“Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad
tan grande que las olas cubrían la barca; pero EL
dormía. Y vinieron sus discípulos y le despertaron,
diciendo: SEÑOR, sálvanos, que perecemos. EL
les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe?
Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y
al mar; y se hizo grande bonanza”
(MATEO 8:24 -26)
Cuando la tempestad llega a tu vida,
descansa en el SEÑOR, ÉL se acuerda de ti.
DIOS rompe todas las cadenas (barreras)
y JESUS es la llave para la solución de todos
los problemas.
Si DIOS alimenta a los pájaros,
¿qué no hará por ti,
que eres la “niña de sus ojos”?
¡Tu vida es preciosa para DIOS!
Aunque andes por el valle de sombra de
muerte,
no temas, porque ÉL está contigo,
tocando tu vida,
arreglando el vaso quebrado,
iluminando tus caminos.
Aliméntate de la palabra de DIOS,
y bebe de su fuente.
Haz tu parte, porque
con CRISTO en tu barco,
¡Tu nunca estarás solo!
“Y esta es la confianza que tenemos en EL, que
si pedimos alguna cosa conforme a su
voluntad, EL nos oye”
(1 JUAN 5:14)
Descargar

Slide 1