Lo que nosotros hagamos mañana,
Lo
nosotros
hagamos
mañana,
yaque
está
pensado
rigurosamente,
ya está pensado rigurosamente,
y es en vano que te escondas, mi niña,
en vano que te alejes.
¿No ves cómo galopan las tinieblas
al toque clandestino del relente?
¿No ves cómo destellan las estrellas
en el negro celeste?
¿Y no ves cómo el sol todos los días,
nos nutre con su fuego incandescente?
¿No percibes la mano de un artista,
y una obra inteligente?
No luches contra el destino, mi niña,
pues todo será, inexorablemente,
y en este corazón yo llevo escrito,
que tengo que quererte.
Descargar

Diapositiva 1