Añade dos cucharaditas (30 ml) de leche desnatada en polvo a medio litro (500
ml) de leche entera.
Pon la mezcla a hervir a fuego medio durante 30 segundos, removiendo
constantemente para matar todas las bacterias no deseadas.
Deja que se enfríe hasta alcanzar unos 46-60° C.
Pon 1-2 cucharaditas (5-10 ml) de yogur activo en la mezcla fría de leche.
Remueve bien esta mezcla con una cuchara que hayas esterilizado
previamente con agua hirviendo o que haya estado sumergida en agua muy
caliente.
Vierte la mezcla en vasos o platos esterilizados y tápalos con papel de aluminio.
Fermenta la mezcla a 32-43° C durante 9-15 horas hasta alcanzar la firmeza
deseada.
Añade mermelada, azúcar, fruta, frutos secos. etc. para darle más sabor al yogur:
¡delicioso!
Descargar

e-Bug