Lesiones en la zona lumbar a nivel
muscular.
La columna vertebral
• También conocida como
raquis o espina dorsal, es
una compleja estructura
osteofibrocartilaginosa
que se haya ubicada en
la parte dorsal del torso,
que posee articulaciones
y que tiene como función
principal la de ser un
elemento de sostén,
recubrimiento y
protección de la médula
espinal.
•
Está conformada por 33 vértebras, las cuales
están dispuestas de manera tal, que la
columna posee flexibilidad, estabilidad y
amortiguación de impactos durante la
moción normal del organismo.
Consta de cinco regiones
Región cervical
Región dorsal
REGIÓN LUMBAR
Región sacra
Región coxígea
La columna lumbar
• La columna lumbar es la
zona de la columna
vertebral situada entre la
pelvis y la caja torácica y
tiene 5 vértebras lumbares.
• Las funciones principales
de la columna lumbar son
proteger los nervios
raquídeos y facilitar gran
parte del movimiento del
tronco. Además, sirven
como puntos de anclaje
para los músculos.
A nivel muscular, en la zona lumbar se pueden dar ciertas lesiones. A
continuación vamos a describir algunas de las más frecuentes:
CONTRACTURA LUMBAR
Las contracturas de la musculatura lumbar son
consecuencia de
movimientos bruscos
(como al intentar levantar del suelo algo que pesa mucho).
Si el
movimiento no ha sido excesivamente brusco el músculo
se
contrae como mecanismo de defensa y es
lo que llamamos contractura.
SÍNTOMAS:
• Un dolor agudo y
repentino en la espalda.
• Posible tumefacción y
hematoma (moratón) en
la zona de la rotura.
• Dificultad para el
movimiento – inclinación
anterior, lateral y también
para permanecer erguido.
• La postura de confort es
con la espalda encorvada
y las manos en la zona
de la contractura.
CAUSAS:
• Algunos problemas de la columna
dorsal: artrosis lumbar, discopatía
o protrusiones discales pueden
favorecer la aparición de
contracturas. En las personas que
están sometidas a sobrecargas
continuas sobre esta musculatura,
como es el caso de pacientes con
sobrepeso, pueden producirse
contracturas con cierta frecuencia.
También existen pacientes que en
su actividad laboral permanecen
largos periodos de tiempo
sentados en mala posición.
• La debilidad de la musculatura
abdominal y de la espalda.
• El manejo de cargas (incluido
su levantamiento,
desplazamiento, sostenimiento
o transporte), puede generar
lesiones o contracturas de la
musculatura.
• Mantener posturas
inadecuadas, mantenidas
frecuente y duraderamente.
• Los movimientos de flexión y
torsión de la columna
vertebral, si se repiten muy
frecuentemente.
TRATAMIENT
O:
•
El tratamiento de la contractura se
realiza mediante movilizaciones suaves
en el foco local. Los medicamentos que
pueden aliviar los síntomas son:
analgésicos, antiinflamatorios y
relajantes musculares. El reposo en
cama no debe prolongarse más de 48
horas, después de este periodo es
bueno comenzar a realizar suavemente
las actividades diarias evitando
esfuerzos.
En cuanto a la prevención para los
pacientes que presentan contracturas
frecuentemente, es importante evitar
esfuerzos, no mantener de manera
prolongada una postura y si en la
actividad laboral esto sucede, intentar
moverse periódicamente y realizar
ejercicios suaves para relajar, tonificar
los músculos y seguir una serie de
normas posturales . Es importante
cuidar el sobrepeso y realizar ejercicio
diario.
ESGUINCE LUMBAR
Se produce un esguince lumbar cuando un músculo de
la región lumbar es incapaz de resistir una fuerza brusca
de estiramiento. Se desgarra el tejido conjuntivo y
pueden romperse algunas fibras musculares. El músculo
se alarga y durante algún tiempo es incapaz de realizar
la contracción completa
SÍNTOMAS:
• Quienes padecen un esguince lumbar lo detectan al
empujar, traccionar o girar la espalda, cuando sienten un
dolor lumbar brusco que permite continuar con el
ejercicio al principio pero después de unas horas, el
dolor se hace más intenso y empeora con los
movimientos siendo fuertemente invalidante.
CAUSAS:
• Los esguinces y distensiones
son daños ocasionados a los
tejidos blandos. En la columna
lumbar, los tejidos blandos
incluyen músculos, tendones y
ligamentos. Los esguinces se
limitan a los tendones y
ligamentos. El daño continúa
cuando estos tejidos se estiran
más allá de sus límites
normales debido a la flexión o
extensión excesivas.
• Cualquier fuerza de intensidad
suficiente puede producir un
desgarro en los músculos y
tendones de la zona lumbar.
Esto se produce con frecuencia
en los deportes que requieren
empujar o traccionar contra
resistencia elevada (Ej.:
levantamiento de pesas, fútbol
americano) o un giro brusco de
la espalda (Ej.: baloncesto,
béisbol, golf).
TRATAMIENT
O:
Evitar las posiciones que mantienen el dolor, los gestos dolorosos, y
para que la musculatura fatigada o atrofiada repose. Estas
indicaciones pueden ser variadas, dado que las actitudes y los
gestos dolorosos son con frecuencia muy diferentes.
Se debe prohibir:
1. Todas las posiciones mantenidas largo tiempo que ponen en
tensión los músculos de la región lumbar: no inclinar el tronco hacia
adelante, estar demasiado tiempo de pie o sentado en un sillón o
sofá.
2. En general, los gestos bruscos de rotación del tronco, flexiones
laterales y, sobre todo, la flexión hacia atrás y hacia adelante.
3. Todos los transportes, y particularmente los que son con un solo
brazo (la cartera de negocios, la cesta de la compra…)
•
Habitualmente, el tratamiento es
doble e incluye, tanto
medicamentos para aliviar el dolor
y la contractura muscular, como la
participación en un programa de
terapia física. Los medicamentos
pueden incluir un antiinflamatorio,
un relajante muscular y
medicamentos narcóticos o nonarcóticos para el dolor. Los
•
narcóticos sólo se prescriben
cuando el dolor es agudo o no cede
con un medicamento no-narcótico.
La terapia física incorpora
ejercicios terapéuticos y ‘terapias
manuales’ como ultrasonido,
masaje, compresas calientes o
frías y estimulación eléctrica. Con
frecuencia se le da al paciente un
programa de ejercicios para que
los practique regularmente en
casa. Las terapias “manuales”
actúan disminuyendo la
inflamación, la contractura
muscular y el dolor. Además, los
tratamientos manuales de este
tipo incrementan la circulación en
el sitio del daño y facilitan la
curación.
LUMBALGIA
La lumbalgia o lumbago es un término para el dolor de
espalda baja, en la zona lumbar, causado por trastornos
relacionados con las vértebras lumbares y las
estructuras de los tejidos blandos como músculos,
ligamentos, nervios y discos intervertebrales.
Según su duración la lumbalgia se clasifica en:
• aguda si dura menos de 4 semanas
• subaguda entre 1 y 3 meses
• crónica si dura más de 12 semanas.
•
Determinadas posturas, cuando son
prolongadas y/o inadecuadas, pueden
originar dolor por una sobrecarga de
los músculos lumbares. Lo mismo
ocurre con determinadas actividades
laborales como cargar pesos,
jardinería o trabajos del hogar, ya que
requieren agacharse con frecuencia o
hacer esfuerzos físicos mientras la
columna permanece en una posición
forzada.
•
El sedentarismo excesivo y la práctica
deportiva sin un entrenamiento
adecuado.
•
Las causas de origen inflamatorio
tienen su origen en determinadas
enfermedades que producen una
inflamación de las vértebras, de los
tendones o de las articulaciones
próximas. La enfermedad más
conocida es la espondilitis
anquilosante. Otras causas no
estrictamente inflamatorias pero que
se podrían encuadrar en este
apartado, será el lumbago producido
por infecciones o tumores (poco
frecuentes).
CAUSAS:
•
Las más comunes: el estrés, el
sobreesfuerzo físico y las malas
posturas
•
Degeneración del disco vertebral, la
aparición de artrosis en las vértebras
lumbares, la existencia de
osteoporosis importante, o de una
musculatura lumbar atrófica o una
escoliosis, son entre otras, causas
frecuentes de dolor lumbar. Esto se
debe a que estas anomalías originan
una alteración de la estética normal de
la columna o exponen a las vértebras
a soportar un peso excesivo y en
malas condiciones.
TRATAMIENT
O:
•
•
•
•
El tratamiento del lumbago varía de acuerdo con la causa que lo produce.
Para los dolores producidos por movimientos extremos de la espalda, los
tratamientos suelen basarse en el reposo sobre una superficie dura, la
aplicación de calor sobre la zona lumbar, ya sea mediante una bolsa de
agua caliente o rayos infrarrojos, los masajes especiales o la simple
aplicación de linimentos y bálsamos. En cuanto a medicamentos, los que
con mayor frecuencia suelen recetar los médicos son los analgésicos,
como la aspirina, antiinflamatorios y relajantes musculares.
En casos estrictamente necesarios, hay una intervención quirúrgica. Puede
ser necesaria en pacientes que padecen lumbalgia derivada de una
enfermedad (infección, cáncer, osteoporosis) o en aquellos que pudieran
requerir cirugía cuando el dolor sea intenso e invalidante, haya persistido
durante más de 2 años y no haya respondido a todos los tratamientos
anteriores.
Algunos enfermos de lumbago crónico deben usar corsés o cinturones de
soporte para poder realizar las tareas normales sin sentir un dolor que les
incapacite para ejecutarlas.
Debe mantenerse el mayor grado posible de actividad física.
PREVENCI
ÓN:
•
•
Las personas propensas a
padecer lumbago deben tratar de
mantener la espalda recta de
manera constante y, en particular,
cuando inclinan la espalda o
levantan algún objeto de cierto
peso; en este último caso, el
esfuerzo debe hacerse de forma
exclusiva con los brazos, sin
doblar el tronco y flexionando las
rodillas.
Ayudan a prevenir o evitar el
lumbago algunos ejercicios físicos
destinados a fortalecer la
musculatura abdominal como las
flexiones laterales del tronco, que
se realizan de pie y con las manos
apoyadas sobre la cintura, y la
elevación del tronco con las
manos unidas por debajo de la
barbilla, tras haberse tumbado en
el suelo boca abajo. El más
favorecedor de los deportes es la
Descargar

Lesiones en la zona lumbar a nivel muscular.