La Liturgia de hoy nos recuerda
que la Cuaresma no es un tiempo para tirar piedras,
sino para construir la fraternidad.
El problema del mal y del pecado no se resuelve
con el castigo y la intolerancia, sino por el amor y la misericordia.
En la 1ª Lectura,
Isaías anuncia la liberación
del exilio y el retorno a Israel
como un nuevo Éxodo a
la Tierra Prometida. (Is 43,16-21)
* Ese "camino" es
imagen de otra liberación,
que Dios nos invita
a hacer en la Cuaresma y
que también nos llevará
a la Tierra Prometida,
donde corre la vida nueva.
- ¿Cuáles son las esclavitudes
que impiden, hoy,
la libertad y la vida?
- ¿Qué nos mantiene aún
alienados, presos y esclavos?
En la 2ª Lectura, Pablo afirma que la única cosa que le interesa
es conocer a Jesucristo. Todo lo demás es basura (Flp 3,8-14)
* ¿Qué basura me impide a mí nacer con Cristo a la vida nueva?
En el Evangelio tenemos una conmovedora escena de la vida de Jesús
ante una mujer PECADORA. (Jn 8,1-11)
El domingo pasado, con la Parábola del Hijo Pródigo,
Jesús nos mostró el amor misericordioso de Dios.
Hoy, Él nos da el ejemplo, pasando de las palabras a los hechos...
- Jesús enseñaba en el templo.
- Los escribas espiaban al Maestro, buscando pretextos para acusarlo.
Trajeron a una mujer sorprendida en pecado de adulterio y
según la ley de Moisés tales personas debían ser apedreadas.
Aprovecharon para dejar a Cristo en situación embarazosa:
"Maestro, ¿qué vamos a hacer con esta mujer,
perdonarla o apedrearla, como manda nuestra ley?"
- Para los escribas y fariseos,
era una oportunidad
para probar la fidelidad de
Jesús a las exigencias de la
Ley.
- Para Jesús, fue una
oportunidad para revelar
a actitud de Dios frente
al pecado y al pecador.
- Jesús no acepta una ley
que en nombre de Dios
genera muerte,
por ello no respondió
y se puso a escribir en el
suelo.
Ante la insistencia
de los acusadores,
se levantó y los desafió:
“El que esté libre de pecado,
que tire la primera piedra”
- E, inclinándose
de nuevo, continuó
escribiendo en el suelo.
No sabemos qué.
Según una tradición,
Jesús escribía los pecados
de cada uno de ellos...
Y entonces aquellos
"cumplidores" de la ley,
envergonzados,
fueron marchándose uno a
uno, comenzando por los
más viejos...
Sólo quedaron en el patio
del templo la mujer,
los discípulos y Jesús...
- Entonces Jesús
preguntó:
"Mujer, ¿ninguno te ha condenado?
Tampoco yo te condeno...
En adelante, no peques más..."
* La mujer no había manifestado ninguna señal de arrepentimiento.
Y Jesús le invita a seguir un camino nuevo de libertad y paz.
Jesús no aprueba el pecado, pero no condena a la pecadora.
Lo importante es la conversión de las personas, no su condenación.
En el Sacramento de la Reconciliación, Dios sigue diciéndonos:
"Tus pecados están perdonados. Vete en paz y no peques más..."
En el episodio, Jesús nos ofrece:
+ Una imagen de Dios,
Un Dios que es más misericordia, que justicia.
No quiere la muerte del pecador, sino su plena liberación.
La fuerza de Dios no está en el castigo, sino en el Amor.
+ Un "NO" a la hipocresía fiscalizadora de los escribas,
de ayer y de hoy...
También hoy la intransigencia habla más fuerte que el amor.
Se mata, se oprime, se esclaviza en nombre de Dios.
Todos somos pecadores y no tenemos el derecho de condenar,
de hacernos jueces de los otros...
- Cuando los acusadores oyeron las palabras de Jesús,
dejaron las piedras y se marcharon enseguida.
Nosotros, por lo contrario, oímos la Palabra del Evangelio,
pero no soltamos las piedras, ni recogemos nuestra lengua.
+ Una LLamada:
No debemos discriminar
o condenar a la gente caída
a la vera del camino.
Ellos no necesitan
de jueces...
sino de salvadores...
* ¿Cuál nuestra
actitud, ante
estas personas?
- ¿La de Cristo?
Él tuvo
"compasión y
comprensión..."
No aprobó
el pecado... Pero
no condenó a la persona....
“Tampoco Yo te condeno... Vete en paz y no peques más..."
- ¿O a los escribas? con piedras en las manos, o en la lengua.
* En nuestras comunidades, ¿hay aún hoy personas, que
continúan tirando piedras?
- ¿Cuáles serían las piedras, que también hoy continuamos
tirando, machacando... Y a veces hasta destruyendo su buen
nombre?
- ¿Qué podría estar escribiendo hoy Cristo de nosotros, en el
suelo?
 ¿Podríamos enfrentar al desafío de Cristo:
"Quien no tenga pecado que tire la primera piedra?"
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
- 17.03.2013
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: P. José Luis Uranga, CMF
Música: Amor nunca morre
Pe. Zezinho
Paulina COMEP
Busca la dirección: http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Slide 1