SEÑOR, QUE VEA!
CUARTA SEMANA DE CUARESMA
La mir ada de Dios no es como la
mirada del hombre, pues el hombre
mira las apariencias, pero el Señor
mira el corazón (1Sam.16)
Lo que es esencial es invisible
para los ojos. (El Principito)
Yo soy la luz del mundo, dice el Señor; quien
me sigue tendrá la luz de la vida. (Jo 8,12)
en otro tiempo
erais tinieblas
Ahora sois luz
en el Señor.
(Ef 5,8)
Jesús hizo
barro, me lo
untó en los ojos
y me dijo que
fuese a Siloé.
Entonces fui,
me lavé y
empecé a ver
(cf Jo 9)
Piscina de Siloè
Señor, danos tus ojos para ver
lo que tu ves,
Tus ojos alegres y comprensivos
para ver el lado bueno de las
cosas,
Tus ojos llenos de
dolor y de cansancio
para saber perdonar,
Tus ojos amorosos
para saber amarlo
todo...
¡Ahora veo y creo en ti, Señor!
Monges de Sant Benet de Montserrat
Descargar

28 domingo -B-