Hoy es sábado, 03 de octubre de 2015
Ahora mismo son las 15:53 h.
Relájate, es pronto aún…
"El Corazón Tiene Razones. Que La Razón No Comprende"
"La semana pasada, mientras iba
manejando camino al consultorio
escuché al azar en la radio que "el
corazón nunca tiene cáncer".
¿Cómo puede ser que en tantos años
de estudiar y luego ejercer la
medicina, jamás me haya dado cuenta
de algo aparentemente tan obvio?, ya
que es prácticamente el único órgano,
además de los vasos sanguíneos que
no recuerdo haber visto en ningún
libro de patología oncológica.
Visualizo las enfermedades como una
especie de "bolsa de basura" que el
organismo produjo y no llegó a sacar a
la vereda a tiempo antes de que pase el
camión recolector.
El ser humano produce constantemente
deshechos físicos, psíquicos,
emocionales y mentales.
¡Cuántos pensamientos inútiles
pueblan constantemente nuestra
mente! Nos preocupamos por
anticipado por cosas que
probablemente no ocurrirán jamás.
Se acumulan células anormales en algún
lugar y el diagnóstico nos hace entrar en
pánico porque creemos que "algo
maligno" nos está atacando de afuera,
sin darnos cuenta de que nosotros
mismos hemos ido creando el
"monstruo" lentamente. Lo hemos
creado día a día con nuestra forma de
pensar, con nuestra manera de
conectarnos con la vida y con las demás
personas, lo hemos diseñado paso a paso
con el trato que nos hemos dado a
nosotros mismos.
El corazón está en constante
movimiento. Sístole y diástole están
en total armonía y perfecta
sincronización: un tiempo para
trabajar y otro para descansar. Pero el
resultado final es un constante fluir
que nos da nada menos que la vida.
Tal vez por eso no es capaz de
acumular "basura".
No se detiene a pensar si el glóbulo
rojo que está pasando en ese momento
por sus cavidades es mejor o peor que
el que pasó antes. Deja que todo lo
que le llega circule permanentemente.
No se adhiere a nada. Me gustaría
decir que tiene una "actitud zen" en su
continuo fluir y dejar ser.
¿Porqué no aprender
de nuestro propio
corazón?.
En el proceso de la
micción y cada vez que
tenga la oportunidad
imagine como sale de su
cuerpo las emociones que
no son saludables, piense
en como descarga en ese
momento lo que le produjo
una mala programación
mental.
Este es un muy buen
medicamento, no tiene
costo y a su vez nos
abre el camino a
cualquier otro tipo de
terapia y
autoconocimiento que
deseemos elegir.
Nuestros niños a veces
desarrollan cáncer y siempre
me he preguntado el porqué.
Creo que la mejor respuesta es
que les hemos dado el mejor
ejemplo, le hemos enseñado a
contaminarse mas no a
mantenerse inmunes a través
de los adecuados
pensamientos.
Creo que si en la familia,
en la escuela y en la
comunidad en general, los
ayudamos a metabolizar
sus emociones y
experiencias con amor,
vamos a ejercer una
prevención considerable.
Seamos como
nuestros corazones:
nademos con la
corriente del río de
nuestras experiencias
sin aferrarnos a
ninguna. ¡Hasta la
próxima! "
Que tengas buen día !
Dra. Liliana Szabó.
Adaptación [email protected]
Descargar

Diapositiva 1