Salmo
46
Un salmo para la vida
Un lector de excepción
• Sal 46:1-6 Nuestro Dios es como un castillo que nos
brinda protección. Dios siempre nos ayuda cuando
estamos en problemas. (2) Aunque tiemble la tierra y
se hundan las montañas hasta el fondo del mar;
aunque se levanten grandes olas y sacudan los cerros
con violencia, ¡no tendremos miedo! (4) Un río alegra
a los que viven en la ciudad de Dios; sus arroyos llenan
de alegría el templo del Dios altísimo. (5) La ciudad de
Dios jamás caerá porque Dios habita en ella; Dios
mismo vendrá en su ayuda al comenzar el día. (6)
Cuando Dios deja oír su voz, se asustan las naciones, se
tambalean los reinos y se estremece la tierra.
s
• Sal 46:1-6 Nuestro Dios es como un castillo que nos
brinda protección. Dios siempre nos ayuda cuando
estamos en problemas. (2) Aunque tiemble la tierra y
se hundan las montañas hasta el fondo del mar;
aunque se levanten grandes olas y sacudan los cerros
con violencia, ¡no tendremos miedo! (4) Un río alegra
a los que viven en la ciudad de Dios; sus arroyos llenan
de alegría el templo del Dios altísimo. (5) La ciudad de
Dios jamás caerá porque Dios habita en ella; Dios
mismo vendrá en su ayuda al comenzar el día. (6)
Cuando Dios deja oír su voz, se asustan las naciones, se
tambalean los reinos y se estremece la tierra.
Nuestros problemas
• Se hundan las montañas
• Se levanten grandes olas
Quiere la paz
• Sal 46:7-11 Con nosotros está el Dios del
universo; él es Dios de nuestro pueblo, ¡él es
nuestro refugio! (8) ¡Vengan, vengan a ver las
grandes maravillas que Dios ha hecho en toda la
tierra! (9) Hasta en los lugares más lejanos les
puso fin a las guerras; destrozó arcos y lanzas, y
echó al fuego los escudos. (10) Y dijo: «¡Todas
las naciones del mundo reconocen mi grandeza!
¡Reconózcanme como su Dios y ya no se peleen!»
(11) Con nosotros está el Dios del universo; él es
Dios de nuestro pueblo, ¡él es nuestro refugio!
Jua 14:27 La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os
la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro
corazón, ni tenga miedo.
Rom 14:19 Por lo tanto, vivamos en paz unos con
otros, y ayudémonos a crecer más en la nueva
vida que Cristo nos ha dado.
¿Qué hago ya estoy en el castillo?
• ¡Reconózcanme como su Dios y ya no se
peleen!
• Sal 46:10 Estad quietos, y conoced que yo soy
Dios; Seré exaltado entre las naciones;
enaltecido seré en la tierra.
Salmo 46
• Vive en el Castillo; Deja que el castillo viva en
ti.
• Vive en paz; Deja que Dios rompa los arcos y
las lanzas.
• Estate quieto, descansa, confía dentro del
Castillo.