3º Nehemías
2º Esdras
1º
Esdras 3
11 Cantaban alabando y dando gracias al SEÑOR: "Porque es bueno,
porque es eterna su misericordia para Israel." Y el pueblo entero prorrumpía en
grandes clamores, alabando al SEÑOR, porque el templo de Yahvé tenía ya
sus cimientos. 12 Muchos sacerdotes, levitas y jefes de familia, ya ancianos,
que habían conocido con sus propios ojos el primer templo, sobre sus
cimientos, lloraban a voz en grito, mientras que otros lanzaban gozosos
clamores. 13 Y nadie podía distinguir los acentos de clamor jubiloso de los
acentos de lamentación, porque el pueblo lanzaba grandes clamores, y el
estrépito se podía oír desde muy lejos.
Esdras 6
15 Y este templo fue terminado el tercer día del mes de Adar; era el año
sexto del reinado del rey Darío. 16 Y los hijos de Israel, los sacerdotes, los
levitas y los demás desterrados, celebraron con júbilo la dedicación de esta
casa de Dios.
19 Los desterrados celebraron la Pascua el día catorce del mes primero. 20
Ya que los sacerdotes y los levitas se habían purificado juntamente, todos
ellos estaban purificados, entonces mataron al cordero de la Pascua para
todos los desterrados, tanto para sus hermanos los sacerdotes como para sí
mismos. 21 Comieron la Pascua los hijos de Israel que habían vuelto del
destierro y todos aquellos que se habían apartado de la impureza de las
naciones de la tierra para unirse a ellos, para buscar al SEÑOR, Dios de
Israel. 22 Y con gozo celebraron por siete días la fiesta de los panes sin
levadura, porque el SEÑOR los había llenado de regocijo, y había vuelto
hacia ellos el corazón del rey de Asiria para animarlos en la obra de la casa
de Dios, el Dios de Israel.
Zacarías 2
10 Canta de júbilo y alégrate, oh hija de Sion; porque he aquí,
vengo, y habitaré en medio de ti -declara el SEÑOR-.
11 Y se unirán muchas naciones al SEÑOR aquel día, y
serán mi pueblo. Entonces habitaré en medio de ti, y sabrás
que el SEÑOR de los ejércitos me ha enviado a ti.
12 Y el SEÑOR poseerá a Judá, su porción en la tierra santa,
y escogerá de nuevo a Jerusalén.
13 Calle toda carne delante del SEÑOR, porque Él se ha
levantado de su santa morada.
Zacarías 8
20 Así dice el SEÑOR de los ejércitos: "Y será que aun vendrán
pueblos y habitantes de muchas ciudades; 21 y los habitantes de
una irán a otra, diciendo: 'Vamos sin demora a implorar el favor del
SEÑOR, y a buscar al SEÑOR de los ejércitos. Yo también iré.'
22 "Y vendrán muchos pueblos y naciones poderosas a buscar al
SEÑOR de los ejércitos en Jerusalén y a implorar el favor del SEÑOR."
23 Así dice el SEÑOR de los ejércitos: "En aquellos días diez
hombres de todas las lenguas de las naciones asirán el vestido de
un judío, diciendo: 'Iremos con vosotros, porque hemos oído que
Dios está con vosotros.'"
Zacarías 8
20 Así dice el SEÑOR de los ejércitos: "Y será que aun vendrán
pueblos y habitantes de muchas ciudades; 21 y los habitantes de
una irán a otra, diciendo: 'Vamos sin demora a implorar el favor del
SEÑOR, y a buscar al SEÑOR de los ejércitos. Yo también iré.'
22 "Y vendrán muchos pueblos y naciones poderosas a buscar al
SEÑOR de los ejércitos en Jerusalén y a implorar el favor del SEÑOR."
23 Así dice el SEÑOR de los ejércitos: "En aquellos días diez
hombres de todas las lenguas de las naciones asirán el vestido de
un judío, diciendo: 'Iremos con vosotros, porque hemos
oído que Dios está con vosotros.'"
Dios tiene un plan
2º Esdras
1º
Esdras el sacerdote-escriba
Esdras 9:1-2
Y acabadas estas cosas, se me
acercaron los príncipes, diciendo:
El pueblo de Israel, los
sacerdotes y los levitas no se han
separado de los pueblos de las
tierras y sus abominaciones …
la mano de los príncipes y de los
gobernantes ha sido la primera en
cometer esta infidelidad.
Al oír esto rasgué mis
vestiduras y mi manto,
me arranqué los pelos de
la cabeza y de la barba,
y me senté desolado …
Yo permanecí sentado,
desolado, hasta la
ofrenda de la tarde
¿Nos duele el pecado?
ORACIÓN DE ESDRAS (cap. 9)
5 Pero a la hora de la ofrenda de la tarde, me levanté de mi humillación con mi
vestido y mi manto rasgados, y caí de rodillas y extendí mis manos al SEÑOR
mi Dios;
6 y dije: Dios mío, estoy avergonzado y confuso para poder levantar mi rostro a ti,
mi Dios, porque nuestras iniquidades se han multiplicado por encima de
nuestras cabezas, y nuestra culpa ha crecido hasta los cielos.
7 Desde los días de nuestros padres hasta el día de hoy hemos estado bajo gran
culpa, y a causa de nuestras iniquidades, nosotros, nuestros reyes y nuestros
sacerdotes hemos sido entregados en mano de los reyes de estas tierras, a la
espada, al cautiverio, al saqueo y a la vergüenza pública, como en este día.
8 Pero ahora, por un breve momento, ha habido misericordia de parte del SEÑOR
nuestro Dios, para dejarnos un remanente que ha escapado y darnos un refugio
en su lugar santo, para que nuestro Dios ilumine nuestros ojos y nos conceda
un poco de vida en nuestra esclavitud.
9 Porque esclavos somos; mas en nuestra esclavos, nuestro Dios no nos ha
abandonado, sino que ha extendido su misericordia sobre nosotros ante los
ojos de los reyes de Persia, dándonos ánimo para levantar la casa de nuestro
Dios y para restaurar sus ruinas, y dándonos una muralla en Judá y en
Jerusalén.
ORACIÓN DE ESDRAS (cap. 9)
5 Pero a la hora de la ofrenda de la tarde, me levanté de mi humillación con mi
vestido y mi manto rasgados, y caí de rodillas y extendí mis manos al SEÑOR
mi Dios;
6 y dije: Dios mío, estoy avergonzado y confuso para poder levantar mi
rostro a ti, mi Dios, porque nuestras injusticias se han multiplicado por encima
de nuestras cabezas, y nuestra culpa ha crecido hasta los cielos.
7 Desde los días de nuestros padres hasta el día de hoy hemos estado bajo gran
culpa, y a causa de nuestras injusticias, nosotros, nuestros reyes y nuestros
sacerdotes hemos sido entregados en mano de los reyes de estas tierras, a la
espada, al cautiverio, al saqueo y a la vergüenza pública, como en este día.
8 Pero ahora, por un breve momento, ha habido misericordia de parte del SEÑOR
nuestro Dios, para dejarnos un remanente que ha escapado y darnos un refugio
en su lugar santo, para que nuestro Dios ilumine nuestros ojos y nos conceda
un poco de vida en nuestra esclavitud.
9 Porque esclavos somos; mas en nuestra esclavitud, nuestro Dios no nos
ha abandonado, sino que ha extendido su misericordia sobre nosotros ante
los ojos de los reyes de Persia, dándonos ánimo para levantar la casa de
nuestro Dios y para restaurar sus ruinas, y dándonos una muralla en Judá y en
Jerusalén.
ORACIÓN DE ESDRAS (cap. 9)
10 Y ahora, Dios nuestro, ¿qué diremos después de esto? Porque hemos
abandonado tus mandamientos,
11 que por medio de tus siervos los profetas ordenaste, diciendo: "La tierra a la
cual entráis para poseerla es una tierra inmunda con la inmundicia de los
pueblos de estas tierras, con sus abominaciones que la han llenado de un
extremo a otro, y con su impureza.
12 "Ahora pues, no deis vuestras hijas a sus hijos ni toméis sus hijas para
vuestros hijos, y nunca procuréis su paz ni su prosperidad, para que seáis
fuertes y comáis lo mejor de la tierra y la dejéis por heredad a vuestros hijos
para siempre."
13 Y después de todo lo que nos ha sobrevenido a causa de nuestras malas obras
y nuestra gran culpa, puesto que tú, nuestro Dios, nos has pagado menos de lo
que nuestras injusticias merecen, y nos has dado un remanente que ha
escapado como éste,
14 ¿hemos de quebrantar de nuevo tus mandamientos emparentándonos con los
pueblos que cometen estas abominaciones? ¿No te enojarías con nosotros
hasta destruirnos , sin que quedara remanente ni quien escapara?
15 Oh SEÑOR, Dios de Israel, tú eres justo, porque hemos quedado un remanente
que ha escapado, como en este día; he aquí, estamos delante de ti en nuestra
culpa, porque nadie puede estar delante de ti a causa de esto.
ORACIÓN DE ESDRAS (cap. 9)
10 Y ahora, Dios nuestro, ¿qué diremos después de esto? Porque hemos
abandonado tus mandamientos,
11 que por medio de tus siervos los profetas ordenaste, diciendo: "La tierra a la
cual entráis para poseerla es una tierra inmunda con la inmundicia de los
pueblos de estas tierras, con sus abominaciones que la han llenado de un
extremo a otro, y con su impureza.
12 "Ahora pues, no deis vuestras hijas a sus hijos ni toméis sus hijas para
vuestros hijos, y nunca procuréis su paz ni su prosperidad, para que seáis
fuertes y comáis lo mejor de la tierra y la dejéis por heredad a vuestros hijos
para siempre."
13 Y después de todo lo que nos ha sobrevenido a causa de nuestras malas obras
y nuestra gran culpa, puesto que tú, nuestro Dios, nos has pagado menos de lo
que nuestras injusticias merecen, y nos has dado un remanente que ha
escapado como éste,
14 ¿hemos de quebrantar de nuevo tus mandamientos emparentándonos con
los pueblos que cometen estas abominaciones? ¿No te enojarías con nosotros
hasta destruirnos , sin que quedara remanente ni quien escapara?
15 Oh SEÑOR, Dios de Israel, tú eres justo, porque hemos quedado un remanente
que ha escapado, como en este día; he aquí, estamos delante de ti en
nuestra culpa, porque nadie puede estar delante de ti a causa de esto.
Oh SEÑOR,
estamos delante de ti en
nuestra culpa
- ¿Cómo voy a afrontar yo ahora
este tema?
- Pero si está ya enquistado y no
molesta
- ¿Cómo le voy a decir yo esto a mi
mujer a estas alturas?
- Si no es para tanto...
- No me compensa
- Puedo funcionar bien así
- Si hasta llevo ministerios
- Otros están peor
- Nadie es perfecto
Y que pase
lo que tenga que pasar
EN CONCLUSIÓN…
El plan de Dios es bueno
El pecado es malo
No vale justificarse
Descargar

Document