enfermos con toda clase de
enfermedades y achaques, endemoniados,
epilépticos y paralíticos, y él los curaba".
El mismo verbo curar se aplica a demonios
en Mt 12,22; Mc 3,10; Lc 6,19; 7,21; 8,2.
Hay un pasaje significativo: "Jesús recorría
toda la Galilea... curando a la gente de toda
clase de enfermedades y achaques" (Mt
4,23). En el versículo paralelo de Marcos: "Y
Jesús fue predicando... por toda Galilea, y
expulsando demonios" (1,39).
Es claro que exorcismo: la expulsión de
demonios, es lo mismo que curación de
enfermos: los llamados exorcismos son
curaciones milagrosas como todas las
demás.
4) Se ha puesto énfasis en
Jesús dirigiéndose a los
demonios
o
espíritus
inmundos con determinadas
palabras: "Y le ordenó Jesús
resueltamente: Enmudece y
sal de él" (Mc 1,25).
Los vocablos subrayados tienen en griego
un fuerte significado de orden tajante, de
mandato severo.
Sin embargo, la misma palabra la usa
Jesús cuando se dirige
 a los vientos (Mt 8,26),
 al mar (Mt 8,26)
 a las olas (Lc 8,24),
 a Pedro (Mc 8,32)
 a la fiebre de su suegra (Lc 4,39).
La expresión, frecuente en los evangelios, de
que los demonios SALÍAN de muchos
posesos tiene cierto paralelismo con otras
expresiones que no tienen nada que ver con
posesos: “la dejó la fiebre" (Mc 1,31), "se
marchó la calentura" (Jn 4,52), "al instante
se le fue la lepra" (Mc 1,42; Lc 5,13) o
"inmediatamente le dejó la lepra".
En aquella mentalidad, influenciada por
conceptos ANIMÍSTICOS, las enfermedades
eran con frecuencia personificadas.
5) APÓSTOLES. Jesús les dio poder para
curar toda clase de enfermedades
(incluidas aquellas que entonces se
atribuían a demonios), pero no para
exorcizar. "Habiendo convocado a los
doce apóstoles, les dio poder y
autoridad sobre todos los demonios y
para curar enfermedades" (Lc 9,1).
Los paralelos de Mt y Mc se puede inferir que el
poder y autoridad sobre todos los demonios es
equivalente al poder sobre todas las
enfermedades. Marcos habla sólo de espíritus
inmundos (6,7), pero Mateo y Lucas lo
extienden al poder sobre todas las
enfermedades (Mt 10,1).
Los evangelistas se refieren a lo mismo, ya que
la partícula "y" (kai) puede muy bien ser
explicativa: "Poder sobre todos los demonios, ES
DECIR, para curar todas las enfermedades".
6) Los apóstoles curaron enfermos
en el nombre de Jesús; pero si
esto se entiende como exorcismo
tendremos que concluir que
todas las curaciones que hicieron
fueron
exorcismos,
incluso
aquellas que no se atribuían a
demonios.
No se hace distinción alguna en los casos de
Pedro (Hch 5,16) y de Felipe (Hch 8,4-8) con
relación a sus curaciones, que incluyeron
muchas personas con demonios.
Pedro dijo al que pedía limosna y había sido
cojo toda su vida: "Plata y oro no tengo; mas
lo que tengo, esto te doy: en nombre de
Jesucristo el Nazareno, ponte a andar" (Hch
3,6).
Pablo al dirigirse a la muchacha que estaba
poseída: "En el nombre de Jesucristo te
mando que salgas de ella" (Hch 16,18).
Jesucristo dio a los apóstoles un
poder único: el de curar todas las
enfermedades. Pero debido a que
algunas enfermedades se
atribuían entonces a demonios,
muchos han entendido este poder
único como si fuese un poder
DOBLE:
para curar y para exorcizar.
7) EXORCISMO en el NT es un vocablo nunca fue
usado por Jesús o los apóstoles. Exorcizar viene del
griego exorkizo, que significa conjurar. El verbo
aparece dos veces en los evangelios y en ambas se
usa contra Jesús:
El Gerasano le dijo: "Te conjuro por Dios, no me
atormentes". Tenemos aquí a un demonio
exorcizando a Jesús y ¡en nombre de Dios!
La segunda vez que aparece el verbo fue en boca
del sumo sacerdote, el cual dijo a Jesús: "Te conjuro
por el Dios vivo que nos digas si tú eres el mesías, el
hijo de Dios" (Mt 26,63).
Sólo hay un caso de exorcismo propiamente dicho en el
Nuevo Testamento:
 Los hijos de Esceva, sacerdote judío. Hch 19,13 eran
exorcistas (exorkiston). Trataron de imitar a Pablo
diciendo a los malos espíritus: "Os conjuro por Jesús, a
quien Pablo predica". El resultado fue un fracaso. El
poseso se lanzó sobre ellos, los obligó a escapar
desnudos y heridos. Lejos de defender exorcismos y
artes mágicas, el NT está contra todo ello (Hch 8,9-13;
13,6-12).
 Las sanaciones realizadas por Jesús y sus discípulos no
deben llamarse exorcismos. No tienen parecido alguno
con los exorcismos practicados en aquel tiempo.
VII.
Resumen
No puede concluirse de los evangelios y del resto del
NT que hubiera verdaderos posesos en tiempos de
Jesucristo.
Los así llamados padecían de ENFERMEDADES no
perceptibles a los sentidos físicos (enfermedades
interiores), y el vocablo DEMONIO (o espíritu
inmundo) en la lengua griega, que usaron los
evangelistas, no tiene nada que ver con el diablo, y
significaba una fuerza misteriosa y dañina.
En aquel tiempo, se atribuía posesión a aquellas
enfermedades que hoy día pertenecen al grupo de
los desórdenes orgánicos cerebrales, cuya causa no
era detectable al simple ojo.
 Ni Jesucristo ni los apóstoles practicaron exorcismos, ni como se
concebían en aquel tiempo ni como se conciben en nuestros días.
 Al negar la existencia de los así llamados demonios, no se niega en
absoluto la realidad de las curas milagrosas. Jamás un epiléptico
ha sido curado con sólo psicoterapia verbal, y mucho menos
instantáneamente. Lo mismo se puede decir de un sordomudo o
un ciego de nacimiento.
 Aquellos que creen en los milagros de los evangelios no deben
sentirse perturbados por la afirmación de que lo que nos han
narrado los evangelistas no fue la curación de un muchacho
poseído por un demonio, sino de un muchacho que sufría
epilepsia (como en otros casos de mudez o sordera).
 La diagnosis de la enfermedad, o enfermedades, es diferente, más
exacta y más en correspondencia con los avances de la ciencia
actual; pero esto no tiene nada que ver con la realidad de la
milagrosa curación.
 Se ha negado que los demonios fueran seres naturales o
sobrenaturales; pero esto no debe aplicarse al diablo, que siempre
aparece en los evangelios y en el resto del NT como un ser personal y
sobrenatural, enemigo por antonomasia de Dios, de Jesucristo y de los
hombres. Puede negarse la existencia de los demonios y, al mismo
tiempo, retener la existencia del diablo; son dos conceptos
enteramente diferentes.
 Los demonios eran sólo fuerzas misteriosas, dañinas, y se usaban para
explicar de algún modo la naturaleza de ciertas enfermedades que en
aquellos tiempos, más primitivos que los nuestros, parecían
inexplicables.
 Lo que hoy muchos cristianos entienden por demonios se expresa en el
NT como "los ángeles de Satanás" (Ap 12,7), "ángeles del diablo" (Mt
25,41), "los ángeles que pecaron" (2 Pe 2,4) o "los ángeles que no
mantuvieron su rango y abandonaron su propia morada" (Jds 7), etc.
Pero nunca se afirma nada en los evangelios de estos ángeles malos con
relación a posesiones y enfermedades. Son ángeles que simplemente
pecaron desobedeciendo a Dios.