El Islam y
la India
ciudades,
religiones y
autócratas
Mapa del mundo
elaborado en 1154 por
el cartógrafo ceutí
Mohamed al-Idrisi para
Roger II de Sicilia.
Orientado hacia el Sur.
Más información aquí.
La gran divergencia: la no-Europa antes de 1800. Islam e India
Hacia el año 900, es decir, 150 años después del fin de las grandes
conquistas árabes y medio siglo antes de la dinastía Song, el Islam
albergaba un gran número de ciudades, sólo algunas menos que la India y
China juntas (según esta fuente). Así pues, el Islam aparece como una de
las civilizaciones más urbanas de entonces (bien entendido que la
población urbana en ningún caso superaría el 10/15% del total)
En Japón y Europa occidental sólo existía una gran ciudad, Kyoto y Roma,
respectivamente. En el Imperio bizantino eran un puñado, con una de
ellas, Constantinopla, muy grande. Dado su menor extensión puede
suponerse que el grado de urbanización de Bizancio era comparable al del
Islam. En América había dos grandes ciudades.
La gran divergencia: la no-Europa antes de 1800. Islam e India
Hacia el año 1200, es decir, en los albores de las grandes conquistas
mongolas, Europa occidental ya contaba con más media docena de
grandes ciudades. La gran urbanización en el Islam también parece haber
aumentado; sobre todo por la proliferación de urbes en el Medio Oriente.
También hubo un ligero aumento en China. En cambio, la India parece
haber perdido posiciones. En Japón ya son dos las grandes ciudades. En
Indochina aparece Angkor, enorme ciudad de breve existencia. También
había dos grandes ciudades en Mesoamérica, diferentes de las existentes
en 900.
La gran divergencia: la no-Europa antes de 1800. Islam e India
Hacia el año 1600 Europa y Japón son las dos regiones más urbanizadas del
planeta. No obstante, China e India siguen contando con un numero
apreciable de grandes ciudades. Al margen de la discutible aparición de
cuatro grandes urbes en África Occidental (reinos yoruba y otros), lo más
destacable del mapa es el fuerte retroceso del Islam. La incorporación del
Imperio bizantino se compensa con la pérdida de Al-Ándalus. Pero más que
nada pesa el retroceso del Siria, Irak y, aún más, Irán, Asia Central y
Afganistán.
La gran divergencia: la no-Europa antes de 1800. Islam e India
Dos modelos de barcos completamente diferentes. El primero es la coca,
de origen báltico, un barco de vela cuadrada, reducida maniobrabilidad
pero gran capacidad de carga. El segundo es el dhow, típico del Índico, un
barco manejable y “naviero” pero con escasa capacidad de carga.
Coca
dhow
La gran divergencia: la no-Europa antes de 1800. Islam e India
El cuadro recoge las principales importaciones realizadas por Portugal, y
las compañías de las Indias Orientales holandesa (VOC) e inglesa (EIC)
desde 1513 hasta 1760. Dada las diferentes fechas de asentamiento y
presencia, los períodos son diferentes, pero pueden contemplarse
conjuntamente con algunas precauciones.
La idea principal es que inicialmente el comercio con Europa se basaba en
las especias, sobre todo la pimienta; mientras que al final del período
predominaban los textiles. También hay una cierta diversificación, con un
peso creciente de mercancías como el té.
Por naciones, y partiendo del hecho de que unos europeos llegaron antes
que otros, se observa que el comercio portugués estuvo más orientado a
las especias. Es notable el peso de la seda bruta en las importaciones
británicas. También lo es el de los textiles, sobre todo teniendo en cuenta
que desde 1700 su introducción en Gran Bretaña estaba prohibida
(aunque no si era reexportado hacia Europa continental).
La gran divergencia: la no-Europa antes de 1800. Islam e India
Sin embargo, la mayor parte del negocio se desarrollaba en la misma Asia,
sin implicación alguna con Europa. Un ejemplo de ello es el comercio del
opio entre la India y China. Desde que en 1729 se promulgaron los
primeros decretos de la dinastía Qing prohibiendo su importación y
consumo el comercio de esta sustancia con la India no hizo más que
crecer. Ese tráfico era posible por la combinación de varios elementos. En
primer lugar, una importante producción en Bengala, provincia que había
sido conquistada por la Compañía Inglesa de las Indias Orientales en
1757. Esta empresa contaba con los medios de transporte necesarios para
la travesía. El opio no era introducido por la EIC sino por comerciantes
chinos que contaban con la connivencia de las autoridades locales chinas
que ignoraban los decretos imperiales de forma flagrante. Poco antes del
comienzo de la primera guerra del opio las importaciones chinas eran
cinco o seis veces mayores que a finales del siglo XVIII, cuando se
reactivaron los decretos de 1729.
La gran divergencia: la no-Europa antes de 1800. Islam e India
Imagen de una de las subcastas inferiores de la India, los vendedores de
sal. Las dos láminas pertenecen al manuscrito Seventy-two Specimens of
Castes in India, elaborado y compilado en 1837 por autores indios para el
reverendo de Madurai, Tamil Nadu, William Twining. Contiene 72 láminas
con imágenes de hombres y mujeres pertenecientes a subcastas de toda
la India, así como a grupos religiosos minoritarios. Es interesante observar
que los miembros de las castas inferiores tienen un color de piel más
oscuro, lo que puede estar relacionado con los orígenes del sistema
muchos siglos atrás.
La gran divergencia: la no-Europa antes de 1800. Islam e India
Cinco gobernantes islámicos perfectos: Mahoma (cuyo rostro
se oculta por devoción) y los cuatro califas electivos o “bien
guiados”: Abu Bakr, Omar, Utman y Alí.
La gran divergencia: la no-Europa antes de 1800. Islam e India
Dos fuentes de legitimidad: Gengis Kan y Tamerlán (también
dos de los mayores genocidas de la Historia)
La gran divergencia: la no-Europa antes de 1800. Islam e India
Caballero sipahi y soldado jenízaro, imágenes de los dos principales
cuerpos militares del Imperio otomano, rivales ellos mismos dentro de
la jerarquía turca. De forma muy general, e imperfecta, los sipahis
representaban el “viejo” ejército que levantó el imperio en tiempos de
los grandes califas, Murad II, Mehmed II, Bayaceto II, Solimán I el
magnífico… Mientras que los jenízaros eran el “nuevo” ejército, que
dirigió su defensa desde el siglo XVII y se convirtieron en un Estado
dentro del Estado (hasta que fueron aniquilados en 1826).
La gran divergencia: la no-Europa antes de 1800. Islam e India
Soldado indio de tiempos del Sha Jahan y mosquetero persa
del siglo XVII. En los dos países los cuerpos militares eran
diversos, aunque se podía reconocer un núcleo central. En el
Irán de Abbas I eran los ghulam, equiparables a los jenízaros
otomanos, y que disponían de mosquetes al estilo occidental.
Descargar

La gran divergencia de la no