DEDICACIÓN DE LA BASÍLICA DE LETRÁN
Hermanos: Sois edificio de Dios. Conforme al don
que Dios me ha dado, yo, como hábil arquitecto,
coloqué el cimiento, otro levanta el edificio.
Mire cada uno como construye. Nadie puede poner otro
cimiento del ya puesto que es Jesucristo.
¿No sabéis que sois templos de Dios y que el Espíritu
de Dios habita en vosotros?
1ªCor 3,9-17
Junto a las fiestas que celebran la gloria de Dios en los
mejores de sus hijos, sobresale la Basílica de San Juan
de Letrán en Roma.
En este día se proclama el relato evangélico de
Jesús en el templo de Jerusalén.
Jesús arroja de sus atrios a mercaderes y cambistas
de monedas.
El evangelio advierte que «Él hablaba del templo de su
cuerpo». Y con razón. El cuerpo es el lugar de
encuentro entre la humanidad y la divinidad.
La dignidad de su cuerpo
resplandece sobre
nosotros que hemos sido
constituidos en templos
del Espíritu.
Y resplandece también
sobre los lugares sagrados
en los que el Espíritu
nos congrega.
El templo sagrado que era el cuerpo de Cristo
sería flagelado y crucificado.
Y esos otros templos que son nuestros hermanos
son atormentados por el hambre y la injusticia.
Los templos no se edifican sólo con piedras. Hace falta
solidaridad y fe, colaboración , esperanza y amor.
Levantar del dolor el templo que son nuestros
hermanos: esa es la misión de la comunidad.
Señor Jesús, te reconocemos
como el nuevo templo
en el que Dios se nos hace
cercano.
Que en ti encontremos
la luz y la fuerza
para seguir construyendo
comunidad en el mundo
profano de cada día. Amén.
Texto:
José Román Flecha Andrés
PALABRA DEL SEÑOR –Salamanca
Presentación: Antonia Castro Panero
Descargar

Diapositiva 1