ELOY
DE
CARLOS DROGUETT
CONTEXTO LITERARIO
Sin lugar a dudas, Eloy marca una cumbre en la obra
de Droguett y en la literatura chilena en general, pues
con ella instaló un quiebre al punto de que su
publicación remeció al aletargado panorama literario
chileno. Basada en las horas finales de la vida del
“Ñato Eloy”, Eliodoro Hernández Astudillo, un
conocido bandolero chileno, relata la historia de un
perseguido cuyo destino último será inevitablemente
la muerte
ARGUMENTO
Todo sucede en una noche, en una larga noche
que empieza en la escena del rancho donde es
descubierto el ñato ELOY por la policía, y
concluye su agonía y muerte, cuando se
desvanecen sus sueños de libertad en medio de
una descarga de balas.
Ricardo Latcham
ARGUMENTO
En una noche se hacen revivir los mejores instantes en
la vida de ELOY: sus amores, sus aventuras, sus lucha
con los carabineros, su sentimiento de paternidad y del
arraigo instintivo y sexual a Rosa. No pierde Droguett el
hilo narrativo de su historia y por encima de una
aparente
dispersión
de
los
detalles
sabe
acondicionarlos a una severa y lógica unidad. La obra
está escrita en períodos largos, adecuados al extenso
monólogo interior (fluir de la conciencia) del
protagonista, pero con fluidez y sentido expresivo de
fina sensibilidad.
CORRIENTE DE LA CONCIENCIA
(…) viejo desgraciado tan cobarde, se afligía corriendo
despacio bajo los árboles, lloriqueaba como un niño, tenía la
cara asustada de un huaina cualquiera, del Toño si estuviera
conmigo ahora, del hijo de la Rosa, cuando él en las
madrugadas estaba limpiando, precisamente, la carabina y se
bajaba de la cama y se metía bajo ella y arrastraba el cajón
trajinando encontraba el bolsón con las balas y bostezando,
bostezando de sueño el pobrecito desparramaba las balas en
el suelo y con el ruido que hacían se despertaba la Rosa y
encendía la vela y la levantaba en la mano paseando la
palmatoria por el aire para buscarlas (…).
SIGINIFICADOS
Droguett explora con sutileza los laberintos de la conciencia
humana, proyectando en el lenguaje los dilemas interiores de
este bandido rural expuestos a través de un incesante monólogo,
en el cual se condensan, en un ir y venir constante, los temores y
dilemas existenciales de un individuo que, expuesto ante la
muerte, recorre los últimos momentos de su vida que está
próxima a extinguirse pero que se resiste a dejar de latir. Asediado
por angustias y excitaciones, este bandolero, símbolo del
marginado social, situado en los bordes de la institucionalidad,
representa el drama humano en toda su complejidad, cargado de
dolor pero también de capacidad de asombro, y es también la
parábola del sufrimiento en toda su expresión al dar cuenta de la
angustia que experimenta al verse enfrentado a la muerte, que
aquí es a su vez misterio y esperanza.
Descargar

ELOY