El origen del tradicional pesebre surge de Francisco de Asís,
quien se sintió inspirado mientras recorría la población de Rieti
durante invierno de 1223.
Se dice que ése invierno, la Navidad le sorprendió en la ermita
de Greccio y eso le inspiró para reproducir el misterio
del nacimiento de Jesús con personas de la pequeña población.
Tras construir una pequeña casa de paja, trasladaron un asno,
un buey y gran cantidad de otros animales.
e invitó a algunos vecinos del lugar para reproducir
como un homenaje la adoración de los pastores.
Francisco, ayudado por un soldado llamado Juan de Greccio,
comenzó los preparativos 15 días antes del 25 de Diciembre.
Nueve días antes del 25 de diciembre
convocó a todo el pueblo para celebrar una misa
en presencia de la representación del Nacimiento.
Predicó sobre la natividad del rey pobre
y sobre la pequeña ciudad de Belén con tanto amor y devoción
que todos los presentes vivieron una verdadera navidad.
San Francisco de Asís pidió luego la autorización al Pontífice
Honorio III para reproducir siempre el misterio del nacimiento.
La idea de reproducir el nacimiento se popularizó
rápidamente en todo el mundo cristiano.
De los seres vivos se pasó a la utilización de figuras
en diversos materiales.
Al principio a estas reproducciones se les llamó Belenes refiriéndose al pequeño
pueblo en donde nació es Jesús y se acostumbra a prepararlo en familia
acompañado de villancicos el 8 de Diciembre día de la Inmaculada Concepción.
Al prepara el pesebre en el hogar no olvidemos también
de preparar nuestro pesebre espiritual
donde nacerá nuestro querido Salvador.
Descargar

Diapositiva 1 - Hermandad Ntra. Sra. de las Mercedes