Pasionistas
SALMO 12
¡Sálvanos, Señor,
que se acaban los buenos!
Desaparece la fidelidad
entre los hombres:
cada uno le miente a su prójimo
con labios embusteros
y doblez de corazón.
Que el Señor corte de un tajo
los labios embusteros
y la lengua arrogante
de los que dicen:
«Nuestra fuerza está en la lengua,
nuestras armas son nuestros labios.
¿Quién podrá dominarnos?».
El Señor responde:
«¡Ahora me levanto yo
para defender a los pobres oprimidos
y a los necesitados que gimen.
Voy a salvar a quien lo ansía!».
Las palabras del Señor
son palabras sinceras,
plata pura, sin impureza alguna,
siete veces refinada.
Tú, Señor, nos guardarás,
nos librarás para siempre de esa gente.
Por todas partes
merodean los malvados,
mientras la corrupción se exalta
entre los hombres.
TUS PALABRAS ALIENTAN MI VIDA.
TU PRESENCIA CONFORTA MI FE.
ERES VIDA, VERDAD Y CAMINO,
ERES FUERZA QUE AYUDA A VENCER.
No te tomes descanso en la lucha.
Sé testigo del Reino de Dios.
Sigue siendo ese trigo que muere
para ser una espiga mejor.
Es posible que digan algunos
que es absurda tu forma de ser.
Piensa entonces que no eres del mundo,
aunque Dios te ha sacado de él.
Autor: E. Vicente Mateu
“CREE,OS EN EL AMOR”. - Musical PAX
Descargar

Salmo 12 (11)