LOS SKETCHES
“Deja volar bien alto la
imaginación, sin ilusión
la vida qué sería”
Malba Taham
Sofía Jordán
Antes yo vivía en los juicios y tenía muchos problemas- por ejemplo con mi hija- ella es
artista (escultora) y muy diferente a mí, me di cuenta que lo que yo estaba haciendo era
alejarme cada vez más de ella. Aprendí a vivir más en la liviandad, a perdonarme. Me
pasaron cosas muy bellas y que tienen mucho que ver con que hoy sea ayudante en el
programa, de alguna manera quería agradecerle a Newfield, devolviéndole algo de todo
lo que he recibido.
Hice el ACP en el 2008 . Soy educadora de profesión y trabajo desde hace años en una
empresa de telecomunicaciones como jefe de entrenamiento.
Me han pasado cosas maravillosas, he mirado ahora el proceso del otro lado, sigo
aprendiendo todo el tiempo. Una de las cosas más lindas ha sido ser parte de un equipo
que comparte lo que les pasa, sus preocupaciones y siempre estás muy acompañado lo
que para mí es muy vivificante y me llena de entusiasmo.
Quiero seguir trabajando en esto y me encantaría ser supervisora, lo cual obviamente
no depende de mí pero quiero seguir formando parte de todo esto. En realidad para mí
hay un antes y un después del ACP.
Tengo 61 años y me parece un milagro haber tenido a estas alturas de mi vida esta
oportunidad, este maravilloso regalo.
Luis Alberto Amado
Estoy muy triste de que esté terminando este espacio de tanta unión.
Me llevo un tremendo aprendizaje, desde lo que significa el aprendizaje, no de
la información sino desde la sabiduría. No quiero nunca dejar de aprender, ése
será mi sendero
“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes
humanas. Ninguna es ajena al coaching”
Julio Olalla
Carla Velarde
Tengo una amiga que hizo el programa el año pasado y me invitó a
un Regional. Fue allí que vi un cambio en ella que me sorprendió
mucho, no puedo explicar lo que fue exactamente pero la vi brillar
tanto aquella vez que me dije “eso quiero yo”.
Hoy cuando salí al escenario creo que viví lo que no había vivido en
todos los meses del programa y me doy cuenta que no estaba
sanada. Durante el programa lo más importante tiene que ver con
mi crecimiento, con mi madurez. Dejar de ser niña y comenzar a ser
mujer, empezar por fin a hacer lo que realmente quiero, permitir
equivocarme, vivir el presente.
Me doy cuenta que esto es lo que yo quiero para entregarle a mis
hijos, aún no soy madre pero esto es lo que quiero entregarle a mi
entorno.
Norma Kcomt
A sido un largo viaje, de lucha y de pelea. Aprender a reconocer emociones, creo
que tengo un tema de empatía con las personas que no sabía ponerle nombre, ni
siquiera sabía que lo tenía.
De aquí, me llevo el conocerme y me llevo también mucho trabajo, reflexión,
aprender a observarme. Me gustaría mucho trabajar en coaching, hasta ahorita no
sé cómo… pero algo saldrá.
LA GRADUACION
“Nunca olvides que el coaching es un arte. Cambia
según los artistas y está siempre buscando la belleza”
Julio Olalla
Liliana Bernal
Directora del ACP Perú 2010
Estoy muy agradecida de haber tenido la oportunidad de ser la Directora del primer
ACP en Perú, de conocer un poco más la mirada peruana a través de los alumnos y de
dirigir a un equipo creativo, comprometido y que nos acompañó con corazón y
valentía a hacer el primer programa ACP con sello peruano. Ha sido una experiencia
muy poderosa, llena de vida y conmovedora.
Este año he viajado todos los meses a Perú y eso significó hacer coordinaciones
familiares y de la oficina para poder hacer mi trabajo con tranquilidad en Lima. Cada
vez que yo iba para allá me ponía contenta, mientras preparaba mi maleta siempre
cantaba “voy para Perú…voy para Perú”, esto me pasó durante todo el año, no hubo
un solo viaje que yo no quisiera ir y todo lo hice con alegría: las conferencias, los
laboratorios, las conversaciones con mi grupo, las charlas… no había ninguna
actividad que me sacara del entusiasmo. Y esa emoción perdurable tiene que ver con
lo que me esperaba en Lima: los placeres y los quereres. Mis placeres de hacer
Coaching, de la maravillosa comida peruana, de recrearme con la belleza de su
artesanía y sus tradiciones, de crear posibilidades; y mis quereres a los alumnos del
ACP, a mi grupo de aprendizaje, a nuestra bella oficina Newfield en San Isidro, al
equipo de supervisión y amigos queridos que han quedado con los años.
Conociendo un poco de la rica cultura Peruana de cerquita, hay algo importante
que yo me llevo de Perú este año y tiene que ver con el goce de lo ancestral. Los
peruanos están en este momento, a mi juicio, recuperando sus raíces con orgullo,
respeto y gozo y eso me inspira a valorar las mías, de donde vengo. Nos mostraron
durante el año una fuerte conexión con sus tradiciones y costumbres, su
gastronomía, sus paisajes y las diferencias de su país. Me gusta ese espíritu de
recuperar, de estar atentos de no perder el reconocimiento al lugar de dónde
venimos.
Fue un año en el que para mí fue evidente la consolidación de la escuela de Coaching
de Newfield, honrando de dónde venimos y viendo con orgullo al ACP como un
programa de formación de excelencia y aprecio cómo hemos cuidado los estándares
de nivel internacional en todos los ACP que hacemos en el mundo.
Gracias otra vez y ¡Que viva Perú!
“El cincuenta por ciento del coaching es escuchar.
El otro cincuenta por ciento también es escuchar”
Julio Olalla
Diciembre de 2010
Descargar

Slide 1