Los ángeles son enviados por Dios a traer
la verdad, especialmente grandes
verdades, a personas
específicas en situaciones críticas.
El ángel de la guarda es un ser inteligente
dotado de gran pureza y sirve de puente
entre Dios y su custodiado.
La verdad más grande es que Dios está con
nosotros y para nosotros, y los ángeles
están aquí como una parte
de eso, como sus mensajeros, y ese es el
significado de Ángel, en griego, mensajero.
El mensaje de Dios puede
ser una advertencia, o enviarnos confort
en momentos de peligro o temor.
Los ángeles no están allí para entrometerse en
nuestros asuntos, sino como nuestros ayudantes
en responder a la verdad, nos orientan en la
manera que Dios quiere que actuemos ante una
situación específica, y a veces nos instan a
tomar una acción específica.
Los ángeles tienen sentimientos, se alegran y
entristecen, no tienen género. No negocian, a
menos que Dios los inste a ello, no decaen o
mueren, puesto que son seres espirituales. Ellos
oran por nosotros, y nos guían hacia la verdad,
existen para alabar a Dios y portar el mensaje
y la tarea para la que Dios los envía. Se
presentan ante la gente de todas las religiones,
o incluso ante gente sin creencias, cuando Dios
quiere que ellos escuchen.
No somos simples entes físicos. Poseemos una
gran dimensión espiritual. Nuestros ángeles
cuidan de nosotros y nos ponen en contacto con
nuestro propósito y nuestra misión en esta vida.
Podemos perder el contacto con nuestro ángel
pero nunca dejará de velar por nosotros,
siempre estará allí, en el trasfondo, cuidándonos
en cada paso que damos y deseando brindarnos su
consejo y soporte cuando se lo solicitemos. Nada
es imposible para ellos.
Jesús habla de niños como teniendo sus
ángeles propios. Santo Tomás de Aquino
insistió que Dios dará a todos su propio
ángel guardián.
LE DARA A SUS ANGELES PODER
SOBRE TI PARA MANTENERTE
EN TODOS TUS CAMINOS.
TE SOSTENDRAN EN SUS MANOS,
NO SEA QUE ESTRELLES
TU PIE CONTRA UNA PIEDRA.....
Salmos 91:11-12
MI DIOS HA ENVIADO A SU ANGEL,
Y HA DESVIADO LOS COLMILLOS
DE LOS LEONES,
QUE NO ME HAN HECHO HERIDA
ALGUNA.....
Daniel 6 :22
El ángel viene, a menudo toma
forma humana, hace
su trabajo... y desaparece...
Los ángeles están aquí para responder
nuestras preguntas y ayudarnos a
evolucionar.
Al hablar con nuestros ángeles
extendemos y expandimos nuestra
capacidad de crecimiento y transformación
y nos acercamos más a nuestro Creador.
¿Para qué nos sirve entablar contacto con los
ángeles?
Además de brindarnos su amor, su inspiración,
su apoyo y su agradable compañía, los ángeles
nos pueden guiar mediante sin cronicidades, o
sea, el encadenamiento "casual" de hechos
significativos que vienen en nuestra
ayuda para que podamos lograr nuestros más
elevados propósitos. Los ángeles también nos
dan señales, pistas e incluso consejo directo a
través de canalizaciones o telepatía para
conducirnos hacia lo que es mejor para
nosotros en las distintas encrucijadas vitales,
allanando así nuestro camino de regreso a la
divinidad.
Entablar contacto con ellos es un preciado
regalo y un potente catalizador en nuestro
proceso evolutivo.
Son los mejores psicólogos, pues nos ayudan a
descubrir nuestras respectivas trabas y
bloqueos; los mejores médicos porque nos
develan el verdadero origen de nuestras
enfermedades y los mejores asesores, pues nos
ayudan a modificar nuestro presente para elegir
los más luminosos futuros.
Con cariño,
Descargar

Diapositiva 1