LECTIO DIVINA PARA NIÑOS
Programa de capacitación de
Lectio Divina para Niños
promovido por
“Fundación Ramón Pané Inc.”
www.fundacionpane.org
Presidente Honorario: Cardenal Oscar Rodríguez Madariaga.
Presidente: Hno. Ricardo Grzona.
Desarrollo de Lectio Divina Dominical: Emilio G. Chávez, Dr. en Teología Bíblica
Adaptación de Lectio Divina Dominical para niños: Eduardo Pineda.
La mayoría de las caricaturas que aparecen en está presentación son propiedad de la Fundación
Ramón Pané Inc., por lo que nos reservamos el derecho de uso.
Hola Misioneritos
Lectio Divina
Decimo noveno domingo ordinario
Ciclo C
«¡ora sin cansarte!»
Prepárate para iniciar:
Materiales:
•Hoja de trabajo No. 28 para cada niño
•Lápices de colores, crayones o plumones.
•Ayudar a hace sus tarjetitas a cada niño.
•Hacer el cartel en grande para que se pueda colocar en la parroquia, en donde
hablen sobre la importancia de orar.
Nota: Recuerda preguntar a los niños, sobre su semana recién pasada de
manera que si alguno necesita que en comunidad oren por él, lo sepas y
aproveches el momento de la Oración, de igual manera para saber si el método
de orar el Evangelio de esta manera les está siendo de utilidad.
INSTRUCCIONES DE LA HOJA DE TRABAJO EN ROJO
INVOCACIÓN AL
ESPIRITU SANTO
• Ven Espíritu Santo,
• Ven a nuestra vida, a nuestros
corazones, a nuestras conciencias.
• Mueve nuestra inteligencia y
nuestra voluntad para entender lo
que el Padre quiere
• Decirnos a través de su Hijo Jesús,
el Cristo.
• Que tu Palabra llegue a toda
nuestra vida y se haga vida en
nosotros.
Amén.
Nuestra primera lectura trata de la fe y la perseverancia en la
oración, representada corporalmente por el mantener las manos
alzadas aun cuando otros tienen que sostenerlas
El salmo 121 nos presenta a la persona acongojada orando,
alzando los ojos a los lejanos montes en busca de la ayuda del
Señor
.
Este domingo se nos llama a perseverar en la oración
.
Lucas 18, 1-8
18,1: Para inculcarles que hace falta orar siempre
sin cansarse, les contó una parábola:
18,2: —Había en una ciudad un juez que ni temía a
Dios ni respetaba a los hombres. 18,3: Había en la
misma ciudad una viuda que acudía a él para
decirle: Hazme justicia contra mi rival.
18,4: Por un tiempo se negó, pero más tarde se
dijo: Aunque no temo a Dios ni respeto a los
hombres, 18,5: como esta viuda me está
fastidiando, le haré justicia, así no seguirá
molestándome.
18,6: El Señor añadió:
—Fíjense en lo que dice el juez injusto; 18,7: y
Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos si claman a él
día y noche? ¿Los hará esperar?
18,8: Les digo que inmediatamente les hará
justicia. Sólo que, cuando llegue el Hijo del
Hombre, ¿encontrará esa fe en la tierra?
+ Palabra de Dios.
LECTURA
¿Que dice el texto...?
Escucha de nuevo el evangelio, tu asesor
o catequista lo leerá pausadamente,
pero tú, pon atención.
LECTURA
El salmo 121 nos presenta a la persona acongojada orando, alzando los ojos a los
lejanos montes en busca de la ayuda del Señor. Yahveh era un Dios de la montaña, y
las montañas eran prueba del poder del Dios que hizo el cielo y la tierra. Dios ni
duerme ni se adormenta; nosotros imitamos su vida divina perseverando en la
oración, aun cuando estamos cansados y nos dormimos. Teresa de Lisieux a menudo
se adormentaba cuando rezaba, pero confiaba en que Dios era un Padre amoroso
que miraba con bondad y placer a sus niños mientras dormían.
La parábola del evangelio nos presenta a una viuda bastante latosa, que logra
volver loco al juez corrupto con su importunidad. Finalmente lo que alaba
Jesús de esta historia de la viuda es su perseverancia, su insistencia en pedir la
justicia, aún cuando el juez era un corrupto. Dice que decide hacer la justicia,
para que no lo molestara más.
Pero acaso Dios, el Padre que es totalmente justo, no hará justicia
con los que claman a Él día y noche.
Por un lado la perseverancia y la insistencia en la oración y por el
otro lado la confianza en el Padre Todopoderoso, que hace las cosas
a su tiempo, y ama de corazón a aquellos que se fían de Él.
Preguntas para recordar el texto:
¿Cuál es la parábola que les contó Jesús?
¿Quiénes son los personajes de la parábola?
¿Qué es lo que alaba Jesús de la viuda de la parábola?
¿Cómo es el corazón de Dios Padre con sus hijos que se fían de Él?
Escribe en tu cuaderno misionero con tus propias palabras la
narración del Evangelio de este domingo, marca con un marcador
de color llamativo lo que dice Jesús cuando habla con Marta y con
otro color lo que dice que hacía María (la hermana de Marta).
MEDITACIÓN
¿Qué me dice a mí el texto? Responde las preguntas
en tu cuaderno misionero y coméntalas con tu familia.
1. En mi vida, ¿cuánto tiempo
dedico a la oración, a la
comunicación con Dios?
2. ¿Estoy convencido que orar con
mayor fervor, puede ayudarme a
mí a conocer más los planes que
Dios tiene para mí?
ORACIÓN
Gracias Señor por tu Palabra Salvadora.
Gracias porque voy aprendiendo a confiar
más en Ti, me doy cuenta que te conozco
poco, porque aún cuando me siento
cristiano, mi oración necesita un refuerzo.
Te pido Señor que aumentes mi voluntad
para vivir confiando en tu amor y en tu
justicia. Señor, que nunca tome la justicia
por mis manos, que sea confiado, y que lo
aprenda en la oración constante. Que
todos los que me vean, encuentren en mí
una persona de oración, de contacto y
amistad contigo, que pueda irradiar la luz
de santidad y amor hacia los demás.
Amén
¿Qué le digo yo al Señor? Haz una oración
personal y escríbela en tu cuaderno
misionero, en ella debes agradecer al
Señor sobre tus actitudes cuando escuchas
la palabra de Dios y pedirle por que te
ayude a cada vez más ser su misionero.
CONTEMPLACIÓN
Para el momento de la contemplación podemos repetir varias veces
este versículo del Evangelio para que vaya entrando a nuestra vida, a
nuestro corazón.
Y DIOS, ¿NO HARÁ JUSTICIA A SUS ELEGIDOS SI CLAMAN A ÉL DÍA Y
NOCHE? (Lc 18, 1-8)
Anota en grande la frase en tu cuaderno misionero y repítela varias
veces, y mientras escribes la frase, escucha esta canción con
atención. (click sobre la guacamaya)
ACCIÓN
ORACIÓN FINAL
Querido amigo Jesús… Gracias por dejarnos
en tu corazón, ese corazón lleno de amor
para nuestras vidas, gracias por darnos
cada vez más una nueva vida, gracias por
darnos tu corazón y tu amistad.
Contigo al Padre Alabamos, Reverencia te
rendimos
y con el Espiritu Santo te esperamos por los
siglos de los siglos. AMÉN.
Oremos juntos un Padre Nuestro y un Ave María…
Recuerda que la Palabra de Dios, debe reinar en tu corazón.
Hasta el otro domingo querido amiguito…..
DIOS TE BENDIGA
El próximo domingo viviremos otra
aventura con la Lectio Divina.
Descargar

Misioneritos