viviendo
El Nacimiento de Venus
concluida en 1.484
Sandro Botticelli
Terreceleste
rp.: Gustavo Adolfo V. - Formosa Argentina
El Nacimiento de Venus de Sandro Botticelli, constituye una de las pinturas
más bellas de toda la historia de la pintura universal.
La amplitud de la escena representada y la profusión de primorosos detalles
la convierten, sin esfuerzo alguno, en una contundente demostración
de las alturas alcanzadas por el Renacimiento.
La hermosa Venus de la mitología, tuvo su magnífica representación en
la Tierra, cuando Botticelli plasmó en el lienzo llevándola a la
inmortalidad a Simonetta Vespucio, quién se había casado con un miembro
de la familia del conocido explorador Américo Vespucio.
Simonetta fue nombrada ¨Reina de la Belleza¨ y poco tiempo después se
convirtió en la amante de Giuliano de Médici, con quién encarnó la
pareja más destacada de Florencia. Falleció a los 22 años, víctima de la
tuberculosis, y su indisimulable hermosura quedó preservada de
la erosión del tiempo por el pincel de Botticelli, al colocarla como figura central
en este cuadro, transformándola en un mito: un cuerpo perfecto, que
transmite la vulnerabilidad de la juventud, emergiendo de la concha de una
ostra marina en un mar de aguas resplandecientes y brillando como una
preciosa perla
Céfiro
Cloris
Venus
Flora
El Nacimiento de Venus
Recatada, una mano y parte de su cabellera cubren el pubis, mientras que la otra mano
se apoya suavemente sobre uno de sus delicados y diminutos senos.
Parada sobre la áspera superficie de una concha marina y cuya expresión facial es más
atendible a un ser humano acosado por lo que se ha ido para siempre, que en una
divinidad acostumbrada a la permanencia del mundo y de las cosas
Sus cabellos flotan al compás de una brisa, que no es sino el aliento de Céfiro,
dios del viento del oeste. El sostiene a la agraciada y leve ninfa Cloris.
Mientras que a la derecha de la naciente Venus, la diosa Flora (diosa de las flores)
se apresta con diligencia a cubrir la desnudez de la espléndida diosa
con una capa floreada.
El fulgor del mar es perceptible a la distancia; las olas y las flores rosas flotando
en la mansa brisa le otorgan a la escena un fuerte sentido de movimiento.
Se presume que el autor se inspiró para realizar la obra en los escritos
de Homero y de Ovidio.
El Nacimiento de Venus, concluida en 1484, es la primera pintura de un
desnudo femenino del Renacimiento en Europa.
Esta no fue la única pintura donde Simonetta es retratada por el artista florentino,
ya que también está presente en ¨Alegoría de la Primavera¨ (1482), una obra que se
exhibe en la Habitación Botticelli del Palacio de los Uffizi, y que es un sitio de
peregrinaje para amantes y entendidos del arte.
Alegoría a la Primavera, muestra a Venus, en compañía de Las Gracias,
junto a la diosa Flora.
El pintor, que murió soltero,
pidió ser enterrado a
los pies de Simonetta
Venus
(Simonetta)
Las Gracias
La diosa
Flora
Alegoría de la Primavera
Alessandro di Mariano Filipepi
(Sandro Botticelli)
1444 – 1510
Sensible y de temperamento delicado, fue
aprendiz de orfebre.
Concibió sus primeras pinturas
- de temática eminentemente religiosa –
pintando no sólo para la Iglesia Católica
sino también para las familias adineradas
de Florencia, entre los que se encontraban los
poderosos Medici.
Atravesó en sus años finales un periodo
creativo marcado por una intensa
espiritualidad, pintando de un modo arcaico,
sin respeto por las proporciones.
La fama del artista se mantuvo en un
hiato de sombra, y recién a mediados del
siglo XVIII resucita merced a la valoración
de los prerrafaelistas.
Logró algo poco frecuente: que Venus nazca cada día, incesante en su esplendor,
atemporal en su seductora timidez
Aprendamos a vivir las pinturas, no a colgarlas de las paredes.
Gustavo Adolfo Villada
Descargar

Sandro Botticelli