EL PROYECTO NACIONAL
DE CATEQUESIS DE
ADULTOS
La concepción que se tenga de
la catequesis condiciona
profundamente la selección y
organización de sus contenidos,
precisa sus destinatarios y
define la pedagogía que se
requiere para la consecución de
los objetivos (DGC 35).
Para lograrlo, es preciso que los
catequistas identifiquen
adecuadamente la naturaleza de la
catequesis y la de su propia misión,
a fin de no confundirla con otras
acciones pastorales, ni pretender de
la catequesis acciones que no le
correspondan.
La acción catequética, es de
iniciación para los que optan por el
Evangelio y de reiniciación para los
que necesitan completar o
reestructurar su iniciación
(DGC 49).
Proceso de evangelización
Acción
misionera
Acción
catequético
iniciatoria
Acción Pastoral
"Al definir la catequesis como
momento del proceso total de la
evangelización, se plantea
necesariamente el problema de la
coordinación de la acción
catequética con la acción misionera
que la precede, y con la acción
pastoral que la continúa. Hay, en
efecto, elementos que preparan a la
catequesis o emanan de ella".
(DGC 276).
El Proyecto Nacional de Catequesis
de Adultos se enmarca dentro del
proceso de evangelización como un
proceso catecumenal:
Ecclesia in America
Etapas:
El
encuentro
con
Jesucristo
vivo
kerigmática
camino
para
la
conversión
de iniciación
la
comunión
y
la
solidaridad
de integración
de la misión
a la
comunidad
eclesial
“La fe impulsada por la gracia
divina y cultivada por la acción de
la Iglesia, experimenta un proceso
de maduración. La catequesis, al
servicio de ese crecimiento es una
acción gradual” (DGC 88).
Aunque hay una diferencia
fundamental entre la catequesis
prebautismal y la catequesis
posbautismal algunos elementos
del catecumenado prebautismal
pueden ser fuente de inspiración
para la catequesis posbautismal,
que es principalmente a la que se
dirige este Proyecto.
Catecumenado
Catecumenado
purificación
iluminación
Etapas:
kerigmática
de iniciación
de integración
de la misión
a la
comunidad
eclesial
APARECIDA
Discipulado
Etapas:
kerigmática
de iniciación
de integración
de la misión
a la
comunidad
eclesial
DIMENSIONES DE LA FORMACIÓN
1)
2)
3)
4)
HUMANA Y COMUNITARIA
ESPIRITUAL
INTELECTUAL
PASTORAL-MISIONERA
ES UN PROCESO
Para comprender a la
catequesis como un proceso
es necesario:
-Clarificar su fin ya que éste se encuentra subyacente (CT 5; DGC 80)
-Traspasar los límites de la simple instrumentalización y/o adquisición
cuantitativa dirigida a un adiestramiento que se añade al hombre para
mejorarlo existencialmente.
-Ayudar al hombre a afirmarse “cualitativamente”. A madurar su fe que
es un desarrollo que lo ha llevado al acto de lo que está en potencia, desde
el bautismo o desde su encuentro con Jesucristo por la acción misionera.
-Entenderla mejor, acudiendo al doble significado latino: proceder y
derivar. Es un desarrollo que tiene lugar “en el interior”, que parte y se
concluye en la unidad esencial del hombre.
-Referirse a la dinámica intrínseca que irrumpe en la interioridad del
interlocutor, por la acción del Espíritu Santo.
-Implicar estímulos externos adecuados, capaces de despertar en el
interlocutor resonancias tan vivas y llenas de significado, que estimulen
una apropiación valorizadora: Gracia, Catequista, Comunidad.
ES UN PROYECTO
Proyecto es un tema que se pone de moda
con el existencialismo.
En la catequesis tendría su equivalente en
programa; con un significado más amplio
que alude a toda la educación de la fe, a un
ámbito más restringido y limitado en el
tiempo como el proyecto de catequesis de
adultos o cuando se refiere más
explícitamente al ámbito de la didáctica.
El proyecto es el tercer momento de una
actitud compleja, que parte de una tensión
hacia un valor (Evangelio), se hace intención
(Conversión) y se convierte en proyecto
(Seguimiento o discipulado) cuando
concretiza las condiciones empíricas para su
realización (Proyecto Nacional de Catequesis
de Adultos).
Descargar

EL PROYECTO NACIONAL DE CATEQUESIS DE ADULTOS