MODIFICACIÓN DE CONDUCTA:
TÉCNICA DE
AUTOINSTRUCCIONES
1.
INTRODUCCIÓN
 El entrenamiento en autoinstrucciones se
remonta a los primeros trabajos llevados a
cabo por Meinchenbaum en los años setenta
con niños hiperactivos agresivos.
 Meichenbaum reconoce el lenguaje interno
como “director y controlador” del
comportamiento, lo que le lleva a descubrir
un procedimiento general que permite
modificar las verbalizaciones internas del
sujeto, y en consecuencia, la conducta
manifiesta.
2. DEFINICIÓN Y
DESCRIPCIÓN
Entrenamiento en
autoinstrucciones:
Técnica cognitivo-conductual mediante la cual
el sujeto se da a sí mismo un conjunto de
órdenes o instrucciones para el automanejo
de su propia conducta durante su actuación.
OBJETIVO: enseñar al sujeto una rápida y
eficaz forma de actuación para lograr el éxito
en una determinada conducta, ante la que
está teniendo problemas o le resulta muy
difícil o incluso imposible realizarla.
 Constituye un procedimiento de autorregulación
verbal ya que permiten la modificación o sustitución
de las autoverbalizaciones internas que se realiza el
sujeto a sí mismo, por otras más adaptativas y
adecuadas (por ejemplo: “podre hacerlo”, “lo estoy
haciendo muy bien”, “no ha sido tan difícil”…).
 Trata de modificar las instrucciones encubiertas con el
objetivo de alterar positivamente el comportamiento
manifiesto.
 Las autoinstrucciones no se refieren a todas las
cogniciones o pensamientos en términos de “lenguaje
interno”, sino que se refiere únicamente a las
verbalizaciones internas que acompañan a la actividad
del sujeto.
Fundamentos conceptuales de la técnica
(experimento de Meichenboum y Goodman, 1971).
 Estudio con 15 niños de edades comprendidas entre los 7 y
los 9 años procedentes de una clase de enseñanza
terapéutica, todos ellos con CIs inferiores a 80 y con
diferentes problemas como hiperactividad, escaso
autocontrol, etc.
 Enseñaron a estos niños a hablarse a sí mismos en cuanto a
la solución de tarea y problemas escolares. Decidieron
modelar las autoverbalizaciones encubiertas.
 Conclusiones: los niños que recibieron el entrenamiento
autoinstruccional demostraron puntuaciones mayores en
los apartados manipulativos del WISC y tendencia a
cometer menos errores en general, entre otras cosas.
Lo importante es que una vez aprendida esta
estrategia para resolver determinados
problemas escolares, el niño interiorice esta
técnica y pueda aplicarla a otros problemas
o situaciones para controlar su conducta en
diferentes contextos. Por tanto, el objetivo
no es enseñarle de qué manera tiene que
pensar y cómo tiene que actuar. Sino
enseñarle una estrategia para resolver sus
conductas de fracaso y hacer frente a
nuevas situaciones comportamentales que
puedan surgir.
 Meichenbaum
concluye que en cuanto a las
verbalizaciones sobre la realización de la tarea, sus
efectos dependen de tres aspectos muy importantes:
- La edad de los sujetos: cuanto más pequeños sean los
niños, mas verbalizaciones realizan sobre las tareas.
- El grado de dificultad del problema o la tarea: cuanto mas
costosa sea ésta, mas verbalizaciones realiza el sujeto.
- Calidad de las autoinstrucciones: si las verbalizaciones que
realiza el sujeto contienen expresiones de incapacidad y
distracción, la eficacia en la tarea disminuye
evidentemente; y si por el contrario estas verbalizaciones
guían correctamente la ejecución de la tarea y conducen al
éxito, entonces el desempeño en la tarea mejorara
significativamente.
- Importancia de que la tarea a la que se enfrente el sujeto
sea novedosa y/o complicada.
Relación con la técnica de solución de problemas:
 Para enseñar el procedimiento autoinstruccional,
Meichenbaum plantea una serie de preguntas para
dirigir el proceso muy similares a las utilizadas en la
técnica de solución de problemas.
 Consiste en una serie de pasos para encontrar
solución a cualquier tipo de problema con el que nos
encontremos:
-Especificar cuál es la situación y el problema.
-Evaluar la situación y concretar la respuesta que
hábito damos al problema.
-Hacer una lista con soluciones alternativas y
valorar las consecuencias de cada alternativa.
-Valorar los resultados finalmente.
3.
PROCEDIMIENTO
DE APRENDIZAJE
DE LA TÉCNICA
FASES
TAREAS
Terapeuta
I.
Modelado.
II. Guía externa en voz alta.
Modela el enfrentamiento a la
situación aversiva a la vez que
se habla en voz alta a sí mismo
sobre lo que está haciendo.
Presta atención y aprende por
observación cómo enfrentarse a
la situación aversiva.
Da instrucciones en voz alta al
paciente al modelar cómo éste
ha de enfrentarse a la situación
aversiva.
Se enfrenta a la situación
aversiva siguiendo las
instrucciones del terapeuta.
Orienta y refuerza
Se enfrenta a la situación
aversiva a la vez que se
autodirige en voz alta.
Orienta y refuerza
Se enfrenta a la situación
aversiva a la vez que se
autodirige en voz baja.
Orienta y refuerza
Se enfrenta de nuevo a la
situación guiando su
comportamiento a través de
autoverbalizaciones
encubiertas.
III. Autoinstrucciones en voz
alta.
IV. Autoinstrucciones en voz
muy baja.
V. Autoinstrucciones
encubiertas.
Paciente
FASES DEL ENTRENAMIENTO:
 El terapeuta actúa como modelo y lleva a cabo una tarea




mientras se habla a si mismo en voz alta sobre lo que está
haciendo (modelado).
El paciente (el niño) lleva a cabo la misma tarea del ejemplo
propuesto por el terapeuta, bajo la dirección de las
instrucciones de éste (guía externa en voz alta).
El paciente lleva a cabo la tarea mientras se dirige a sí
mismo en voz alta (autoinstrucciones en voz alta).
El paciente lleva a cabo la tarea de nuevo, mientras
cuchichea
las
instrucciones
para
sí
mismo
(autoinstrucciones en voz muy baja).
El paciente guía su propio comportamiento a través de
autoinstrucciones internas, mientras va desarrollando la
tarea (autoinstrucciones encubiertas).
MUY IMPORTANTE:
 Adecuar




el formato de presentación del
procedimiento a las características del paciente.
Implicar al sujeto en el entrenamiento.
Entrenar al paciente en el uso de imágenes que le
inciten el empleo de las autoinstrucciones adecuadas
en cada fase o momento.
Seleccionar también aquellas verbalizaciones que ya
utiliza el sujeto y que él valora como eficaces en el
control de su propia conducta.
Facilitar la generalización del uso de las
autoinstrucciones mediante su empleo reiterado
(autoentrenamiento) en una gama de situaciones
tan amplia y variada como sea posible.
4. CONSIDERACIONES
PRÁCTICAS Y
METODOLÓGICAS
SOBRE LA TÉCNICA DE
LAS
AUTOINSTRUCCIONES
 El éxito de la técnica viene determinado, no
sólo por el cambio de las verbalizaciones
internas del sujeto, sino también por el
cambio de comportamiento ante dichas
situaciones.
 El elemento más importante de esta técnica
es el hecho de introducir en el lenguaje
interno del sujeto unas determinadas
instrucciones que guíen la conducta del
mismo.
Ejemplo de programa de autoinstrucciones: entrenamiento para
recoger el aula en educación infantil.
 Con el objetivo de demostrar que las
autoinstrucciones no sólo serán útiles para la
intervención con niños con algún tipo de
problema de conducta (por ejemplo el TDAH), a
continuación mostramos un ejemplo de
aplicación de las autoinstrucciones para llevarlo a
cabo en un aula con alumnos de educación
infantil sin problemas de conducta.
 Aunque nosotras nos hemos centrando en
educación infantil, esta técnica se puede llevar a
cabo con alumnos de cualquier etapa educativa.
IMPORTANTE:
 La técnica se desarrollará de forma grupal y
oralmente.
 Estas láminas se dejarán colgadas en el aula,
para cada día cuando haya que realizar la
misma tarea al finalizar las clases, los niños se
guíen con ellas.
 El objetivo es que pasado un tiempo, los
niños realicen esta tarea de forma
automática.
NO OLVIDAR TENER EN CUENTA:
1. Hablar a los alumnos despacio, suave, sin alterarse y en voz
alta, ya que aun no saben leer lo que pone en las fichas.
2. Calcular bien el tiempo que conllevará el desarrollo de la
actividad, para que ningún paso quede sin realizarse.
Asimismo, evitar todo tipo de distracciones que puede
desfavorecer la aplicación de la técnica.
3. Recordar en todo momento que se deben introducir
autorefuerzos y autocorrecciones: muy bien, ya lo tenemos,
no pasa nada, podemos corregirlo…
4. Si la profesora observa que algún alumno no sigue las
instrucciones o bien que no hace la tarea correctamente,
ayudarle con algunas instrucciones más concretas pero sin
intervenir directamente.
5. APLICACIONES
DE LA TÉCNICA.
Hiperactividad y/o déficit por atención.






La hiperactividad se caracteriza por la presencia de escasa atención, baja
capacidad de concentración, impulsividad y exceso de movimientos.
La señal que más claramente suele hacer saltar la alarma son los
problemas en la escuela y dificultades de aprendizaje, tanto por el bajo
rendimiento como por la actitud.
Hay tres tipos diferenciados: el predominantemente inatentivo, el
predominantemente hiperquinético y el que combina ambas conductas,
que es el más común.
El tratamiento consiste en psicoterapia y tratamiento farmacológico
añadido cuando es necesario.
Lo que se busca en la terapia es dar al niño herramientas para saber
autocontrolar su conducta y a los padres pautas para ayudarle y saber
abordar la situación.
Una de las técnicas mas usadas con estos niños es el entrenamiento
autoinstruccional como ya hemos señalado en alguna ocasión en puntos
anteriores del trabajo.
 Meichenbaum utilizó esta técnica originalmente con niños





hiperactivos, impulsivos o agresivos ya que las autoinstrucciones
tienen un papel enlentecedor de la acción y propicia una mayor
reflexividad.
El éxito en este tipo de trastornos radica primero, en la utilización
del modelo y en segundo lugar, la repetición de las
autoinstrucciones, mientras el niño hace las tareas.
En el tratamiento de los niños hiperactivos, según Meichenbaum,
la asociación de procedimientos operantes y cognitivos
(autoinstrucciones) mejora notablemente los resultados.
También es muy importante señalar que si el entrenamiento se
efectúa con autoinstrucciones generales frente a instrucciones
específicas se facilita la generalización. Es decir, el llevar a cabo lo
aprendido en otras situaciones externas.
Uno de los puntos clave para que las habilidades entrenadas
mediante la técnica de autoinstrucciones se transfieran a otras
situaciones es que los niños hiperactivos autoverbalizen mientras
realizan las nuevas tareas.
Como conclusión, podemos resumir que la técnica de
autoinstrucciones ha demostrado una eficacia considerable en
este tipo de problemas.
Ansiedad
 Se ha demostrado que mediante la técnica de autoinstrucciones
se puede llegar a regular verbalmente nuestra conducta ante
aquellas situaciones que le producen al sujeto ansiedad: fobias,
habilidades sociales, estrés, etc. En estos casos, el psicólogo o
terapeuta evalúa el lenguaje interno del sujeto ante esa situación
que le provoca ansiedad. Lo que suele ocurrir en estos casos es
que el sujeto presenta verbalizaciones negativas y catastrofistas
continuamente. El objetivo es sustituir dichas cogniciones por
otras más apropiadas para afrontar la situación. El método
consiste en crear frases o instrucciones que el propio sujeto se
dice a sí mismo ante esas situaciones estresantes.
 Fases: fase de preparación para la situación, fase de
afrontamiento propiamente dicho y fase de evaluación y
autorreforzamiento.
Falta de autocontrol

La falta de autocontrol hace referencia a la dificultad por anticipar las
consecuencias de la actuación, por parte del propio sujeto.
 En estos casos la técnica se ha utilizado para intentar demorar la
actuación de los sujetos.
 En casos de adicciones (comida, medicamentos, alcohol…) o en la
realización de actos delictivos, se dice que los sujetos con falta de
autocontrol no son capaces de anticipar las consecuencias aversivas de
su conducta, actúan impulsivamente porque no presentan cogniciones
mediadoras, esto es que no presentan verbalizaciones internas en las
que evalúen todas las posibles consecuencias. En estos casos se ha
utilizado esta técnica con el objetivo de impedir la recaída en el
consumo (casos de alcoholismo, toxicomanías…).
 En los casos de delincuencia o agresividad, el objetivo de la técnica de
autoinstrucciones se reduce a demorar lo máximo posible la actuación
del sujeto conflictivo. Sin embargo, la eficacia en este tipo de problemas
viene muy condicionada por los aspectos sociales.
Dificultades de aprendizaje



El concepto de dificultades o retrasos de aprendizaje es muy amplio y extenso. Su
significado abarcaría cualquier dificultad notable que un alumno encontrará para
seguir el ritmo de aprendizaje de sus compañeros de edad, cualquiera que fuera el
factor determinante de este retraso.
En el caso de estos niños parece que sus problemas de atención y memoria se deben
a una falta de toma de conciencia de las demandas de la tarea, de cuáles son las
estrategias que se deben de poner en práctica para resolverla, y no tanto a un
problema de ausencia de las estrategias concretas. Estos niños pueden haber
adquirido estrategias como repetir u organizar el material, pero es en el uso de estas
estrategias donde fracasan.
Las dificultades de aprendizaje constituyen uno de los campos sobre los que más se
ha estudiado la aplicación de la técnica de autoinstrucciones. En el caso de niños con
dificultades en el aprendizaje o de retraso mental, se han llevado a cabo numerosos
estudios que han demostrado la eficacia del procedimiento de autoinstrucciones. Se
ha utilizado con buenos resultados en niños con problemas de escritura, comprensión
y cálculo. También se han diseñado programas para mejorar la atención en clase. Sin
embargo, se apuntan como requisitos previos para obtener resultados óptimos que:
el niño tenga la capacidad para articular las verbalizaciones necesarias, que tenga la
capacidad para comprender su significado y también que los comportamientos
motores implicados estén en el repertorio habitual del niño.
PRESENTACIÓN
DEL CASO
PRÁCTICO
Descargar

Diapositiva 1