Constituciones
Religiosas
Nuestra Pascua inmolada, aleluya,
es Cristo el Señor, aleluya, aleluya.
Pascua sagrada, ¡oh fiesta universal!,
el mundo renovado
canta un himno a su Señor.
Pascua sagrada, ¡victoria de la cruz!
La muerte, derrotada,
ha perdido su aguijón.
Pascua sagrada,
¡oh noche bautismal!
Del seno de las aguas
renacemos al Señor.
Pascua sagrada, ¡eterna novedad!
Dejad al hombre viejo,
revestíos del Señor.
Pascua sagrada. La sala del festín
se llena de invitados
que celebran al Señor.
Pascua sagrada, ¡Cantemos al Señor!
Vivamos la alegría
dada a luz en el dolor
“¿Por qué buscáis
entre los muertos
al que vive?
No está aquí
ha resucitado.”
Lucas 24, 5-6
¿Dónde buscamos nosotros
a Jesús?
Tú, Señor,
fuiste mi esperanza
tú, Señor,
eres mi confianza
desde mi juventud,
desde mi juventud.
En ti, Señor,
no quede defraudado
tú, Señor,
me guías a tu lado
desde mi juventud,
desde mi juventud.
“Las mujeres, entrando en el sepulcro,
vieron a un joven sentado al lado derecho,
vestido con una túnica blanca, y se asustaron.
Pero él les dice: “No os asustéis. Buscáis a Jesús de
Nazaret, el Crucificado;
ha resucitado, no está aquí.
Ved el lugar donde le pusieron.
Pero id a decir a sus discípulos y a Pedro
que irá delante de vosotros a Galilea;
allí le veréis, como os dijo”
Descubrir a Jesús resucitado en el día a día
Sobre la tierra,
Tú eres el Señor
y ensalzado sobre todo
Dios.
Te ensalzo, te ensalzo,
te ensalzo, oh Señor (bis).
“Llega también Simón Pedro siguiéndole, entra en el sepulcro
y ve las vendas en el suelo, y el sudario que cubrió su cabeza,
no junto a las vendas, sino plegado en un lugar aparte.
Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado
primero al sepulcro; vio y creyó, pues hasta entonces no
habían comprendido que según la Escritura Jesús debía
resucitar de entre los muertos.”
Juan 20, 6-9
Vivir como Jesús.
El único camino es el Amor,
el único mandato es el Amor.
¿Cómo sirvo a los demás?
Vive Jesús el Señor (4v)
Él vive, Él vive, Él vive,
Vive,
Vive Jesús, el Señor.
Un sueño
Mapamundi
Corazón
Aleluya.
Un soldado a casa regresó,
un niño enfermo se curó,
no hay trabajo para el joven que lo busca.
El desahuciado se salvó
a causa de una buena acción
y hoy nadie lo repudia, aleluya.
Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.
Un ateo hoy llegó a creer,
un pobre hambriento llegó a comer
y hoy dieron a la iglesia una fortuna.
Si crees que la guerra acabará,
y en el mundo reinará la paz
y no habrá miseria ya ni amargura.
Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.
Que el mandato sea el del amor
y no nos tiente la corrupción
y en el hombre se renueve una alma pura.
Que Dios nos proteja de un mal final
Que un día podamos escarmentar.
Que acaben la violencia y la furia.
Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.
Descargar

Diapositiva 1