Hoy es fiesta,
fiesta grande
Es el día del Señor.
Los cristianos
nos reunimos
en la mesa de Jesús.
Dios no quiere caras tristes, no, no
Dios no quiere desunión.
Dios si quiere más sonrisas, si, si.
Dios si quiere más amor.
Hoy es fiesta, fiesta grande
Es el día del Señor.
Los cristianos nos reunimos
en la mesa de Jesús.
Todo aquel que viene a Misa, sí, sí,
que es la cena del Señor,
debe estar en paz con todos sí, sí,
debe estar en paz con Dios.
Hoy es fiesta, fiesta grande
Es el día del Señor.
Los cristianos nos reunimos
en la mesa de Jesús.
A comer su cuerpo y sangre, sí, sí,
Nos invita hoy Jesús,
Solo así seremos fuertes, sí, sí,
Para ser siempre mejor.
Lávame Jesús, lávame Jesús,
Dame de tu agua, lávame Jesús.
Lávame Jesús, lávame Jesús,
Dame de tu agua, lávame Jesús.
Límpiame Jesús, límpiame Jesús,
Dame de tu agua, límpiame Jesús.
Límpiame Jesús, límpiame Jesús,
Dame de tu agua, límpiame Jesús.
Cúrame Jesús, cúrame Jesús,
Dame de tu agua, cúrame Jesús.
Cúrame Jesús, cúrame Jesús,
Dame de tu agua, cúrame Jesús.
Gloria a Dios, gloria a Dios,
gloria al Padre. A Él le sea la gloria
Aleluya, amén. Aleluya amén.
Gloria a Dios, gloria a Dios, gloria al
Hijo. A Él le sea la gloria
Aleluya, amén. Aleluya, amén
Gloria a Dios, gloria a Dios, gloria al
Espíritu. A Él le sea la gloria
Aleluya, amén. Aleluya, amén
Danos un corazón
compasivo como el tuyo,
Señor.
Capaz de conmoverse
con el dolor
y el sufrimiento
de los que están enfermos
y también marginados
por los demás en la
sociedad de nuestros días
Que no separemos a nadie, Señor,
que aprendamos de ti a ser hermanos
y ayudar a los que sufren. AMÉN
EL MANDATO DE LA LEY DE MOISÉS
(Levítico 1-2 y 45-46)
Cuando alguien tenga una mancha
sobre la piel
y se le produzca la lepra,
será llevado ante los sacerdotes.
El que haya sido declarado leproso
andará con la ropa rota y el pelo
despeinado.
Llevará la barba cubierta
y gritará: ¡Impuro! ¡Impuro!
Vivirá sólo y fuera del pueblo.
• Tenían que echarte de casa, aunque
fueras un niño, y vivir lejos de la familia
y de todos los amigos.
• Exclusión total sin poder comunicarte
con nadie y si alguien se acercaba gritar
para que se alejara.
EL
EVANGELIO
Del Evangelio de San Marcos 1,40-45.
En aquel tiempo se acercó a Jesús un
leproso, suplicándole de rodillas:
-- Si quieres, puedes limpiarme.
Sintiendo lástima, extendió la mano y lo
tocó diciendo:
-- Quiero: queda limpio.
La lepra se le quitó inmediatamente y
quedó limpio.
El lo despidió, encargándole severamente:
-- No se lo digas. a nadie; pero para
que conste, ve a presentarte al
sacerdote y ofrece por tu purificación
lo que mandó Moisés.
Pero cuando se fue, empezó a
divulgar el hecho con grandes
ponderaciones, de modo que Jesús
ya no podía entrar abiertamente en
ningún pueblo; se quedaba fuera, en
descampado; y aun así acudían a él
de todas partes.
¿Recordáis la
norma dada por
Moisés y
contenida en el
libro del
Levítico?
¿Qué comportamientos tanto por
parte de Jesús como por parte del
leproso suponen una infracción de
esa norma?
Un leproso no puede
cercarse a la gente
El leproso lo
hace
Y
Jesús se para
con él.
No puede hablar con la gente.
Tiene que gritar: ¡Impuro!
¡Impuro! para que se vayan.
• El leproso no grita y
se pone a hablar con
Jesús.
• Jesús habla con él y
atiende a lo que le pide.
• JESÚS ADEMÁS LE
TOCA
¿POR QUÉ SE ATREVE
A HABLAR CON JESÚS?
¿QUÉ SUCEDE EN EL
ENCUENTRO?
¿QUÉ TIENE QUE
HACER EL LEPROSO AL
QUEDAR CURADO?
Que el leproso se siente
bien por dentro: Ya no
es un maldito ni un
excluido.
Se siente bien con los
demás: Ya no tiene que
marginarse.
Se siente bien con Dios:
Lo que le pasa no es
castigo de Dios.
a Dios
Nos sentimos bien con
nosotros mismos:
Cumplimos lo
prometido.
Nos sentimos bien con
los demás: Vamos
haciendo una cadena
de amistad o una red
bien unida.
Nos sentimos bien con Dios: Vemos que
nos quiere mucho. Y así todos, niños y
mayores, vamos contentos.
NOSOTROS
SOMOS
COMO ALGO
ASÍ COMO
EL LEPROSO
NUESTRA
DIFICULTAD ESTÁ
EN ACOGER Y
AMAR DE TODO
CORAZÓN A LOS
DEMÁS
JESÚS HOY NOS PROMETE QUE NOS
LIBRARÁ A TODOS DE ESA ESPECIE
DE LEPRA QUE NOS IMPIDE AMAR A
LOS DEMÁS DE TODO CORAZÓN.
POR ESO
CANTAMOS
Yo tengo un AMIGO que me ama,
me ama, me ama.
Yo tengo un AMIGO que me ama
su nombre es Jesús
Y ESTAREMOS EN SU VIÑA
TRABAJANDO
EN LA VIÑA DEL SEÑOR ( BIS)
Tú tienes un AMIGO que te ama,
te ama, te ama
Tú tienes un AMIGO que te ama
su nombre es Jesús.
Y ESTAREMOS ……
Credo de los Apóstoles
Creo en Dios, Padre todopoderoso,
Creador del Cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su Único Hijo,
nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia
del Espíritu Santo;
nació de santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos;
subió a los cielos
y está sentado a la derecha de Dios,
Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar
a los vivos y a los muertos.
Creo en el Espíritu Santo,
la Santa Iglesia Católica,
la Comunión de los Santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne,
y la vida eterna. Amén.
Gracias, Señor, por la vida que nos das.
Gracias, Señor, por el don de tu amistad.
Gracias, Señor, tú nos das la libertad.
Ayúdanos a caminar. Gracias, Señor.
TÚ ERES UN PADRE DE VERDAD,
FUERZA DE LOS DÉBILES, SU PAN.
GRACIAS POR TU AMOR Y POR TU
PERDÓN. GRACIAS SEÑOR. (Bis)
s.- El Señor esté con vosotros.
TODOS: Y con tu espíritu.
s.- Levantemos el corazón.
TODOS: Lo tenemos levantado hacia el Señor.
s.- Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
TODOS: Es justo y necesario.
En verdad, Padre bueno,
hoy estamos de fiesta:
nuestro corazón está lleno de agradecimiento
y con Jesús te cantamos nuestra alegría:
TODOS: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!
Tú nos amas tanto,
que has hecho para nosotros
este mundo inmenso y maravilloso.
Por eso te aclamamos:
TODOS: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!
Tú nos amas tanto,
que nos das a tu Hijo, Jesús,
para que él nos acompañe hasta ti.
Por eso te aclamamos:
TODOS: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!
Tú nos amas tanto,
que nos reúnes con Jesús,
como a los hijos de una misma familia.
Por eso te aclamamos:
TODOS: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!
Por ese amor tan grande,
queremos darte gracias
y cantarte con los ángeles
y los santos que te adoran en el cielo.
SANTO ES EL SEÑOR,
OH OH SANTO
LLENOS ESTÁN EL CIELO Y TIERRA
DE TU AMOR. (BIS)
Hosanna en el cielo, bendito el que viene
en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo, hosanna.
Hosanna en el cielo, hosanna. SANTO…
Bendito sea Jesús, tu enviado,
el amigo de los niños y de los pobres.
Él vino para enseñarnos
cómo debemos amarte a Ti
y amarnos los unos a los otros.
Él vino para arrancar de nuestros corazones
el mal que nos impide ser amigos
y el odio que no nos deja a ser felices.
Él ha prometido que su Espíritu Santo
estará siempre con nosotros
para que vivamos como verdaderos hijos tuyos.
TODOS: Bendito el que viene en el nombre del
Señor. Hosanna en el cielo.
A Ti, Dios y Padre nuestro,
te pedimos que nos envíes tu Espíritu
para que este pan y este vino
sean el Cuerpo y la Sangre
de Jesucristo, Nuestro Señor.
El mismo Jesús, poco antes de morir,
nos dio la prueba de tu Amor.
Cuando estaba sentado a la mesa con sus
discípulos, tomó el pan,
dijo una oración para bendecirte y darte
gracias,
lo partió y lo dio a sus discípulos, diciéndoles:
TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL,
PORQUE ESTO ES MI CUERPO,
QUE SERÁ ENTREGADO POR VOSOTROS.
(Decimos todos:)
¡Señor Jesús, tú te entregaste por nosotros!
Después, tomó el cáliz lleno de vino
y, dándote gracias de nuevo,
lo pasó a sus discípulos, diciendo:
TOMAD Y BEBED TODOS DE ÉL,
PORQUE ÉSTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE,
SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA,
QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS
Y POR TODOS LOS HOMBRES
PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS.
(Decimos todos:)
¡Señor Jesús, tú te entregaste por nosotros!
(El sacerdote prosigue)
Y LES DIJO TAMBIÉN:
HACED ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA.
Por eso, Padre bueno, recordamos ahora
la muerte y resurrección de Jesús, el Salvador
del mundo.
Él se ha puesto en nuestras manos
para que te lo ofrezcamos como sacrificio
nuestro
y junto con él nos ofrezcamos a ti.
Todos: ¡Gloria y alabanza a nuestro Dios!
Escúchanos, Señor Dios nuestro;
danos tu Espíritu de amor
a los que participamos en esta comida,
para que vivamos cada día
más unidos en la Iglesia,
con el santo Padre, el Papa Francisco
con nuestro Obispo Jesús
y el Obispo auxiliar Juan Antonio.
y todos los que trabajan por tu pueblo.
TODOS: ¡Que todos seamos una sola familia
para gloria tuya!
No te olvides de las personas que amamos
ni de aquellas a las que debiéramos querer más.
Acuérdate también de los que ya murieron
y recíbelos con amor en tu casa.
TODOS: ¡Que todos seamos una sola familia
para gloria tuya!
Y un día, reúnenos cerca de ti con María, la
Virgen, Madre de Dios y Madre nuestra,
para celebrar en tu reino la gran fiesta del cielo.
Entonces, todos los amigos de Jesús, nuestro
Señor,
podremos cantarte sin fin.
TODOS: ¡Que todos seamos una sola familia para
gloria tuya!
Por Cristo, con él y en él,
a ti, Dios Padre omnipotente,
en la unidad del Espíritu Santo,
todo honor y toda gloria
por los siglos de los siglos. TODOS: AMÉN
Pon tu mano en la mano
de aquel que te da la mano.
Pon tu mano en la mano
de aquel que te dice ven.
Él será tú amigo para la eternidad.
Pon tu mano en la mano
de aquel que te dice ven.
Pon tus ojos en los ojos
de aquel que te está mirando.
Pon tus ojos en los ojos
de aquel que te dice ven.
Él será tu amigo para la eternidad.
Pon tus ojos en los ojos
de aquel que te dice ven.
1. El Señor Dios nos amó
como nadie amó jamás,
El nos guía como estrella
cuando no existe la luz.
El nos da todo su amor
mientras la fracción del pan.
Es el pan de la unidad,
el pan de Dios.
ES MI CUERPO,
TOMAD Y COMED,
ESTA ES MI SANGRE:
TOMAD Y BEBED,
PUES YO SOY LA VIDA,
YO SOY EL AMOR.
OH, SEÑOR,
CONDÚCENOS
HASTA TU AMOR.(BIS)
2.- El Señor Dios nos amó
como nadie amó jamás.
Sus paisanos le creían
hijo de un trabajador,
como todos, Él también
ganó el pan con su sudor,
y conoce la fatiga y el dolor.
ES MI CUERPO,
TOMAD Y COMED,
ESTA ES MI SANGRE:
TOMAD Y BEBED,
PUES YO SOY LA VIDA,
YO SOY EL AMOR.
OH, SEÑOR,
CONDÚCENOS
HASTA TU AMOR.(BIS)
3. El Señor Dios nos amó
como nadie amó jamás.
Él reúne a los hombres
y les da a vivir su amor.
Los cristianos todos ya
miembros de su cuerpo
son,nadie puede
separarles de su amor.
ES MI CUERPO,
TOMAD Y COMED,
ESTA ES MI SANGRE:
TOMAD Y BEBED,
PUES YO SOY LA VIDA,
YO SOY EL AMOR.
OH, SEÑOR,
CONDÚCENOS
HASTA TU AMOR.(BIS)
4.El Señor Dios nos amó
como nadie amó jamás.
Su amor era tan grande
que murió en una cruz.
Su amor era tan fuerte
que la muerte triunfó,
y dejó la tumba
libre y vencedor.
ES MI CUERPO,
TOMAD Y COMED,
ESTA ES MI SANGRE:
TOMAD Y BEBED,
PUES YO SOY LA VIDA,
YO SOY EL AMOR.
OH, SEÑOR,
CONDÚCENOS
HASTA TU AMOR.(BIS)
Danos un corazón
compasivo como el tuyo,
Señor.
Capaz de conmoverse
con el dolor
y el sufrimiento
de los que están enfermos
y también marginados
por los demás en la
sociedad de nuestros días
Que no separemos a nadie, Señor,
que aprendamos de ti a ser hermanos
y ayudar a los que sufren. AMÉN
Descargar

Diapositiva 1