Lectio divina Domingo XXX Tiempo ordinario
Ciclo A. 26 Octubre 2014
Secretariado Dioc. Cádiz y Ceuta
Música: Kinderszenen Op. 15 Wav
Montaje: Eloísa DJ
Avance Manual
ORACIÓN INICIAL
Señor,
Danos tu corazón para amar como Tú lo haces.
Concédenos estar abiertos a tu amor,
y que vivamos amando totalmente, desinteresadamente.
Ayúdanos a amarte en los que nos rodean y te necesitan.
TEXTO BÍBLICO Mt. 22. 34-40
El precepto más importante
Los fariseos, al oír que había hecho callar a los
saduceos, se reunieron en un lugar y uno de ellos, un doctor
de la ley, le preguntó para ponerlo a prueba:
«Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la ley?».
Él le dijo: «“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón,
con toda tu alma, con toda tu mente”.
Este mandamiento es el principal y primero.
El segundo es semejante a él:
“Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. En estos dos
mandamientos se sostienen toda la Ley y los Profetas».
LECTURA
¿Qué dice el Texto?
El evangelista hoy nos habla de la principal regla del
cristiano: «Amar al prójimo y amar a Dios»,
pero, para poner en práctica
este mandamiento, lo
primero que tenemos que
hacer es amarnos a nosotros
mismos,
porque quien no se ama a
sí mismo es incapaz de
darse a los demás, de
descubrir a Dios en el
prójimo, porque tampoco
descubre a Dios en su
interior.
Decía S. Agustín: «Ama y haz lo que quieras».
Amar a Cristo es disfrutar cada día de los detalles que la vida
nos ofrece, buenos o malos;
es enriquecer el amor
porque un amor pobre,
enclenque, no da fuerzas
ni alegrías.
Amar es despreocuparte de todo y dejar que cada día
tenga su afán, amar es aceptar a los demás como son,
es poner voluntad en mejorar las relaciones con aquellas
personas, amigos, vecinos, compañeros, jefes o familiares
con los que no nos entendemos.
Amar es no caer en la rutina, ni en el desanimo, amar es
compartirse, darse, caminar al lado del anciano, del
enfermo, del matrimonio o pareja con problemas, de las
parejas separadas, de los jóvenes…
Amar es hacer a
Cristo presente
donde hay dolor,
pero también donde
hay alegría.
San Pablo en su carta a los
Corintios, capítulo 13 nos dice, que
el amor no es egoísta, no envidia,
no es descortés, sino todo lo
contrario:
el amor es paciente, fiel, sencillo, soporta
y busca el bien…
Tenemos que
conseguir que el
amor pueda más
en nuestras
vidas que el
desamor.
Jesús nos muestra la importancia que
tiene el amor en la vida personal y
comunitaria.
¡Ama sin cansarte!
“En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os
amáis unos a otros».
MEDITACIÓN
¿Qué me dice el Señor en el Texto?
Si cuando tienes alegrías,
sabes poner amor para
alegrarte infinitamente.
Medita si cuando
tienes dolor,
saber poner
amor, en medio
del dolor.
Una de las
características del
amor es la alegría. El
que ama a Dios
muestra su amor a los
demás. ¿Es éste tu
caso, su amor te llena
de alegría, jubilo…?
El amor te lleva a amar. No se aprender a andar, sino
andando.
¿Cuánto tiempo dedicas a tu Amor, al Dios que llena tu vida?
¿A sembrar no con palabras, sino con vida al
amor a los hermanos?
El amor es como la mitad de la balanza de tu vida. Tanto
amas, tanto perdonas.
¿Vives tu vida
sintiéndote amado
infinitamente por
Dios?
¿procuras perdonar a los demás, desde el
amor de Dios?
¿Sabes pedir perdón a Dios y perdonarte
cuando cometes algún error?
¿Qué te impide poner el
amor y el perdón de Dios
en tu vida?
En este mundo de tantas
injusticias y diferencias,
¿cómo manifiestas tu amor a
los más débiles y
desprotegidos?
oración
¿Qué respondo al Señor que me habla en el Texto?
Padre, quiero verte en el rostro de cada
persona, de cada ser humano creado a imagen y
semejanza tuya.
Pon en mí tu mirada de amor.
Gracias, Jesús, por tomar nuestra condición humana y
quedarte reflejado en todos los hombres que sufren.
Ayúdame a aceptar el dolor, el
sufrimiento desde tú amor.
Ayúdame, Señor a amarte, a
ser como un espejo que
refleje tu gran amor hacia mí
y los demás.
contemplación
¿Cómo reflejo en mi vida lo que me dice Dios en el Texto?
Contempla a Jesús que te dice:
la vida tiene sentido solo en el amor, en buscar la
salvación, el bien del otro, en la apertura hacia los demás,
en tratarlos como yo te trato con amor, benevolencia y
condescendencia.
En Amar a Dios y al prójimo como a ti mismo.
Interioriza este texto de Santa Teresa
“El que ama
verdaderamente
a Dios, ama todo
lo bueno.
Quien de veras ama a Dios no puede
amar vanidades, comodidades,
deleites, honras o envidias.
No pretende otra cosa que contentar al Maestro.
Daría la vida para que fuera conocido y seguido por otras
personas”.
acción
¿A qué me comprometo?
En este tiempo sinodal por la
familia, reza para que reine
el Amor en todos los
hogares.
El matrimonio es el reflejo más claro del amor de Dios.
Ora por los esposos, para que el amor que un día Dios hizo
nacer en ellos lo mantengan hasta el final.
Comprométete con un gesto de amor
sencillo, cercano con el que se siente
más lejos o cerca de ti.
En las conversaciones y comentarios de cada día,
procura poner el acento en el amor y no en el rencor.
Revisa tu vida desde la cruz del amor.
Palo vertical: Incrementa el tiempo de oración.
Palo horizontal: vive con gestos de amor hacia los que te
rodean.
Pídele al Señor que te ayude
a encajarlo con alegría en tu
vida.
FIN
Descargar

Diapositiva 1