Lectio divina Domingo II Adviento
Ciclo B. 7 Diciembre 2014
Secretariado Dioc. Cádiz y Ceuta
Música: Música Instrumental
Montaje: Eloísa DJ
Avance Manual
ORACIÓN INICIAL
Señor, quiero ser como Juan
y que te sirvas de mí, para anunciar tu llegada, y colaborar
contigo.
Señor, quiero ser como Juan
y que venga tu Palabra sobre mí y me empujes a proclamarla
y anunciar y denunciar lo que falta en el mundo.
Señor, quiero ser como Juan
y vivir este Adviento, como momento de gracia,
como llamada a darme a los demás.
Y vivir mi existencia, como un pregón de tu esperanza.
TEXTO BÍBLICO Mc. 1,1-8
Presentación y ministerio de Juan el Bautista
Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Está
escrito en el profeta Isaías:
Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el
camino. Una voz grita en el desierto: "Preparad el camino
del Señor, allanad sus senderos." Juan bautizaba en el
desierto; predicaba que se convirtieran y se bautizaran,
para que se les perdonasen los pecados.
Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaban sus
pecados, y é1 los bautizaba en el Jordan.
Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero
a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre.
Y proclamaba: "Detrás de mí viene el que puede más que yo,
y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias.
Yo os he bautizado con agua, pero é1 os bautizará con
Espíritu Santo."
LECTURA
¿Qué dice el Texto?
El adviento es un
tiempo de expectativa,
de preparación,
de disposición,
de esperanza,
de búsqueda, porque
está marcado por la
espera del Señor.
Es disponer nuestro corazón
para que el Señor pueda nacer
en cada uno de nosotros, para
que Él tenga un lugar en
nuestras vidas.
Todas las
exhortaciones que los
textos nos hacen tiene
una única finalidad:
experimentar la
presencia viva y
transformadora del
Señor en nuestra vida.
El sentido y el espíritu de este tiempo es que encontremos
el sentido de nuestra vida en el Señor,
vivir de acuerdo a
su voluntad,
realizar en
nosotros su
proyecto de amor,
dar testimonio de
lo que creemos,
anunciando con nuestra vida el amor total e incondicional del
Señor hacia nosotros.
En este tiempo la Iglesia nos invita a buscar aquello que es
esencial y vital:
el encuentro vivo con el Señor.
Dar a Dios el lugar que le corresponde viviendo nosotros como
hijos en el HIJO.
Las exhortaciones de Juan el Bautista son elocuentes y
significativas, porque nos coloca en la perspectiva de la
búsqueda del Señor y de la disposición que debemos tener
ante Aquel, que nos bautizará en el Espíritu Santo...
En las palabras del profeta Isaías que nos cita Marcos,
encontramos la actitud y la disposición que debemos
tener en estos días de preparación hacia la Navidad:
“…Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos”.
Es una invitación
que nos hace
hoy a nosotros
que
reconocemos a
Jesús como el
Señor, como
Aquel que nos
da la vida y la
salvación y que
nació de María
Virgen.
Pero ante el bullicio de éstos días previos a la Navidad:
de anuncios, de músicas… y ante el cuestionamiento de
Juan el Bautista, surge la pregunta:
…prepararse…,¿para
qué?…,
¿cómo?…,
¿en qué?…
El Adviento no es un tiempo automático,
el encuentro con el Señor no viene de
manera espontánea, sino que nos
tenemos que preparar, es decir:
PARAR para encontrarnos a nosotros
mismos, darnos cuenta de nuestra
situación personal, repensar nuestras
actitudes,
para que sea el Señor
el que ocupe el centro
de nuestras vidas y
nazca en nosotros
cuando celebremos su
Navidad.
Por eso, la Navidad, es tiempo de ENCUENTRO CON UNO
MISMO y de ese encuentro con uno mismo viene la
disposición para que el Señor pueda hacer su obra en
nosotros como lo hizo con su Madre.
Que en este tiempo de gracia que es el Adviento, el Señor
nos ayude a superar nuestras debilidades y limitaciones y
que su amor y misericordia nos transforme,
"Preparad el camino del Señor,
allanad sus senderos." llenándonos de
alegría, gozo y paz.
MEDITACIÓN
¿Qué me dice el Señor en el Texto?
¿Esperas de verdad, confías totalmente
que Jesús te trae la verdadera salvación
y liberación del pecado, de la injusticia,
del miedo…?
¿Crees de verdad en
Él?
Mira tu vida y observa tu manera de ser y de actuar, ¿qué
deberías trabajar de manera especial en este tiempo de
Adviento?
¿Qué es eso que te falta y
deberías profundizar en tu
relación con el Señor y con
los demás?
Ante la exhortación
del Juan el
Bautista,…"Preparad
el camino del
Señor…"
¿No sería
conveniente
acercarte más
al Señor por
medio de la
oración, de la
confesión o de
la comunión
más
frecuente?
San Juan Bautista nos dice
“…allanad sus senderos…"
¿Te afecta en algo?
¿Hay algo que debas solucionar antes
de celebrar la Navidad?
¿Qué puedes hacer
por las personas
necesitadas de
comprensión,
cercanía, ayuda…
para que tu actuar
sea como el Señor
quiere y espera de
ti?
oración
¿Qué respondo al Señor que me habla en el Texto?
Ora con las estrofas del Salmo 84, buscando que sentido
pueden tener hoy para ti y como pueden ayudarte a
prepararte al Nacimiento de Jesús.
Voy a escuchar lo que dice el Señor:
"Dios anuncia la paz a su pueblo y a
sus amigos."
La salvación está ya cerca de sus
fieles,
y la gloria habitará en nuestra
tierra.
La misericordia y la fidelidad se encuentran,
la justicia y la paz se besan;
la fidelidad brota de la tierra,
y la justicia mira desde el cielo.
El Señor nos dará la lluvia,
y nuestra tierra dará su fruto.
La justicia marchará ante é1,
la salvación seguirá sus pasos.
contemplación
¿Cómo reflejo en mi vida lo que me dice Dios en el Texto?
Contempla a Jesús que te dice: “Yo envío a mi mensajero
delante de ti para que te prepare el camino”
¿Reconoces la presencia de Dios que libera y transforma
actuando en lo cotidiano de tu vida?
¿Cómo puedes vivir esto
personalmente, en tu
familia, tu comunidad,
tus amigos…?
“Prepara tu camino” “Preparando el
camino al Señor”.
Son dos caminos
que se han de
transitar juntos;
cuando el tuyo esté
preparado, allanado
sin baches ni
altibajos, entonces
el Señor podrá
transitar, pasar
hacia los que le
buscan, hacia todos
por medio de ti.
La Buena noticia también nos llega a través de las
personas y los acontecimientos concretos que nos
indican el camino que lleva a Jesús.
Interioriza el texto de Marcos y pregúntate:
A lo largo de mi vida, ¿quién me ha indicado el camino hacia
Jesús?
¿he ayudado a alguna persona a
descubrir la Buena Noticia de Dios en
su vida?
¿he sido
precursor
para alguien?
El Bautista ve en
Jesús a Aquel que
realizará la esperanza
del pueblo…
¿qué ámbitos de
esperanza, por pequeños
que sean, puedes tu
ofrecer con tu vida, tus
acciones, tu testimonio…?
acción
¿A qué me comprometo?
Proponte ser mensajero de la esperanza de la Buena Nueva
y ayudar a alguna persona a que se encuentre con Jesús.
La existencia está llena de dificultades, pero el Señor
viene a nosotros:
escucha su palabra, ábrele tu puerta, allana las
dificultades, déjate conducir…
Este pensamiento de Santa Teresa puede ayudarte en esta
etapa del Adviento
“Tiene en tanto este Señor nuestro que le queramos y
procuremos su compañía que una vez u otra no nos deja de
llamar para que nos acerquemos a Él”.
FIN
Descargar

Diapositiva 1