ENTREVISTA EN EL AVIÓN DE
REGRESO A ITALIA.
DARÁ MUCHO QUÉ HABLAR EN LOS PRÓXIMOS DÍAS
«Si una persona gay
busca al Señor, quién soy
yo para juzgarla»
El Catecismo de la Iglesia Católica explica y dice que no se deben
marginar a esas personas y que deben ser integradas en la
sociedad", afirmó.
En un lobby no todos son
buenos, pero si una
persona es gay, busca al
Señor y tiene buena
voluntad, quién soy yo
para juzgarla.
El papa también se refirió a la reforma de la Curia romana
y aseguró que no ha notado "resistencia" dentro del Vaticano a
la reforma, pero que lo esencial es "la transparencia y la
honradez".
"Con respecto a monseñor Ricca, he hecho lo que el derecho canónico
manda hacer, que es la investigación previa. Y no hemos encontrado
nada", decía Francisco.
Pero el Papa (¡el
Papa!) también
dejó caer que,
aunque fueran
ciertas las
acusaciones que
salpican a
Ricca, estaría
dispuesto a
perdonarle.
El papa habló también de la canonización de los papas
Juan XXIII y Juan Pablo II, que no será el 8 de diciembre
próximo, como se pensó en un principio, debido a que el
frío dificulta el viaje de fieles polacos a Roma.
Agregó que las fechas que se barajan actualmente son el 24 de
noviembre próximo, festividad de Cristo Rey, o el 27 de abril de 2014,
festividad de la Divina Misericordia.
Francisco ha abogado por un mayor papel de la mujer en la Iglesia,
pero rechazó la posibilidad de que puedan acceder al sacerdocio. La
MUJER ES Más importante que los obispos y los curas. Tenemos que
hacer una teología de las mujeres.
No obstante, Francisco insistió en que la participación de la mujer en la
iglesia debe ser "más que hacer de monaguilla o de presidenta de Cáritas,
etc... debe ser algo más, la Virgen María era más importante que los
obispos y curas".
Francisco aseguró que en la Curia hay "santos", gente que reza, que trabaja
mucho y que también va al encuentro de los pobres, muchas veces a
escondidas. Pero también reconoció que hay manzanas podridas. No s´´e
cómo acabará la Banca Vaticana, pero debe ser transparente y honesta
“Pido que recen por mí porque me siento con tantos límites, con tantos
problemas , también pecador. Vosotros lo sabéis”
Le preguntamos también si se asustó cuando leyó el informe sobre el
Vatileaks, la fuga masiva de documentos resevados por la que fue condenado
el mayordomo de Benedicto XVI. El informe, según se cuenta, revelaría el
profundo estado de corrupción que afecta a la Curia. "No, no me he asustado.
Es un problema grande, pero no me he asustado", señalaba.
L austeridad es necesaria para todos los que trabajamos en
el servicio de la Iglesia”.
Me gusta andar por las calles, callejear y, en ese sentido me siento un poco
enjaulado. Los gendarmes son buenos, me dejan hacer algunas cuantas
cosas, pero es su deber la seguridad”
Sobre su relación con Benedicto XVI: "Es como tener al abuelo en casa,
pero el abuelo sabio. En una familia el abuelo está en casa, es venerado,
es amado, es escuchado. Él es un hombre de una prudencia... No se
Se reafirmó en su empeñó en no llevarse a Río el
papamóvil blindado. "La seguridad es confiar en un
pueblo", subrayó.
"Hacer un espacio blindado entre el obispo y el pueblo es una locura. Prefiero
esta locura, fuera, tener el riesgo de la otra locura, la locura fuera. La
cercanía nos hace bien a todos", destacó.
Insistió en sus mensajes de austeridad y de normalidad. Pero con su
humildad habitual, sin pretender imponer a los demás su forma de vida.
"Cada uno debe vivir como el Señor le pide que viva", subrayó.
Sobre la comunión de divorciados vueltos a
casar es unj tema dentro de la Pastoral
Matrimonial y debemos estudiarlo”
Siempre he ido con ese maletín. En él llevo la
rasuradora, el Oficio divino, un libro y mi agenda.
Ahora estoy leyendo uno de Santa Teresita, de la
que soy devoto
• Se mostró sorprendido cuando le comentamos que había dado la
vuelta al mundo su imagen subiendo al avión y llevando en la mano
un maletín negro. "¿Qué llevaba dentro?", le preguntamos. "No había
dentro la llave de la bomba atómica. Llevaba el maletín porque siempre
lo he hecho. Cuando viajo lo llevo. Dentro llevo la cuchilla de afeitar, el
breviario, la agenda, un libro para leer", indicó. "Debemos habituarnos
a ser normales. La normalidad de la vida"
Dijo que se siente feliz siendo Papa. "Cuando el Señor te pone ahí, si
tú haces lo que el Señor te pide, eres feliz", reveló. Y aseguró que si
pide insistentemente a la gente que rece por él es porque considera
que lo necesita.
Crear un espacio blindado entre el obispo y el
pueblo es una locura
Juan XXIII era como un cura de pueblo que ama a sus fieles
y sabe cuidar de ellos, bueno, con sentido del humor y una
gran santidad
Juan Pablo II fue un hombre que ha llevado el Evangelio a todos.
Es un San Pablo
La seguridad es fiarse de un pueblo. Siempre hay el
peligro de que un loco haga algo. Pero también está
el Señor
Hacer el trabajo de obispo es una cosa bonita. El
problema es cuando uno busca ese trabajo
Dios es misericordia. Cuando confesamos el Señor
perdona y olvida
SALID A LAS PERIFERIAS A ESTAR CON LOS POBRES
Descargar

Diapositiva 1