EXPOSICIÓN
Había un filósofo griego, famoso por sus ideas y por la forma
irónica y desenfadada que usaba para expresarlas.
Un día se encontraba en la esquina de una calle próxima a la
plaza donde enseñaba a la gente sus ideas. Estaba riendo como
un loco.
- “¿De qué te ríes?”, le preguntó un caminante.
- “¿Ves esta piedra en medio de la calle?, le contestó. Desde
que he llegado esta mañana, diez personas han tropezado con
ella y la han maldecido, pero ninguna de ellas se ha tomado la
molestia de retirarla para que no tropiecen otras”.
De esta manera intentaba hacer pensar y reflexionar a los
ciudadanos para que tomaran conciencia de los problemas
existentes y de cómo se pueden solucionar.
Es muy típico entre nosotros, mirar y no
hacer nada. Convirtiéndonos
en
filósofos de la vida de los demás y
creyendo que lo mejor es mirar lo que
hacen mal los otros y no meterse.
Además, como el filósofo, a veces nos
reímos de los tropiezos que los demás
tienen.
Pues bien, estamos a tiempo de
conseguir ver la piedra para no tropezar
(ver), reconocer que esa piedra ,u otras,
es un peligro potencial (juzgar) y
finalmente, estamos a tiempo de
retirarla (actuar).
Lo interesante es que además de
hacerlo con nuestras propias piedras,
seamos capaces de hacerlo con las
piedras de tropiezo de los demás.
“Quedarse mirando no siempre es inteligente”.
REFLEXIÓN-COMPROMISO
• ¿Nos limitamos
errores?
a mirar cómo tropiezan los demás en los mismos
• ¿Somos capaces de descubrir las cosas que nos hacen tropezar para no
caer una y otra vez?
• ¿Somos valientes y ayudamos a que otros no cometan los mismos
errores?
Compromiso: “No hablar mal de los amigos”
¿Soy consciente del daño que puedo causar si hago esto?
ORACIÓN FINAL “Conectados con Jesús”
Señor, ayúdanos a ser capaces de descubrir
las cosas que nos hacen tropezar y caer una y
otra vez.
Danos la fuerza de voluntad para levantarnos
si caemos y ayudar a que otros no cometan
los mismos errores.
Concédenos caminar juntos y ayúdanos a
reciclar nuestros los errores.
Padrenuestro…
Descargar

APRENDAMOS A VIVIR DESDE LA INTERIORIDAD CON …