Los Habsburgo
Madrid: Antes y Después
Edificios, monumentos, calles...
Ropas, costumbres y fiestas
La familia
1.- Los Habsburgo
En 1517, Carlos de Habsburgo, nieto del emperador germano Maximiliano I, llegó
a Castilla como rey de Castilla y Aragón.
Más tarde también heredaría el Sacro Imperio Romano Germánico.
Emprendió campañas militares por toda Europa buscando la consolidación de su
imperio y la defensa de la cristiandad. Así, se enfrentó a los turcos que
avanzaban por el este de Europa, al rey Francisco I de Francia (por las ricas
ciudades italianas) y a los protestantes.
Pero estas empresas requerían de un gran esfuerzo económico. Las rentas
procedentes de la exportación lanera de Castilla a Flandes y la plata que venía de
América no eran suficientes o no llegaban a tiempo, por lo que Carlos tuvo que
recurrir a diversos préstamos de banqueros alemanes y genoveses, lo que
comprometió gravemente el futuro económico de sus reinos.
Tanto esfuerzo le obligó a abdicar en su hermano Fernando (Sacro Imperio) y en
su hijo (reinos hispánicos y colonias americanas, Países Bajos y posesiones
italianas). Se retiró a un monasterio en Yuste (Cáceres) donde murió dos años
después (1558).
Felipe II, el hijo de Carlos I de España y V de Alemania, recibió,
además de su herencia, todos los problemas que habían preocupado a
su padre: imponer su autoridad sobre la nobleza y conseguir dinero
suficiente para mantener un territorio tan extenso y heterogéneo.
Durante su reinado tuvo que declarar la bancarrota tres veces.
Además, en 1580, Felipe amplió sus posesiones con la incorporación
del reino de Portugal.
Aún más que su padre, Felipe II se convirtió en defensor de la Iglesia
Católica y luchó con determinación contra los protestantes en los
Países Bajos, en Inglaterra (La Armada Invencible - 1588).
Felipe II poseía una gran capacidad de trabajo: se encargaba
personalmente de muchos de los asuntos de su Estado, revisaba la
correspondencia y todos los documentos generados por los Consejos y
la aplicación de sus decisiones.
A diferencia de los reyes medievales, Felipe era un burócrata. Es decir,
administraba personalmente el Estado, sin delegar sus funciones en
nobles que pudieran oponerse o deformar sus objetivos.
2.- Madrid: Antes y Después
Es durante el reinado de Felipe II cuando la capitalidad del reino español se
traslada a Madrid (1561).
Anteriormente, la corte seguía al rey, viajando entre Valladolid y Toledo.
Hasta entonces Madrid no era más que una villa. Carlos I ya comenzó a enriquecer
la ciudad construyendo palacios y monumentos.
Posteriormente, cuando Felipe II la convirtiera en capital de España, la ciudad
creció notablemente.
El primer paso fue abastecer debidamente de harina y carne a la población, tanto a
la residente como a la que se trasladaría con la Corte.
Se comenzaron a elaborar ambiciosos proyectos que perseguían la modificación
total de la ciudad: alineación y ensanchamiento de calles, nuevas instalaciones
municipales de abastos, derribo de trozos de muralla y puertas, construcción de
un Hospital Real, templos adecuados a la nueva condición de capital, hospicios,
orfanatos y otros equipamientos necesarios.
El gran problema fue la lentitud con que se llevaron a cabo todos estos planes, así
como el aumento masivo de población. De esta forma, la ciudad fue creciendo
de forma desordenada y caótica, dando paso a la suciedad hasta el punto de
convertirse en la capital más sucia de Europa.
3.- Edificios, monumentos,
calles...
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Puerta del Sol.
Catedral de la Almudena.
Palacio Real.
Monasterio de Corpus Christi.
Convento de la Encarnación.
Iglesia de San Ginés.
Basílica de San Francisco.
Plaza Mayor.
Plaza de Oriente.
Plaza Santa Cruz.
* Calle Mayor.
* Calle del Arenal.
* La Latina.
* Carrera de San Francisco.
* Calle Imperial.
* Calle Toledo.
* Gran Vía.
* Plaza de Isabel II.
* Plaza de Puerta Cerrada.
* Campo del Moro.
PUERTA DEL SOL
La Puerta del Sol fue en el siglo XV uno de los accesos a la cerca
o muralla que contenía la antigua villa medieval de Madrid.
Esta cerca estaba presidida por un Sol, indicando que la
cerca miraba hacia levante.
Posteriormente, la Puerta del Sol se convirtió en un lugar de
reunión típico donde la gente se reunía en torno a las Gradas
de San Felipe, en la iglesia de San Felipe el Real, situada en
la Puerta del Sol esquina Calle Mayor. En aquel entonces
ocupaba sólo la mitad del espacio actual.
CATEDRAL DE LA ALMUDENA
La Catedral de Nuestra Señora de la Almudena existió como proyecto
desde el siglo XVI pero no tuvo financiación hasta siglos después.
Anteriormente a la fundación de la Catedral, existía una mezquita árabe
que los cristianos transformaron en la Iglesia de Santa María. Ésta
fue reemplazada por una iglesia mayor que, a su vez, fue demolida
para ampliar la Calle Mayor.
PALACIO REAL
El origen del palacio se remonta al siglo IX en el que el reino musulmán
de Toledo construyó una edificación defensiva que después usaron
los reyes de Castilla, sobre la que en el Siglo XVI, se construyó el
Antiguo Alcázar.
PLAZA MAYOR
Su historia se remonta al siglo XV, cuando era el lugar donde confluían
los caminos de Toledo y Atocha, y de donde partían todos los viajes
al exterior de la ciudad. En aquel momento se le conocía como la
Plaza del Arrabal, uno de tantos nombres que tuvo hasta ser llamada
Plaza Mayor. Cuando a finales del siglo XVI la corte se desplazó a
Madrid, Felipe II mandó la construcción de la plaza, pero no sería
hasta el reinado de Felipe III cuando se concluirían las obras.
Hay que destacar que a pesar de haber sufrido tres incendios, en 1631,
1670 y 1790, y las reformas consecuentes, la plaza a conservado su
trazado original.
Fue durante siglos el lugar de reunión de los madrileños: allí se
celebraban actos públicos oficiales -como la coronación del rey-,
festivales, ejecuciones, mercado, corridas de toros, autos de fé de la
Inquisición, etc.
4.- Ropas, costumbres y
fiestas
• Se celebraban actos públicos oficiales -como la coronación del
rey-, festivales, ejecuciones, mercado, corridas de toros, autos
de fé de la Inquisición, etc.
• Algunas de las actividades más importantes eran los mercados
y ferias.
• La sociedad se dividía en estamentos según tuvieran o no
privilegios: nobleza, Iglesia y campesinado.
• Las vestimentas venían determinadas por el estamento al que
perteneciese cada uno.
5.- LA FAMILIA
La familia: la célula básica de la sociedad en la modernidad, fue la
familia. A través de esta, se materializaba un sistema de relaciones
sociales, en el que se contemplaba como prioritario el grupo de
origen. La figura mas relevante, pues actuaba como engranaje
articulador de la familia, era la masculina, encargada de garantizar
los valores y el honor del linaje, vinculados los primeros de forma
muy estrecha a los propugnados desde las esferas eclesiásticas.
La familia, también actuaba como eje principal de la economía a nivel
individual, pues la cantidad de hijos, si eran varones con más
facilidad, repercutía directamente en la capacidad de ascenso de esta
en el escalafón de los planos social, económico y político.
Sobre el tipo familiar, aun sin abandonar la tendencia general, es decir
la de la familia nuclear, se observa un mayor porcentaje con un
modelo múltiple o extenso en el que solían convivir varias
generaciones de una misma familia en un lugar concreto.
FIN
Descargar

Document