Santiago 1:9-18
Comprensión de Lectura
• Las reacciones ante la prueba
-Santiago 1:9-11
-Luego de que Santiago habla de la prueba, el gozo, la paciencia y la fe se
concentra en las reacciones ante la prueba.
-Aquí en el versículo 9, habla del hermano de humilde condición o sea el
pobre, del hebreo (anaw) que significa humilde, modesto, desconfiado de
si y que tiene toda su confianza en la suficiencia de Dios. Por pequeño que
parezca para los demás, ante los ojos de Dios es rico en riquezas
espirituales. En el versículo 10 y 11, Santiago entonces le dice al cristiano
rico que tenga cuidado de gloriarse en las posesiones materiales que
tiene.
-El mensaje es que el pobre se debe gloriar de que es exaltado
espiritualmente y el rico en que es humillado espiritualmente. De modo
que la gracia para ambos es la misma, están en el mismo nivel.
Comprensión de Lectura
• Resistir la prueba
-Santiago 1:12
-Santiago une la prueba del pobre y el rico y le llama a resistirla. Cuando se
refiere a la tentación en el versículo 12, se refiere a la prueba del griego
“peirazo” que significa “tentar” y/o “probar”.
-Al igual que Jesús, Santiago utiliza la palabra “Bienaventurado” o
“Dichoso” al que soporta y/o resiste la tentación (prueba).
-Santiago llama a sus lectores a mantenerse firme, a perseverar mientras
uno sufre a merced de una experiencia que uno mismo no puede controlar.
-El como pastor quería que sus ovejas entendiesen que si resistían la
prueba iban a tener una recompensa y esa recompensa era la vida eterna.
Dios ha prometido a los que se mantienen firmes en medio de sus batallas,
pruebas y dificultades, una corona de vida (esperanza).
Comprensión de Lectura
•La tentación
-Santiago 1:13-15
-Ahora en estos dos versículos, Santiago pasa de la tentación como prueba
que Dios permite y usa para glorificarse en la vidas de esos creyentes, a
las tentaciones del mal.
-El autor quiere hacer claro que este grupo de cristianos en diferentes
lugares pudieran entender que cuando fueran tentados por el mal, NUNCA
debían decir: “Dios me está tentando”
-Sin embargo, interesantemente Santiago tampoco le echa la culpa al
diablo por las tentaciones que pudiesen estar enfrentando sus ovejas
dispersas. Santiago le adjudica la tentación del mal al corazón perverso
del hombre, a su concupiscencia (lascivia) que lo atrae y lo seduce.
Aunque deja claro que se puede resistir pero sino lo hace, si se consciente
esta produce pecado y el pecado lleva a la muerte.
Comprensión de Lectura
•No cometan el error de culpar a Dios
-Santiago 1:16-18
-Vuelve y los llama “hermanos” pero ahora le añade: “amados”; Santiago
escribe este consejo con amor, tratando de llegarle al corazón de sus
ovejas, NO cometan el error de culpar a Dios por sus tentaciones. “Estoy
consciente de sus luchas, pruebas y tentaciones pero no se quejen ni
culpen a Dios por lo que está pasando.”
-Se asegura de que recuerden que todo lo bueno proviene de Dios, Él no
puede ser el autor del mal. Sin embargo, Él está en control de sus
situaciones, miren hacia arriba, dependan de Dios porque Él no cambia.
Concluye recordándoles: “No lo escogimos a Él; al contrario, Él nos
escogió a nosotros y nos salvó de la muerte. Les dio nueva vida en Cristo
Jesús. Son obra de Sus manos, Su posesión preciada y en Él pase lo que
pase, están SEGUROS.”
Aplicación Personal
•Las pruebas y las tentaciones
-Al igual que aquellos cristianos muchos de los que estamos aquí hoy,
quizás estamos a punto de sucumbir ante la adversidad que nos
encontramos. Como Santiago te digo hoy: RESISTE, PERSEVERA, NO
CORRAS, CONFIA y DESCANSA en Dios. NO te puedo asegurar que la
enfermedad, el problema o la circunstancia se irán pero te aseguro que la
recompensa de la vida eterna es mejor que toda prueba que estamos
pasando.
-Para el cristiano las pruebas y las tentaciones producen:
1.Dirección para evaluar dónde y como estamos.
2.Reafirmar nuestra fe en el Señor, cuando salimos de ellas.
3. Madurez en nuestra vida cristiana.
Conclusión
• ¡Cuidado con nosotros mismos!
-En la porción que hoy estudiamos tenemos una gran enseñanza
para nosotros como cristianos. TENGAMOS CUIDADO DE NOSOTROS
MISMOS.
-Nuestra naturaleza pecaminosa, nuestra concupiscencia y nuestra
maldad nos puede destruir por completo.
-NO le demos consideración a la tentación, si lo hacemos seremos
seducidos y atraídos por nuestra concupiscencia y esto nos llevará al
pecado y esto a la muerte espiritual. ¡HUYAMOS DE LA TENTACION!
-Dios desea y nos ha capacitado con las herramientas para vencer a
la tentación.
Conclusión
• ¡Cuidado con nosotros mismos!
-“Elimina
de tu vida, tanto como sea posible,
TODO lo que pueda hacerte caer. Si se trata de un
lugar, deja de ir. Si se trata de una imagen, vuelve
tus ojos de ella. Si se trata de una canción, no la
escuches. Si se trata de un libro, no lo leas. Si se
trata un líquido, no lo bebas. Si se trata de una
persona, apártate de su compañía.”
–Sam Storms-
Descargar

Slide 1