LA ACTITUD EN LA
VIDA CRISTIANA
La paradoja de Juan y José nos plantea las siguientes
preguntas.
1.
¿Cómo puede ser que el
esposo y la esposa se
sientan juntos durante el
culto, pero mientras uno
crece el otro se queda
estancado?
2. ¿Cómo es posible que dos
estudiantes escuchen la
misma clase de Escuela
Dominical, el mismo mensaje
o lean la misma Biblia, pero
mientras uno sale
entusiasmado el otro no se
conmueve en absoluto?
3. ¿Cómo es posible que una
familia acuda al culto
dominical, algunos se sienten
animados a aplicar la Palabra
de Dios a su vida y otros ni
siquiera recuerdan de qué se
predicó?
Imaginemos dos barcos en el
mar,
navegando en sentidos
opuestos,
bajo el soplo del mismo
viento.
4. ¿De qué depende el curso
¡TODO DEPENDE DE
NUESTRA ACTITUD CON
QUE NOS ACERCAMOS A
DIOS!
La parábola del Señor
Jesucristo en
Mateo 13:1-9
I. UNA MENTE CERRADA
“. . . parte de la semilla cayó junto al
camino y vinieron las aves y la
comieron” (v. 4).
1. El primer tipo de oyentes es el que
tiene la mente limitada.
2. Tales personas se sientan a
escuchar en forma pasiva.
3. Los oyentes pasivos prestan
atención hasta un cierto punto pero
luego evaden los compromisos.
II. LA MENTE DEBIL, EMOTIVA
Y SUPERFICIAL.
“Parte cayó en pedregales,
donde no había mucha tierra;
y brotó pronto porque no
tenía profundidad de tierra;
pero salido el sol, se quemó y
porque no tenía raíz, se secó”.
(vs. 5, 6)
En los versículos 20 y 21 Jesús
interpretó la analogía:
“Y el que fue sembrado en
pedregales, este es e l que oye
la palabra, y al momento la
recibe con gozo; pero no tiene
raíz en sí, sino que es de corta
duración, pero al venir la
afliccion o la persecución pro
causa de la palabra, luego
1. La experiencia de los
granjeros palestinos.
2. El cuadro del oyente que
tiene la mente débil.
3. El peligro de la
superficialidad.
III LA MENTE CONFUNDIDA
“Y parte cayó entre espinos; y
los espinos crecieron, y la
ahogaron”
(v. 7)
“El que fue sembrado entre
espinos, éste es el que oye la
palabra, pero el afán de este
siglo y el engaño de las riquezas
ahogan la palabra, y se hace
1. Esta persona tiene una mente
confundida
2.
La mente confundida está llena
de cosas terrenas.
3.
La mente confundida
fácilmente desvía su atención
en lo más importante.
IV UNA MENTE COMPROMETIDA.
“Pero parte cayó en
tierra, y dio fruto, cuál a
cuál a sesenta, y cuál a
p o r
u n o ”
( v
buena
ciento,
treinta
.
8 )
“Mas el que fue sembrado en
buena tierra, éste es el que oye y
entiende la palabra, y da fruto; y
p r o d u c e
a
c i e n t o ,
a sesenta, y a treinta por uno”.
(
v
.
2
3
)
1.
La mente comprometida es
como
tierra fértil.
2. La mente comprometida es la
que
acepta su enseñanza.
APLICACIÓN
1.
Tenemos que comprometemos a escuchar
atentamente su mensaje
2. Debemos comprometernos por fe a
resistir las cosas externas que estorban.
3. Debemos comprometernos a salvar
nuestra vida.
4. Debemos comprometernos a aplicar las
verdades que Dios nos imprime en
nuestro corazón.
5. Debemos comprometernos a obedecer
aquellas verdades que Dios ha inculcado
CONCLUSION
Descargar

Diapositiva 1