Viernes 30 de diciembre
LA SAGRADA FAMILIA: Jesús, María y José
Eclesiástico 3,2-6.12-14 El que teme al Señor honra a sus padres.
Salmo 127 “Dichoso el que teme al Señor
Colosenses 3,12-21 La vida de la familia vivida en el Señor.
Lucas 2,22- 40 El Niño iba creciendo y se llenaba de sabiduría.
“… Todos los pueblos, para dar un rostro verdaderamente
humano a la sociedad, no pueden ignorar el bien precioso de la
familia, fundada sobre el matrimonio … Así pues, la Iglesia no
puede dejar de anunciar que, de acuerdo con los planes de Dios,
el matrimonio y la familia son insustituibles y no admiten otras
alternativas … La familia cristiana tiene, hoy más que nunca, una
misión nobilísima e ineludible, como es transmitir la fe, que
implica la entrega de Jesucristo, muerto y resucitado, y la
inserción en la comunidad eclesial. Los padres son los primeros
evangelizadores de los hijos, don precioso del creador …
(Papa Benedicto XVI)
“Familia que reza unida permanece unida”
Una navidad en familia y con Dios
En la encarnación se nos regaló a Jesús
quien nació, creció en el seno de una familia. Una
familia en concreto humilde y trabajadora.
Esa Sagrada Familia en cuyo seno vive
Cristo es signo de todo el pueblo elegido y
también imagen y modelo de la comunidad y del
pueblo del Nuevo Testamento que es la Iglesia
reunida en la fe de Cristo.
Es una familia que vive y deja lugar para
el amor. Por eso tiene una vocación cristiana al
matrimonio que no es otra cosa, que vocación a
la santidad. Pues dentro de ella se encuentra: una
comunidad de amor, santuario de la vida, escuela
de valores y esa prolongación de la paternidad de
Dios en la paternidad y maternidad querida y
responsable.
En cada hogar …
Mucha convivencia.
Misericordia entrañable.
Bondad a toda hora.
Dulzura como respuesta.
Comprensión a todo.
Perdón mutuo
“Familia que reza unida permanece unida”
Y alegría desbordante
Sin amor nada es posible: En un mundo saturado por los odios y los
enfrentamientos son cultivo normal para el aborto, el divorcio y esas eternas
huidas para evitar la responsabilidad.
Sin calor hogareño todo se dificulta: por crecen los hogares de
cuidado diario, las guarderías y los centros que albergan a niños sin padres
Hay códigos: que regulan las relaciones de uniones y las relaciones entre
esposos e hijos, pero no garantiza el amor. Y al perderse el respeto se abandona
el diálogo, el encuentro sano, la realización de los esposos como personas que
se mana y respetan. Ante estos códigos nace la discusión de derechos propios y
es aquí donde se rompe la unidad familiar
“Familia que reza unida permanece unida”
Papá – Mamá los
hijos queremos …
• Entre ustedes un
amor fiel. Que sea
único e indisoluble.
• Que nos eduquen
con amor y seriedad.
• Que sean sinceros y
llenos de bondad
para con ustedes y
con nosotros.
Hijos los padres
queremos …
• Que sigan siendo la
prolongación de
nuestro amor.
• Que en los momentos
difíciles podamos ser
escuchados y
atendidos.
• Que nos vean como
padres y amigos donde
la confianza es respeto
y respeto es confianza.
Entre todos un amor que sea la fuente, la vida y el
alma de toda la estructura de la familia.
“Familia que reza unida permanece unida”
Para nunca olvidar …
• Que la Familia es Santuario de la vida.
• Iglesia doméstica.
• Que los padres bendigan siempre y a toda hora a sus hijos.
• Que los hijos sepan escuchar a su debido tiempo que sus
padres les aman.
• El hogar es un lugar de
encuentro para el amor.
• Lo que le sucede a uno le
sucede a todos.
• De los Padres “Dios te
bendiga” hijo, hija.
• De los hijos “Bendición” Papá ,
mamá
Si soy mejor Padre – Madre – Hijo la familia no sólo
crecerá, sino que se convertirá en un sitio
bellísimo donde todos ganarán.
Descargar

Diapositiva 1